Ediciones
Desplaza

Es posible que esta temporada vacacional sea la época más maravillosa del año. No obstante, también puede ser un período de derroche, contaminación y generación de residuos, lo que es un lastre para el planeta. Dicho eso, no permitas que eso empañe tu espíritu vacacional. Desde el árbol de Navidad a las decoraciones que cuelgas del mismo, los regalos y la comida que cocinas, aquí te explicamos cómo decorar y celebrar las fiestas sin convertirte ni en un derrochador ni en un Scrooge.

Escoge un árbol de Navidad respetuoso con el medioambiente

Los árboles de Navidad son una de las tradiciones más entrañables de las vacaciones invernales; eso es, no obstante, hasta que se terminan las vacaciones y acaban muertos en un rincón del jardín o apilados en la calle. Así que, antes de escoger qué árbol vas a comprar este año, detente un momento y piensa. Tu decisión debería venir pautada por los conceptos de «ser respetuoso con el medioambiente» o «ser ecológicamente responsable». Si estás buscando un árbol auténtico, asegúrate de que haya sido cultivado de manera sostenible y busca la certificación correspondiente (p. ej., la norma FSC en el Reino Unido). Después, no te olvides de reciclarlo según la normativa local de tu municipio.

Alternativamente, ¿qué te parecería alquilar un árbol de un centro de jardinería, un vivero o un servicio de alquiler de árboles de Navidad? El servicio suele incluir la entrega, la posterior recogida y el proceso de cuidarlo una vez devuelto. ¿Estás pensando en un árbol dentro de una maceta que pueda volverse a utilizar el año siguiente? Si es así, ten en cuenta que esta opción requiere unos cuidados y un mantenimiento considerables.

Si te dispones a comprar un árbol artificial, entonces deberás saber que no puede reciclarse, por lo que tendrás que buscar uno que ya haya sido utilizado y cuidado previamente. Si ya tienes uno del año anterior, hazlo durar lo máximo posible; y cuando te veas forzado a cambiarlo, opta por una versión más ecológica, o quizás hazte uno tú mismo con lo que tengas en casa.

¿Decoraciones de Navidad? Dile sí al bricolaje

Desde guirnaldas a ornamentos hechos a mano y artesanales Masonjar, existen muchas formas diferentes de crear decoraciones navideñas en casa que, además de ser bonitas y baratas, también son respetuosas con el medioambiente y una muy buena manera de divertirse y tener a los niños entretenidos durante las vacaciones.

Si te gusta el bricolaje, prueba los ornamentos cítricos naturales, unos preciosos y delicados círculos de cristal que son fáciles de crear y huelen de maravilla. Ten en cuenta que las decoraciones no tienen por qué ser complicadas ni exageradas; opta por sencillas guirnaldas de papel en forma de copos de nieve para colgar del manto o en las ventanas, portavelas Mason jar para distribuir por la sala, centelleantes piñas ornamentales o creativas decoraciones de mesa a base de ramitas secas, bastoncillos de canela, helechos y bayas secas. ¿No tienes tiempo ni la energía creativa para ello? Compra decoraciones hechas a mano cerca de tu casa y así, de paso, estarás apoyando a los negocios éticos y sostenibles.

Pásate a la iluminación de bajo consumo

Si tienes que comprar luces nuevas, piensa en pasarte a los LED. Consumen un 90% de energía menos que las bombillas incandescentes y reducen tu huella de carbono. Consejo: elije los LED de luz blanca cálida, no parpadeantes. Asimismo, mira si es posible programar un temporizador para tus luces exteriores para que se enciendan una vez haya oscurecido y se apaguen cuando te vayas a dormir. Considera la posibilidad de iluminar los vestíbulos y recibidores con velas aromáticas no tóxicas, hechas de cera de abeja, cera vegetal o cera de soja natural para conseguir un ambiente acogedor y lleno de fragancia, sin que tu factura de la luz sufra un incremento o las velas no ecológicas te llenen el ambiente de sustancias químicas indeseables.

Diseña tus propias tarjetas navideñas

En vez de decantarte por las tarjetas comerciales, elabora tus propias postales, reduce tu huella de carbono y felicita las navidades con tarjetas electrónicas. No solo ahorrarás en papel y plástico, sino también en dinero, y además puedes personalizarlas en función de tus necesidades sin contribuir a seguir llenando los vertederos de basuras del mundo. Consulta Greenvelope y Paperless Post para ver diseños y plantillas auténticos, pero que incluyen opciones de personalización con fotos, textos y diseños diferentes.

¿Prefieres una tarjeta navideña tradicional? Si eres de a los que les gusta ponerse artístico, ¿por qué no reutilizas tus propios recortes o lo que ya tengas en casa? Existe una amplia variedad de tutoriales online que te ayudarán a empezar a usar pinturas y papel. Alternativamente, también puedes optar por comprar tarjetas recicladas y asegurarte de reciclar las tarjetas que tú recibas. Para ello, pregunta a las sociedades benéficas de tu localidad acerca de sus programas de reciclaje de tarjetas navideñas.

Elije regalos significativos

No todos los regalos tienen que ser comprados en tiendas. Para aquellos que lleven el arte en las venas, las vacaciones son una maravillosa oportunidad para elaborar regalos llenos de significado a partir de materiales reciclados. ¿Prefieres comprar los regalos? Escoge variedades sostenibles, útiles y que tengan significado, y aléjate de los regalitos de usar y tirar. Experiencias, donaciones, suscripciones a programas de libros electrónicos o descargas de música, delicias gastronómicas hechas en casa, artículos hechos a mano y otras opciones prácticas que no generen residuos.

Y cuando se trate de contar la cantidad de regalos que intercambiamos, simplifica y acorta la lista. Por ejemplo, pon los nombres de todos los miembros de la familia en una caja o un sombrero y haz turnos para sacar un nombre cada uno; no solo contribuirás a reducir tu lista de regalos de muchos a uno sino que, además, también podrás concentrarte en un regalo más cargado de significado pero reduciendo la generación de desechos.

Recicla y envuelve

Evita usar papel de regalo extremadamente sofisticado y, en vez de ello, guarda y reutiliza, o bien opta por regalos ya envueltos con papel elaborado con materiales reciclables. Recuerda que tu objetivo es la “sostenibilidad”, así que ponte creativo y elabora tu propio papel de regalo marrón (reciclado a partir de las bolsas de las tiendas), o de paños de cocina, ropa, antiguos mapas, papel de libros de cuentos, partituras o incluso papel manchado de café/té (si deseas darle al regalo un toque más vintage). A continuación adórnalos con un lazo o cuerda natural.

Entretén de manera responsable

Cuando llegue el momento de entretener a los invitados, sustituye los platos, manteles, pajitas, vasos y cubiertos de un solo uso por cubiertos normales. Y si no dispones de suficientes platos, vasos o cubiertos para todos los invitados, pide a tus amigos y/o familiares que traigan los suyos.

Con respecto a la comida, sería una buena idea comprar algo de temporada, orgánico y criado en libertad, para contribuir en lo posible a la producción agrícola y ganadera local.  A continuación, da un paso más y este año reduce el consumo de productos animales, empezando con una comida de Navidad basada en verduras, ¡a ver qué piensan los invitados!

Y cuando hayas terminado con el festín y las bebidas, no tires al cubo de la basura todas las sobras. En vez de eso, piensa qué puedes poner en la nevera y qué serías capaz de transformar creativamente en otros platos, o incluso qué podrías donar al banco de alimentos.

Dona

Esta es la época del año perfecta para las donaciones. Busca por tus armarios y cajones a ver qué ropa usada, regalos sin usar y otros artículos podrías donar a las sociedades benéficas y a los albergues para personas sin techo de tu localidad. Vacía, reorganiza y regala todo lo que no hayas utilizado nunca. De esta manera podrás ayudar a los que lo necesitan, y tú dejarás de almacenar objetos que no son para ti, lo cual además te llevará a sentirte mejor contigo mismo. Repite el ejercicio de nuevo inmediatamente después de las vacaciones.


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados