Ediciones
Desplaza

Sí, lo sabemos, el invierno ya está aquí. Y hay muchas razones para emocionarse por ello, aunque no seas fan de Juego de Tronos. En vez de sucumbir a la tentación de encerrarte en casa, te ofrecemos un insólito reto invernal (si vives en el Hemisferio Norte) basado en 10 experiencias que te permitirán poner a prueba tu adaptación al invierno…

El Brunch ‘Cool’
Tan pronto como el verano llega, salimos para comer, beber y pasarlo bien bajo los rayos del sol… Pero, ¿qué pasa en invierno? Nos refugiamos en nuestras guaridas a que vuelva la primavera. Desafía el mal tiempo e invita a tus amigos a gozar del primer brunch invernal del año. Ya sea en un jardín, un patio, un balcón o en un picnic en el parque, planifica todo lo que necesites para mantener a tus invitados en un ambiente cálido, y bien alimentados. Es sorprendente la rapidez con que unas estufas para exteriores, una chimenea, un fogón mexicano o unas buenas mantas pueden levantar el estado de ánimo. Asegúrate de que tu brunch ofrezca delicias gastronómicas y bebidas adecuadas para esta época del año, y verás cómo tus invitados disfrutan del encuentro.

Fuego y hielo
¿No te convence nuestro brunch frío? Da un paso adelante y derrite el hielo con un buen asado de invierno. El principio continúa siendo el mismo: planifica tu asado combinando tus alimentos favoritos con todas las medidas necesarias para que nadie pase frío y todo el mundo se sienta cómodo, disfrutando de una comida deliciosa.

Un brillo acogedor
Asegúrate de que tienes listo el vino caliente o Glühwein casero para que el estado de ánimo no decaiga cuando la temperatura baje. Repasa algunas ideas para recetas e incluso experimenta con las diferentes especias e ingredientes. Si no te gusta el vino caliente tradicional porque lo encuentras muy fuerte, ¿por qué no elaboras tú mismo un vino blanco más ligero con la ayuda de un Sauvignon Blanc?

La morada perfecta
Si insistes en quedarte dentro, crea tu propio rincón hygge para asegurarte de que tu humilde morada sea lo último en comodidad invernal. Aplica la sabiduría característica de los daneses creando tu propia zona equipada con todas las comodidades imaginables durante los meses de invierno; es decir, cerciórate de que los rayos del sol de invierno traspasen la ventana más cercana, hazte con una butaca realmente cómoda, mantas de tacto suave que de verdad abriguen, velas, libros, etc… Dicho en pocas palabras, haz todo lo necesario para relajarte y abrigarte. Si eres capaz de hacerlo, a la vez que mantienes un acento danés lo suficientemente convincente para darle la mayor autenticidad posible, entonces habrás logrado el hygge en su máxima expresión.

La arquitectura iglú
Vale, lo entendemos, no todos vivimos en un lugar donde nieve lo suficiente como para contemplar la posibilidad de hacer un iglú, o quizás no tenemos el tipo de nieve necesario. No obstante, no nos niegues que la idea es atractiva. Investiga un poco, comprueba los aspectos básicos de un diseño de iglú y de su construcción, y espera. Cuando llegue la nieve (si llega), aprovecha la oportunidad inmediatamente (porque recuerda que la nieve se derrite) e invita a algunos amigos a ayudarte, o -si es preciso-  ríete de tu propia incapacidad. Al menos lo habrás intentado, aunque ya sabemos que no todos llevamos dentro un arquitecto de iglús.

Haz un muñeco de nieve hipster (¿bro-man?)
Aquellos que sepan de sus limitaciones para construir un iglú pueden impresionar a los niños, amigos y vecinos creando un muñeco de nieve especial. Si eso es demasiado sencillo, entonces te sugerimos que tu muñeco de nieve adopte una imagen sartorial insólita. Después de todo, ¿quién dijo que los muñecos de nieve tenían que llevar un gorro viejo y una bufanda, y quizás una escoba y una pipa? Podrías basar tu muñeco de nieve en tu personaje famoso favorito… Las posibilidades son infinitas, aunque la clave reside en que tu muñeco de nieve sea especial y diferente. Si las musas no te acompañan, entonces puedes sacar ideas de la serie de muñecos de nieve de los cómics de Calvin y Hobbes.

Mercados de invierno
Encuentra un mercado de invierno que sea original y diferente. Podría tratarse de un mercado con una ubicación única, con un tema poco habitual o, simplemente, que ofrezca maravillosas delicias gastronómicas. Planea ahora tu visita y, ¿por qué no?, quizás hasta puedas montarte unas mini-vacaciones de invierno con base en ello.

[Foto: mercado en Bolzano, Italia]

Paraíso invernal
Si prefieres disfrutar de un viaje más largo, entonces decántate por las experiencias viajeras más distintivas que encuentres. Si eres un amante de los deportes de invierno, seguro que ya tendrás tu lista de estaciones de esquí de medio mundo; si ese no es tu caso, busca algo diferente como, por ejemplo, caminar por la nieve de Canadá en busca de una cabaña de azúcar. Después de degustar platos inspirados en el jarabe de arce o quizás hasta enrollar tu propio caramelo de arce (confía en nosotros, es maravilloso) serás inmune a lo peor que el invierno pueda lanzarte.

Pendientes deslizantes
De manera alternativa, puedes planear una visita para ver e incluso practicar un deporte de invierno. Todos sabemos qué es el esquí y el snowboarding pero, ¿has oído hablar de navegación sobre hielo (navegar en botes por lagos helados) o carreras de wok (sí, lo has adivinado, significa sentarse en una sartén de wok y deslizarse a toda velocidad por una pista de hielo), o incluso de las carreras de palas (es decir, sentarse sobre una pala y hacer carreras colina abajo? Está claro que esta última actividad es exclusiva para aquellos que piensen que lanzarse montaña abajo con su coqueto pompis anclado en una paella china es algo excesivamente mundano y convencional…

Maravilla barbuda
Casi nos olvidamos, pero recuerda que este invierno deberás vestirte para afrontar la nieve con éxito. No, nos referimos a simplemente ponerte muchas capas de ropa térmica encima, sino a recuperar el gorro con barba. Aunque el gorro con barba podría parecer una moda invernal más bien caprichosa y de tono irónico más propia del pasado, ello se debe a que la gente no se lo ha tomado lo suficientemente en serio. Sé fiel a tus creencias barbudas y ponte las barbas más largas, exquisitas y dramáticas que encuentres. Este invierno nos acogemos a la imagen vikinga. Posiblemente…


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados