Ediciones
Desplaza

Las sobras son siempre algo que no convence, aunque la verdad es que pueden resultar algo maravilloso. No solo ahorras dinero, tiempo y recursos cuando pones en el tupper los restos del plato, sino que además inventar nuevos platos y maneras de integrar esos restos en otros platos es hasta divertido. Hemos pedido a expertos en cocina que nos cuenten cómo convierten ellos sus restos de «ughh» a «yummy».

Aprende a adaptar tus restos

Lindsay-Jean-Hard, autora de Cooking With Scraps

«Cocinar con sobras no debería intimidarte ni ser abrumador, ni tampoco hacerte sentir como si se tratara de una obligación; son solo ingredientes. Y cuanto más cocines usando estas recetas, más te familiarizarás con estos conceptos y verás qué fácil es adaptarlas a tus necesidades. Solo tendrás que adaptar los restos que a ti te suelen quedar y adaptarlos a los conceptos más básicos.

«Puedes hacer estas cáscaras de limón endulzadas en cualquier momento que sepas que vas a usar una gran cantidad de cítricos. Aquí estoy utilizando limones, pero puedes hacer lo mismo con cualquier otro cítrico, como puede verse en la foto. ¡Planifica con antelación! No es algo que te vayas a comer el día que lo prepares; tienes que dejarlo secar por la noche. Ventaja añadida: El almíbar caramelizado puede guardarse para derretirlo en el té o en un poncho caliente.

 

Haz clic aquí para acceder a la receta.

[Foto: Penny De Los Santos]

Pan duro convertido en pangrattato

Sherri Brooks-Vinton, autora de Eat It Up!

«Esos italianos son tan listos, tan ávidos en la cocina, tan geniales a la hora de elevar el ingrediente más humilde…. Pongamos, por ejemplo, las miga de pan. Los italianos las convierten en pangrattato, es decir pan rallado tostado y adobado con aceite de oliva, ajo, a veces un toque de anchoa y unos pequeños copos de pimiento rojo. Son también una sabrosa alternativa al queso Parmesano si los usamos como si fueran queso rallado en la pasta y otros platos en los que solemos rallar queso. El pangrattato añade un sabor y una textura crujiente especiales. No te pierdas mi versión».

 

Haz clic aquí para acceder a la receta.

[Foto: m4n1_c4/Flickr]

Cambia la manera de ver los ingredientes

Joel Gamoran, autor de Cooking Scrappy

«Cooking Scrappy muestra a los lectores cómo dar una segunda oportunidad a los restos de comida emocionante que suelen entenderse como basura. Uno no puede resucitar nada. Lo que sí que podemos hacer, sin embargo, es encontrar usos deliciosos para ingredientes que se han descartado sin pensar demasiado en ellos y transformarlos en una comida extraordinaria.

«Mi libro no trata sobre cómo cocinar restos, sino cómo cambiar la manera en que vemos los ingredientes. Por ejemplo: Si compras una langosta por 20 dólares, la cocinas al vapor y te la comes, te has comido un plato de 20 dólares. Si tomas los caparazones de esa misma langosta y los asas, los cubres con agua, y hacer caldo de langosta, entonces puedes hacer bizcocho de langosta. Un plato de 20 dólares se ha transformado en dos platos de 10 dólares. También puedes tomar el «tomalley» (la carne verde comestible) del interior del caparazón de la langosta y hacer de ella rollitos de langosta. Eso significa que ya has bajado a tres platos de 6,67 dólares cada uno, lo que es bastante barato para una langosta, ¿no crees?».

Consulta aquí la receta de Joel sobre cómo convertir el aguacate sobremadurado en una salda deliciosa.

 

[Foto: Jim Henkens]

Ingredientes superpuestos

Jasmine y Chris de Sweet Simple Vegan

«Intenta siempre encontrar ingredientes superpuestos. Puedes hacer un gran lote e un ingrediente y servirlo en varios platos diferentes. Por ejemplo, los frijoles negros combinan muy bien con el revoltijo de tofu, los burritos, sopas e incluso postres. Hemos creado todo un vídeo donde se explican tres maneras diferentes de usar los frijoles negros que nos han sobrado».

Elije alimentos de base sencilla

Julia Mullaney, autora de Man, You Can Cook! y Simply Delicious Blog

«Siempre que creo una nueva receta, intento ceñirme a un alimento de base ‘sencilla’ porque prepara el escenario para un gran número de opciones para los restos. La mayoría de recetas contienen pollo, pasta o pescado, los cuales son sencillos, pero pueden transformarse fácilmente en platos totalmente diferentes. Si descongelo demasiados camarones para hacer una ensalada, puede convertir los restos en hamburguesas de camarones. Es imposible comprar una pechuga de pollo en una verdulería, sin embargo es fácil convertir los restos del pollo en una ensalada de pollo una noche y en pollo relleno la siguiente. No hay ninguna necesidad de ponerse excesivamente sofisticado para el almuerzo, ya que esos alimentos de base sencilla, y las muchas maneras que hay de recrearlos, son la mejor manera de asegurarse de que no se desperdicie nada».

Sirve los restos de maneras diferentes

Kathryne Taylor de Cookie + Kate

«Encuentro que es menos probable que me aburra con los restos cuando los sirvo de maneras diferentes.  Mi rápido chili vegetariano es muy versátil. Sirve los restos en un burrito o una quesadilla, o incluso con nachos».

Crea un guiso

Kayla Demint de Mince Republic

«Siempre  que tengo proteínas en restos, mi primera idea es siempre la de cómo convertir esas proteínas en un delicioso guiso. Los guisos son fabulosos porque facilitan la reutilización de los restos o el cambio de perfiles de sabores. Siempre que tengo restos de pollo, los corto en trocitos pequeños o los cortos en tiras y los coloco en un guiso de pollo de búfalo, que es uno de mis guisos favoritos por su sabor y porque es delicioso. Si lo que ha sobrado es carne picada de ternera, la uso para hacer un guiso de hamburguesa de queso y bacon. Con un poco de creatividad, no hay límites en todo lo que podrás hacer con tus restos en la cocina».


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados