Ediciones
Desplaza

Estrechos pasadizos de piedra con escaleras misteriosas, una imponente catedral que preside las calles antiguas, murallas robustas que dan testimonio de siglos de cambio…

Los patrimonios históricos y arquitectónicos de Girona la han convertido en una visita obligada para los visitantes de la región de Cataluña, la más tranquila y pintoresca de Barcelona. Más en la actualidad, la ciudad ha estado atrayendo a multitud de fanáticos de la fantasía que vienen a pasear por las calles de Westeros; Girona se presentó como Braavos y como parte de Desembarco del Rey en la exitosa serie de televisión, Game of Thrones. Pero ver Girona sólo por sus piedras y sus decorados es perderse su mayor riqueza: su cultura vibrante y en constante evolución. Para echarle un vistazo  y conocer a la gente local, hay que venir durante las Fiestas de San Narciso.

[Foto: David Borrat, Arxiu Imatges]

Su historia

Las Fiestas de San Narciso, que se celebran cada año a finales de octubre (del 25 de octubre al 3 de noviembre de 2019, específicamente), son la Fiesta Mayor de Girona, una celebración anual que rinde homenaje a la patrona de una ciudad catalana. En este caso la figura de honor es Sant Narcís o San Narciso, que fue obispo de Girona a principios del siglo IV y que se dice defendió póstumamente la ciudad contra las fuerzas atacantes de Felipe II de Borgoña en el siglo XIII, enviando una nube de moscas  para ahuyentarlos.

La fiesta de San Narciso se celebra el 29 de octubre, pero un solo día no es suficiente: la ciudad se convierte en una gran fiesta la semana anterior y posterior, con más de 200 eventos y atracciones que abarcan desde los tradicionales desfiles y bailes catalanes hasta los conciertos de pop al aire libre.

Con todo lo que está pasando en la ciudad, ¿cuáles son las partes más ineludibles? Según la alcaldesa de Girona, Marta Madrenas, es imposible elegir. “El desfile y la apertura del primer día (llamado pregó) son quizás los eventos más especiales, porque dan inicio a 10 días de un intenso programa de actividades”.

“¿La diada castellera, el canto de las habaneras en las escaleras de la catedral, el correfoc, la pujada del pilar de 4 en las escaleras de la catedral, los conciertos en la zona de la Copa o en la basílica de Sant Feliu, el desfile de gigantes, los fuegos artificiales del último día? ¡No puedo destacar sólo uno!”

El pasado se encuentra con el presente

De hecho, las fiestas son un banquete de imágenes y sonidos para asimilar. Las tradiciones catalanas están en pleno auge, desde el desfile de los gegants (figuras gigantescas de papel maché) y los capgrossos (grandes cabezas de papel maché que se llevan en los hombros de los participantes del desfile) hasta la danza de la sardana, un importante símbolo de la cultura, la unidad y el orgullo catalanés.

También está el ajetreado correfoc: una cita de muchas de las fiestas mayores de Cataluña, los correfocs son desfiles caóticos en los que las chispas vuelan cuando la gente, vestida como demonios, encienden fuegos artificiales mientras se divierten y bailan al son de los tambores. Los espectadores pueden mirar desde lejos o participar en la frenética diversión; si eliges esta última, asegúrate de cubrirte el pelo, vestirte con ropa vieja y no traer a los niños pequeños, que se pueden asustar por los golpes y los fuegos artificiales.

Las Fiestas son también una oportunidad para vislumbrar lo más icónico, impresionante y escalofriante de las tradiciones catalanas: los castellers. En la diada castellers (día de las torres humanas), se puede observar cómo los valientes locales forman torres humanas de hasta 10 metros de altura. La aportación particular de Girona a la tradición es la pujada del pilar de 4 torres humanas de 4 personas de altura que, desafiando la física y la gravedad, suben las escaleras hasta la gran catedral de la ciudad en una impresionante muestra de equilibrio y armonía.

Sin embargo, no todo es una explosión del pasado: el corazón de las Fiestas de San Narciso son el parque de la Devesa, que se convierte en un animado recinto ferial con atracciones y puestos de mercado durante los 10 días. Visita La Copa para disfrutar de conciertos nocturnos gratuitos que abarcan géneros como el rock, el pop y el jazz, y que están flanqueados por bares donde podrás tomar algo y disfrutar de las melodías. También encontrarás una gran variedad de actividades para los niños, además de eventos de cine y teatro, exposiciones y competencias deportivas a lo largo de las festividades.

A diferencia de los otros

Es cierto que muchas ciudades catalanas -incluida la cercana Barcelona- organizan su propia Fiesta Mayor cada año, así que, ¿qué es lo que hace que el festival de Girona merezca la pena?

Según Madrenas, todo está en el tiempo: “La mayoría de los grandes festivales tienen lugar en verano, lo que les da un carácter diferente al de los grandes festivales de Girona. Comer castañas mientras se pasea por los caminos o pasear por la alfombra de hojas del Parque de la Devesa – el ambiente de la feria de Girona es único y especial”.

[Foto: David Borrat, Arxiu Imatges]

Si te encuentras en Girona en esta época del año, Madrenas te recomienda que lo hagas a tu propio ritmo, ya que te encontrarás con algo maravilloso: “Durante las fiestas, te aconsejo que te pierdas por las calles de la ciudad, y que camines por el Parque de la Devesa o por las plazas de la ciudad a cualquier hora del día. Es simplemente excitante y espectacular”.

[Foto arriba: David Borrat, Arxiu Imatges]

 

 


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados