Ediciones
Desplaza

Para los niños que viven en países donde tradicionalmente se celebra, la Navidad es el momento más vibrante de todo el año. De hecho, no hay nada que se asemeje a la Nochebuena, cuando el ambiente se llena de una anticipación realmente mágica. Leer un fantástico libro a los niños hace que esta noche en cuestión sea mucho más especial. Pero, ¿qué libro escogerías para la Nochebuena? Hemos elaborado una lista de auténticos clásicos, que serán capaces de hacer entrar en trance a los lectores más pequeños mientras esperan a oír las campanillas de los trineos.

Para niños que disfrutan con el «clásico de clásicos»

Sin duda alguna, el mejor cuento clásico de Navidad de todos es los fantasmas de Scrooge de Charles Dickens (1843). La historia gira alrededor de Scrooge y su famoso cambio de corazón, evocando no solo el espíritu único de esta época del año sino que también sirviendo como recordatorio de que hay muchísimas personas en el mundo que no son tan afortunadas como nosotros. Lee una versión abreviada para niños, o bien lee la historia completa durante varias noches, eso sí, asegurándote de leer el último capítulo el 24 de diciembre.

Una versión moderna de este clásico de Dickens es Bah Humbug! (2017), a cargo del fabuloso poeta y escritor de literatura infantil británico, Michael Rosen. Su versión narra una historia actualizada que transcurre en un colegio de hoy en el que se está a punto de representar la obra de Dickens. El protagonista, Harry, hace el papel de Scrooge, y está nervioso porque su padre, que normalmente está demasiado ocupado para ciertas cosas, va a venir a verlo.

Durante más de un siglo, los padres en los EE. UU. han leído a sus hijos este clásico poema de Clement Clarke Moore, A Visit from St Nicholas (1837; más conocido por el título de La víspera de Navidad). Este adorable poema se ha publicado más recientemente en forma de libro desplegable tipo ‘pop-up’ para niños y, con sus referencias a los regalos, los calcetines de Navidad, un trineo y un reno, ha contribuido a crear ese maravilloso universo navideño con el que hoy nuestra cultura popular está plenamente familiarizada.

Para niños a los que les gustan las aventuras

Prueba de la ubicuidad del poema de Clement Clarke Moore es su actual omnipresencia en las incontables historias de Navidad, como la maravillosa El muñeco de nieve de Raymond Briggs, con trineo y reno incluidos. Escrita en 1978, y seguida de una igualmente fantástica versión animada para el cine en 1982, esta historia tardó muy poco en convertirse en todo un clásico navideño. Aunque sea ligeramente tenue (ya que como el mismo Briggs nos recuerda, en el fondo el cuento trata de la muerte, explicada a través de un niño que hace un muñeco de nieve, que cobra vida, con el que después corren aventuras juntos, para al final acabar deshaciéndose), el impacto ha sido tal que leerla a los niños (antes de ver la película) pone de manifiesto un especial sentimiento navideño. Y se te gusta la historia, El muñeco de nieve y el perro de la nieve es una secuela cinematográfica digna de ver el mismo día de Navidad.

De manera parecida a El muñeco de nieve, El Expreso polar (1985) también se convirtió rápidamente en un clásico que pasó a adaptarse a la gran pantalla en 2004. Su autor, Chris Van Allsburg, también emplea muchos de los elementos típicos de Navidad (las campanillas de los trineos, la nieve y los renos), pero a su vez añade una historia de aventuras basada en un niño que intenta dormirse durante la víspera de Navidad, un viaje en tren lleno de nieve y un regalo muy especial de Papa Noel.

Para niños que tienen un sentido del humor especial

Algunos niños no se toman la Navidad (o a ellos mismos) demasiado en serio. Para ellos, la historia es la de ¡Cómo el Grinch robó la Navidad! (1957), un claro ejemplo del especial talento de Dr. Seuss. Este clásico de Dr. Seuss es en parte una crítica a la sobrecomercialización de la Navidad y en parte también un cuento lleno de humor. Aunque el libro ha sido exitosamente adaptado a la gran pantalla en varias ocasiones (como película animada en 1966, como película de acción bajo la batuta de Ron Howard en 2000, y de nuevo como película animada por computadora en 2018), su versión editorial en formato libro, con sus rimas inteligentes, sus contundentes flujos de consciencia y sus excéntricos protagonistas, es la que mejor se presta a una fabulosa lectura con los niños en la víspera de Navidad.

Esta lectura más ligera de la Navidad es una interpretación del Horrible Histories Big Fat Christmas Book (2014) de Terry Deary. Como los lectores de la serie genérica ya saben, no hay nada mejor que reírse de todo aquello que haya adquirido gran valor a lo largo de nuestra historia. La serie de historias horribles de Deary son correctivos brillantemente divertidos que disparan contra el jingoísmo y la estrechez de miras, mientras que su Big Fat Christmas Book educa y a la vez ofrece un alivio antes de irse a la cama.

Una vez que hayas leído unas cuantas veces el antes mencionado A Visit From St Nicholas, continuarás teniendo tiempo para otro poema de Navidad, esta vez más moderno, obra de uno de los gigantes de la literatura infantil: Roald Dahl. Titulado “Where art thou, Mother Christmas?”, el libro, que atrae a los niños dotados de un sentido del humor más desarrollado, pone cabeza abajo el cuento tradicional y nos narra cómo Papa Noel se lleva el reconocimiento por la aparición de regalos de Navidad en hogares de todo el mundo cuando es “Mama Noel” la que trabaja duro tras los bastidores para que su marido tenga el éxito que tiene.

Para niños que tienen una imaginación especialmente vívida

Alemania es una de las fuentes de la popularización de las tradiciones navideñas, más notablemente el árbol de Navidad y el mercado de Navidad. El escritor alemán ETA Hoffmann escribió El cascanueces y el rey de los ratones en 1816, un cuento que comienza en la víspera de Navidad, cuando los juguetes de los niños empiezan a cobrar vida. Se trata de una historia fantástica, con batallas, realeza, magia y una boda. El cuento se ha adaptado al cine (incluidas varias versiones en dibujos animados y una película de acción protagonizada en 2018 por Morgan Freeman y Keira Knightley), al teatro, al ballet, a la ópera, a la radio, y hay incluso varios libros abreviados para niños.

Si es JK Rowling quien la recomienda, es que tiene que haber algo especial en I Saw Three Ships, como no podía ser de otra manera. I Saw Three Ships es una antiguo villancico inglés del siglo XIX, que Elizabeth Goudge reimaginó en 1969 como libro de cuentos, en el que se narra la historia de una niña que deja la puerta de su dormitorio abierta la víspera de Navidad, por si  los tres reyes pasaran por ahí. Y naturalmente, así acaba siendo, y con mágicos resultados para ella el día de Navidad.

Para niños que tienen una visión internacional

Mientras que a muchos de nosotros nos gusta explicarnos a nosotros mismos que “nuestra” Navidad es la única, la historia de Christmas Around the World de Mary D. Lankford nos recuerda que la verdad es que existen muchísimas Navidades. De hecho, leer unas cuantas páginas de este libro ilustrado para niños la misma Nochebuena es una delicia; ya que igual que sucede con cualquier otro tipo de festividad moderna, la Navidad (ya sea en Australia, Etiopía o Alemania) le debe mucho a la tradición, la cultura y los accidentes de la historia. Los niños aprenden, primero acerca de cómo las tradiciones emergen en varias regiones del mundo, segundo a separar los hechos de la ficción y, tercero, a descubrir cómo diferentes países y partes del mundo se han prestado historias y tradiciones entre sí.

Para los más pequeños (y jóvenes de corazón)

El irreverente cuento The Smelly Sprout de Allan Plenderleith es una cálida adición a las sesiones de lecturas navideñas. La historia gira alrededor de la preparación de la comida de Navidad, cuando un solitario repollo de Bruselas exige saber por qué ha acabado solo mientras se cocinaba al resto de ingredientes. Mamá y papá, horrorizados de saber que alguien pudiese desear cocinar un repollo de Bruselas para cenar, lo tiran por la ventana. El repollo pasa por horribles experiencias en las que se ven implicados un árbol de Navidad y varios muñecos de nieve, antes de conocer a un amigable ratoncito que acaba siendo su compañero perfecto para la cena de Navidad.

Rod Campbell ha elaborado toda una serie de libros breves y deliciosos (normalmente en tapa dura), destinados a niños pequeños que, por normal general, estén interesados en historias de animales en forma de solapas desplegables que se abren. En Querido Papa Noel, Papa Noel lee una carta, tras lo cual deberá decidir qué dar al niño de regalo de Navidad. Un automóvil amarillo es demasiado pequeño, una cometa es demasiado grande, una pelota bota demasiado, una trompeta es demasiado ruidosa, y así sucesivamente. Y en consonancia con los habituales recursos narrativos de Campbell, el regalo que envía al afortunado niño para Navidad es, por supuesto, un animal.

Una lista relacionada con todo aquello que tenga que ver con la literatura infantil no podría estar completa sin la pareja perfecta, compuesta por la escritora Julia Donaldson y el ilustrador Axel Scheffler (pista: echa un vistazo a su obra más vendida El Gruffalo). Stick Man, también un dibujo animado, sigue las aventuras de un «hombre de palo» desde el mismo Día de Navidad, cuando la «familia de palo» celebra la Navidad en el “árbol familiar” y, más tarde, un perro lo recoge y éste acaba lejos de su casa. Gracias a las rimas firmes de Donaldson y el iluminador arte de Scheffler, los lectores seguirán el viaje del hombre de palo hasta su regreso al árbol familiar.


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados