Ediciones
Desplaza

Solo quedan unos meses para celebrar el XV aniversario de YouTube, la plataforma de streaming que ha democratizado el mundo del entretenimiento. Cualquier persona, en cualquier lugar, puede entrar a Internet y hablar de aquello que le encanta, ya sea maquillaje, celebridades o juegos de vídeo.

Las películas

El mundo del cine ha inspirado a miles de YouTubers, algunos de los cuales han creado canales muy populares entre audiencias exclusivas, en los que se muestran vídeos que crean tendencia en todo el mundo. No obstante, no estamos simplemente hablando de gente que graba lo que piensa sobre el último éxito de taquilla. Muchos de estos canales ofrecen enfoques apasionados y matizados del cine que acaban revelando a la audiencia ideas y secretos ocultos. Otros satirizan de manera creativa la producción de Hollywood, exagerando detalles de valor cómico y ofreciendo una reseña inteligente y aguda de películas antiguas y actuales.

A fin de examinar de cerca qué es lo que los hace funcionar, hemos charlado con dos populares canales de cine de YouTube, el canal británico Flicks And The City y el canal estadounidense Cinema Sins.

Hacerse viral

Creado por la periodista Jan Gilbert, Flicks And The City ofrece noticias y análisis de las películas y programas de televisión más populares de hoy, y desentierra easter eggs y preguntas sin respuesta sobre cintas  del Universo Marvel, series como Juego de Tronos y muchas otras. Gilbert también ha entrevistado a una gran cantidad de conocidos nombres de Hollywood, como el actor de La Guerra de las Galaxias, John Boyega.

“Siempre me ha encantado ver películas y aprender sobre todo aquello que conlleva hacerlas. Esa pasión es la que me llevó a reseñar películas y a entrevistar a cineastas y actores para varias revistas y organismos de radiodifusión como la BBC”, nos cuenta. “Pero entonces se me ocurrió que empezar un canal en YouTube me daría la oportunidad de hacer un tipo de entrevistas diferentes y, a la vez, me permitiría ahondar en mi lado más extravagante.”

Después de más de 340 millones de visualizaciones en todo su canal, los contenidos de Flicks And The City también han sido destacados por los medios de comunicación. “A lo largo de los años, nuestros vídeos han sido escogidos por una amplia variedad de medios de comunicación, desde los más tradicionales como la BBC, The Hollywood Reporter, Vanity Fair y The Guardian, a medios más alternativos como Slash Film, Mashable y Den of Geek”. “Uno de los resúmenes más interesantes es una entrevista que hice al hijo de George Lucas, Jett, acerca de la nueva trilogía de La Guerra de las Galaxias, que se hizo viral, y apareció en muchos titulares por todas partes. Lo mismo sucedió con una entrevista que hice al actor de Juego de Tronos, Kristian Nairn, en la que la gente se dio cuenta de que el actor había predicho cómo moriría su protagonista Hodor, muchos años antes de que pasara.”

Al otro lado del Atlántico tenemos a Cinema Sins, un canal con más de 8,5 millones de suscriptores que siguen con interés las interpretaciones irónicas sobre Hollywood. Cada uno de sus vídeos es un criticismo cómico de una película concreta que cuenta todos los ‘pecados’ que ha cometido, con pelos y señales.

“Una noche nos pusimos a hablar, hicimos una lluvia de ideas y acabamos con la noción de ser excesivamente agudos,” dice Jeremy Scott, co-creador del canal que ha tenido tanto éxito que se ha ramificado en sus canales hermanos Brand Sins y Music Video Sins. “Creo que hemos mencionado el freak de los cómics de Los Simpsons… pero, ¿qué pasaría si tuviera un canal sabelotodo de YouTube que indicara todas las razones por las cuales las películas son terribles? Pues bien, nos quedamos muy sorprendidos de que el concepto conectara y las audiencias crecieran como lo han hecho”.

El trabajo preliminar

Todavía hay cierto estigma asociado a los canales de YouTube de que son algo así como un medio ‘casero’. No obstante, los canales de mayor éxito usan procesos creativos que rivalizan con los de los grandes estudios de televisión. Gilbert viaja por todo el mundo haciendo vídeos de situaciones cómicas, festivales de cine y estrenos. Cinema Sins tiene un equipo de producción que trabaja conjuntamente en cada uno de los vídeos.

Cualquiera que sea el tema, todo empieza con la preparación. “Es posible que necesitemos ver 10 horas de TV o varias películas, período durante el cual tomo ¡muchísimas notas!”, dice Gilbert. Del mismo modo, el contenido a menudo dicta la carga de trabajo para Cinema Sins. “Las cintas que son más largas y más malas a menudo nos obligan a pasar más tiempo mirándolas y escribiendo; las película cortas y de gran calidad de Pixar nos permiten trabajar mucho más rápido.”

El lado técnico requiere también de la misma implicación. “Dicho todo eso, se trata de unas 35-40 horas de ver vídeos,” admite Scott. “Esas horas se reparten entre varias personas; hoy tenemos un total de 6 personas escribiendo guiones, mientras que la edición también es una tarea repartida entre varias personas.”

Para Gilbert, “Están las fases de investigación, redacción, la voz, la edición de vídeo, y el diseño en miniatura. En promedio, un vídeo nos lleva de 2 a 3 días.”

La creación de una base

Con la gran cantidad de trabajo que exige la elaboración de los vídeos, no debería sorprender a nadie el hecho de que muchos canales de películas gocen de amplias y fieles audiencias. Screen Junkies, creadores de los populares vídeos ‘Honest Trailers’, cuentan con más de 6 millones de suscriptores, mientras que el autor de reseñas online Chris Stuckmann ya tiene hasta la fecha alrededor de 433 millones de visitas a su canal.

Gilbert de Flicks And The City tiene una base devota y sólida de visitantes con los que interactúa regularmente. “Dedico bastante tiempo a contestar a los comentarios en YouTube; es algo que me gusta hacer, y por las respuestas que recibo sé que a los espectadores también les gusta. Me encanta que otras personas expliquen los pequeños detalles que ellos han notado en una película y cómo su interpretación difiere o es parecida a la mía. A lo largo de estos años hemos construido un grupo encantador de críticos y comentaristas, y siempre es muy bonito que ellos también participen.”

Claro, no todos los comentarios son agradables. “Pero eso es Internet, en su mayor parte,” dice Scott. “Tenemos pruebas fehacientes de la ley de Poe, que más o menos viene a decir que cualquier cosa que se afirme online de manera sarcástica será tratada como un comentario serio por una pequeña porción de la audiencia. A veces incluimos bromas y chistes con el único fin de explorar ese fenómeno. Una vez bromeamos en nuestro vídeo acerca de la película de James Bond, 007: Operación Skyfall, y dijimos que Idaho no era un lugar verídico. Pues bien, recibimos docenas de mensajes muy airados que declaraban que, efectivamente, Idaho es un estado real de los EE. UU.”

El éxito logrado por Cinema Sins, que van en camino de llegar a los 3000 millones de visualizaciones en su canal, se debe a tener algo en común con aquellos que los siguen y miran. Como Scott dice: “Todo el mundo tiene una película favorita que defenderá a capa y espada hasta las últimas consecuencias. Todo el mundo tiene una película que no soporta, pero que a la mayoría sí le gusta. La mayor parte de la gente, en algún que otro momento, han detectado algún pequeño detalle en una película que les ha encantado. Eso es casi universal.” Y el formato de los vídeos de Sins no hay duda de que crean debate y discusión, que deben formar parte de la razón de que el canal tenga éxito.

El éxito en línea también puede llevar a que la misma gente con las que hablas te empiece a seguir. Además de encontrar su propio camino por los medios de comunicación, hay caras famosas que se han convertido en fans del trabajo de Flicks And The City. “Hay esa experiencia ligeramente surrealista de ver cómo empieza un vídeo y entonces recibes visualizaciones totalmente locas, y comentarios como “Robert Downey Jr sent me” o “Stephen Amell sent me,” dice Gilbert entusiasmadamente, “momento en el cual te das cuenta de que esos actores han compartido nuestro vídeo en sus redes sociales.”

En el caso de Cinema Sins, es quizás inevitable que no a todos los cineastas les guste que satiricen su trabajo. “Hay un par de cineastas a quién no les ha gustado lo que hemos hecho, y hay otro par que sí,” explica Scott. “Yo lo entiendo. Te pasas buena parte de todo un año o más trabajando en una obra de arte en la que has puesto los cinco sentidos, la lanzas al mundo…y aparece un tonto sarcástico en YouTube riéndose de ella. Está claro que jamás le diré a un director de cine qué debe sentir al ver nuestros vídeos. Seguramente yo también me pondría a la defensiva si estuviera en su piel.”

El poder de YouTube yace en la capacidad de los creadores de tomar riesgos, experimentar y encontrar algo que sorprenda a la audiencia. Independientemente del género, hay un denominador común: un profundo amor por la gran pantalla. “Si pudiera sentarme a tomar una copa con [los directores que se han sentido ofendidos], me esforzaría en transmitirles el profundo amor que siento por el cine”, confiesa Scott. “Intentaría explicarles mejor las intenciones que hay detrás de nuestros vídeos. Quiero pensar que podría hacerles cambiar de opinión…aunque quizá esté loco.”

 


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados