Ediciones
Desplaza

La mixología no tiene por qué ser un misterio. Incluso si jamás habías tenido la oportunidad de servir y preparar bebidas tras la barra de un bar, mezclar cócteles para unos cuantos invitados es una habilidad que cualquier anfitrión entregado (o medio entregado) a sus invitados podrá adquirir, especialmente si sigue los consejos de los profesionales. La bartender neoyorquina Maggie Dale ha trabajado en el sector de la hostelería durante más de una década, y nos confiesa que está constantemente aprendiendo más trucos, y nuevas y exitosas fórmulas de preparación de bebidas en The Wren.

Si deseamos preparar un muy buen cóctel, saber qué es exactamente lo que les gusta beber a los invitados -dice- es el primer paso. La sangría puede sonar excitante, pero un ponche dulce con cubitos de fruta podría no ser lo que tus invitados de verdad escogerían para beber. Tanto si estás planeando una fiesta de cócteles o has invitado a alguien espontáneamente, asegúrate de preguntarles cuáles son sus preferencias respecto a las bebidas alcohólicas y a los sabores, para así asegurarte de que les gustará lo que les prepares. «Por ejemplo, tengo diferentes grupos de amigos, y un grupo en concreto a cuyos miembros les gusta el tequila», dice Dale. Ella sabe qué servir a la gente que le gusta el tequila (margaritas), en comparación con la gente a la que le gusta, por ejemplo, el vino.

La experta en coctelería recomienda aprender a agitar o remover los cócteles a tu manera, tal como se expone en los libros Death & Co: Modern Classic Cocktails, The Dead Rabbit Drinks Manual y Spritz: Italy’s Most Iconic Aperitivo Cocktail donde uno encontrará y aprenderá a preparar recetas paso a paso.

Más abajo, Dale nos explica cuáles son sus 5 consejos preferidos para recrear auténticos cócteles a la onda Manhattan en tu propia cocina.

Mantenlo frío
Todos los cócteles mejoran con el hielo. Y sí, hielo es simplemente agua congelada, lo que seguramente sea el ingrediente más fácil de controlar en todo tipo de cócteles. «Creo que un toque especial para un bar en casa es tener siempre bandejas de cubitos grandes en el congelador», dice Dale. «Es sencillo y barato. Solo tienes que poner un cubito de hielo de gran tamaño en un vaso y servir el cóctel sobre el cubito. Eso le da un toque especial, de apariencia sofisticada, especialmente si te has propuesto entretener a tus invitados». ¿Servir cócteles caseros on-the-rocks? Quién hubiera dicho que el factor sorpresa sería tan fácil de conseguir.

Mantén la proporcionalidad
El equilibrio es la clave de un buen cóctel. Y eso incluye saber la cantidad de alcohol que debes usar. Si elaboras una bebida espirituosa, como un martini o un Old Fashioned, Dale recomienda bebidas alcohólicas de 75 a 90 ml. Para cócteles basados en otras bebidas alcohólicas, la cantidad estándar es de 69 ml, que es la cantidad de tequila que va en un margarita.

«Yo siempre digo que menos es más, y que después le puedes añadir más si lo deseas», aconseja Dale. «Yo empiezo con jugo natural, sigo con los almíbares y luego le añado el alcohol. Si el cóctel es demasiado fuerte, entonces le puedes añadir más zumo o azúcar para rebajar el contenido y el gusto del alcohol. Siempre puedes añadirle más, pero en cambio no lo puedes quitar. Si no estás seguro, simplemente empieza con un poquito y después puedes ir añadiéndole más gradualmente”.

Expande tu paladar
Ir más allá de los básicos, como el vodka o la ginebra, puede amplificar tus capacidades cocteleras sin grandes esfuerzos. «Si hay algo que te guste, prueba algo parecido», recomienda Dale. A ella le gusta sugerir licores nuevos y parecidos a sus invitados. Por ejemplo, si a alguien le encantan los Manhattans, ella cambiará el típico vermut dulce por el amaro, que es más herbáceo y cítrico, para de este modo poder dar a probar una bebida nueva a esa persona. Si eres un fan de los spritzes de Aperol, por ejemplo, podrás cambiar el Aperol por otros licores amargos, como el Cynar o la Avena, y así empezar a conocer los nuevos amaros, que es algo parecido pero diferente.

Dale también recomienda ir a tu tienda local de licores, encontrar una botella que te inspire y preguntar al administrador qué puedes preparar con esa bebida. «Muchas veces he visto botellas y colores que me han inspirado, y me he lanzado», dice Dale. «Creo que la mejor manera de inspirar a tu paladar es paseándote primero por la tienda de licores».

No pierdas el tiempo con dispositivos extraños
«Tú no necesitas todos los gadgets que tienen en los bares», dice ahora Dale. Si te gustan los Old Fashioneds y los Manhattans, entonces no te preocupes de los kits sofisticados para bares y concéntrate en el vaso de mezclas transparente y una cuchara; y si lo tuyo son más los cócteles de zumos, entonces procúrate un agitador y un tamiz. Ten siempre a mano un vaso de medición. «Hazlo fácil», dice Dale, que recomienda que, para crearnos nuestro propio equipo de mixología en casa, nos decantemos siempre por los utensilios de bar económicos que encontrarás en las tiendas para restaurantes.

Dale estilo
«Te va a gustar mucho más el cóctel que has preparado si lo saboreas en una bonita copa de vino o en auténtico vaso para cubitos», dice Dale. «Estás en casa y deberías disfrutar bebiendo en ese tipo de vasos». Así que nos sugiere que compremos vasos y copas en tiendas vintage.

Gracias a este tipo de vasos o copas, podrás ponerte más creativo con los zumos de frutas y las guarniciones de hierbas, especialmente si son copas con bordes más gruesos. En The Wren, Dale mezclará chili en polvo con sal y pondrá la mezcla en el borde de la copa para crear un margarita picante, o creará sal de limón a partir de pasar una naranja, limón o lima por un rallador y mezclar las tiras con sal par así obtener un borde acido y colorido. Puedes replicarlo con azúcar, o cualquier especia, como la canela. «Los cócteles son como cocinar: miras qué especias tienes en casa, y qué puedes mezclar y combinar», explica Dale. Para conseguir un borde sin fisuras, toma una rodaja de limón y pásala por la línea de un vaso vacío. Pon sal en un recipiente o en un plato, y hunde el vaso o copa boca abajo.

Pon a prueba los consejos de Dale. Prueba su receta de cóctel Cynar Spritz.

Receta de Cynar Spritz
«Este spritz amargo y herbáceo es una alternativa refrescante a su primo, el Aperol Spritz», explica Dale. «Cynar es un licor de hierbas de alcachofa. Es agridulce y está elaborado a partir de hierbas y plantas, y es bajo en contenido alcohólico. Es una muy buena manera de dar a conocer el amaro a tu paladar, y hacerlo de una manera delicada. El chinotto es una soda amarga de naranja que se hizo popular en Italia en la década de los 50. Está hecha de extractos de naranjas chinotto maduradas al sol, la cuales tienen un sabor distintivo típico del Mediterráneo».

60 ml de cynar.
60 ml de soda chinotto San Pellegrino.
60 ml de vino espumoso, como Prosecco o Cava.

Elabóralo en tu copa de vino favorita con mucho hielo.


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados