Ediciones
Desplaza

Casi a diario, los foodie bloggers se encuentran con todo tipo de innovadores platos e ingredientes. Sin embargo, es difícil especular sobre cuál será la próxima “tendencia culinaria”. Por este motivo, les hemos pedido que nos digan qué plato les ha sorprendido más últimamente: ¿un postre que los haya hecho derretirse, una técnica de cocina totalmente innovadora o quizás una especia cautivadora? Y nos han explicado por qué estos platos se merecen toda nuestra atención y qué tendencias culinarias les gustaría que pasaran de moda.

JB & Renee Macatulad de Will Fly For Food

Sí a la comida Peranakan

“La cocina peranakan es una mezcla entre la cocina malaya y china que encontramos en partes de Malasia, Singapur, Indonesia y el sur de Tailandia. Los ingredientes chinos se combinan con las especias y las técnicas culinarias locales para crear interpretaciones intensas de los sabores típicos de la comida malaya. Somos asiáticos, así que estamos acostumbrados a una gran cantidad de aromas en nuestros platos. No obstante, la cocina peranakan es una de las más aromáticas que hemos probado. ¡Todos y cada uno de sus platos son una auténtica bomba de sabores! Un lugar perfecto para probar la cocina peranakan es en el Candlenut Kitchen de Singapur. Que yo sepa, ¡es el único restaurante peranakan de estrella Michelin del mundo!”.

¡No a las porciones gigantes o los platos exageradamente caros!

“Detesto las hamburguesas que son tan altas como tu propio torso y las donuts salpicadas de hojas doradas. No me gustan este tipo de cosas, aunque desgraciadamente hayan inundado las redes sociales este 2017. En mi opinión, son platos artificiosos y excesivos, por no decir incluso insensibles. Básicamente, cualquier plato que haya sido diseñado para obtener el mayor número de ‘me gusta’ debería desaparecer este 2018. Sería perfecto si pudiéramos centrarnos en las comidas de buena calidad y preparadas con sentimiento, porque de hecho hay muchas y en muchos sitios”.

[Foto: JB & Renee Macatulad]

Anthony Clark de Food Me Up Scotty

No me canso nunca del Pokè

“Este plato hawaiano se ha ido dando a conocer lentamente por todo el mundo y ahora es muy probable que acabe siendo uno de los éxitos de moda de este 2018. Teniendo en cuenta que nos estamos decantando hacia una cocina más integral y sana, el pokè, es decir el pescado fresco preparado al estilo ceviche y (normalmente) servido con ensalada fresca y/o ‘zoodles’ (fideos de zucchini), es la alternativa perfecta a la comida para llevar”.

Por favor, les ruego, ¡no más Kale! 

“Considerado como un súper alimento, el kale ha encontrado la manera de meterse en casi todos los menús. A parte de ser aburrido y soso, lo que me parece aún más misterioso de su éxito es por qué los chefs insisten en intentar hacerlo interesante… ¿cuál será su próximo invento: frituras con kale? No, gracias. ¿Ensalada crujiente de kale con nueces? Por el amor de… De verdad dudo que a alguien le pueda gustar el kale. El día que desaparezca de los menús y las cartas, ¡celebraré con una fiesta!”.

[Foto: Kirk K/Flickr]

Jessie Oleson Moore de Cakespy

Fascinante: los rollitos japoneses de pan de leche

“Recientemente probé por primera vez los rollitos japoneses de pan de leche. Me intrigó mucho el hecho de que la masa fuera un roux, algo que no había visto nunca antes. El rollito es esponjoso y ligero a la vez, con una complejidad aromática especial y más intensa que la de la mayoría de panecillos esponjosos habituales, que es precisamente lo que los ha convertido en una novedad culinaria fascinante de mi repertorio gastronómico”.

Cansada de los revueltos

“Aunque probablemente vaya a meterme en un lío por lo que estoy a punto de decir, especialmente si tenemos en cuenta que durante años yo mismo he elaborado muchas recetas siguiendo esta tendencia, creo que con toda honestidad debo decir que estoy harto de los revueltos de ingredientes. No lo digo porque no me gusten las nuevas invenciones. Eso me encanta. Lo que no me gusta es que se ponga demasiado énfasis en la combinación creativa y menos énfasis en el hecho de elaborar una versión de gran calidad del plato en sí. Es decir: me encanta que prepares tortas red velvet o conos de helado de donut; pero, por favor, antes de ponerte a jugar asegúrate de que sabes cómo elaborar el plato en sí de la manera tradicional. O para decirlo más claro todavía, ¡aprende cuáles son las reglas antes de romperlas!”

[Foto: Jessie Oleson Moore]

Billy Lam de Birry Ram

Me ha sorprendido mucho: la ternera cocida

“Recientemente fui a comer a The Gray Olive Cafeteria en Vancouver y me sorprendió muchísimo su ternera Benny cocida. La ternera cocida es un plato basado en la paciencia; debe cocinarse muy lentamente, a la temperatura perfecta, hasta que la carne se separe y la textura sea blanda y suave. La galleta estaba perfectamente tostada y, combinada con la increíble salsa Hollandaise, el plato acabó siendo una experiencia inolvidable”.

Por favor, basta ya del helado de nitrógeno líquido

“El proceso es lento, el helado se derrite más rápidamente que el helado tradicional y su precio es exagerado. ¡Que vuelva el cronut!”.

Taylor Peplow Ball de On The Chopping Board

Simplemente magnífico: donut de Crème Brûlée.

“Esta es la madre de todas las donuts, con una capa de toffee que cubre la masa perfectamente horneada con una crème de patissière de vainilla. Sin duda alguna, éste y -de hecho todos los pasteles de Johnny Pisanelli, el propietario de Abbots and Kinney– son nuestros dulces favoritos en Adelaida. Los cruffins de tarta de queso con limón al horno, las tostadas francesas al estilo croissant con crema de fresa, o los famosos ‘Danwiches’ (una mezcla de danés con sándwich… sí, es genial, lo sé), merecen nuestra máxima atención.

Mega- ridículo: el freaky- batido, el mega- batido, el loco- batido

“Llámalos como quieras, la verdad es que ¡son mega- ridículos! Por si no estás familiarizado con esta ridícula moda culinaria, estamos hablando de los extravagantes batidos que se sirven en jarras con cualquier cosa por encima, desde brownies y donuts a crema, almíbares de sabores diferentes, pretzels, chocolate o dulces. ¿Por qué no pueden los batidos volver a ser lo que eran: sencillos y solo estar disponibles en tres sabores? Teniendo en cuenta que la mayoría de la gente no es capaz de acabarse un batido normal, ¿por qué insistir con una tendencia que solo crea desperdicios y que fomenta un consumismo excesivo? Y ni menciono los estudios que se han realizado y que demuestran que para que un adulto queme una de esas monstruosidades, ¡tendrá que bailar siete horas seguidas!”.

Anastasia Sharova de Happy Bellyfish

Algo que probar en 2018: la yaca

“Mi favorito del menú de 2017 es el Kathal Sabzi  (curry de yaca). Todo el mundo se está volviendo loco con la yaca enlatada, porque su textura es más parecida a la carne y en la India se ha conocido y consumido durante siglos. De hecho, suele referirse a ella como ‘la carne de los vegetarianos’ y se prepara a partir de yaca verde, que es muy difícil de cortar y cocinar.  El sabor y la textura difieren bastante de la yaca enlatada. Esta preparación concreta de yaca cruda se realiza con 8 especias diferentes y ha sido uno de los platos más aromáticos, consistentes y satisfactorios que he comido en toda mi vida”.

Tiempo de dejar ir a los smoothies

“Ha sido una de las tendencias de comida sana de los últimos años, y aunque tienen buen aspecto cuando los ves en un vaso y parecen muy saludables, desde un punto de vista nutritivo son una práctica realmente cuestionable. La mejor manera de obtener todos los beneficios posibles de los nutrientes de las frutas y las verduras, y de digerirlo todo adecuadamente, es preparándolos sin un procesamiento excesivo. De hecho, consumirlos en forma líquida nos deja menos satisfechos y puede causar altibajos en los niveles de azúcar en la sangre. ¡La fruta fresca y la verdura por sí mismas son la mejor tendencia culinaria!”.

Rosemary Kimani y Claire Rouger de Authentic Food Quest

Lo que más ha sorprendido: Char Koay Teow

“La palabra ‘delicioso’ no es suficiente para describir los sabores que comprende este plato de fideos fritos de Penang, la capital culinaria de Malasia. Char Koay Teow significa, literalmente, ‘tiras fritas de fideos de arroz plano’, y es un plato que se prepara con tiras fritas de fideos de arroz plano con camarones, berberechos, huevos, germinados de frijoles, cebollines y salchichas chinas fritas (lap cheong), en una mezcla de salsas diferentes entre las que se incluye la de soya. Este plato es una mezcla inolvidable de aromas y sabores, tanto dulces como picantes. Nos gustó tanto que una vez llegamos a esperar 45 minutos en la cola de una tienda donde saben cocinarlo como en ninguna otra parte, plato a plato, sobre carbón. ¡Toda una experiencia que mereció la espera!”.

Adiós a todo lo que se elabore con aguacate

“La moda del aguacate, que ha cautivado a tanta gente en los EE. UU., tiene que desaparecer ya. Deja que la fruta simplemente sea lo que es: una fruta muy nutritiva, baja en azúcar y con grasas buenas. Esta tendencia ha llegado a rozar el ridículo: desde las tostadas de aguacate de precio desorbitado, a las hamburguesas de aguacate e incluso a los restaurantes donde todo se prepara con aguacate. En Sudamérica estuvimos saturadas del uso diario de aguacates, principalmente por su utilización en la dieta cotidiana”.

[Foto: Kevin Tao/Flickr]

Mirella Kaloglou y Panos Diotis of Little Cooking Tips

Se merece mayor atención: las legumbres

“En nuestra más humilde opinión, las legumbres, es decir las lentejas, los frijoles y los garbanzos principalmente, merecen que les prestemos más atención. Recientemente las hemos probado con muchas especias como el comino, el fenogreco, el garammasala o la cúrcuma, y cocinadas como si se tratara de un curry clásico, sobre un lecho de arroz. El resultado es increíble; es un plato delicioso y consistente. Además, satisface tanto a veganos como a carnívoros, y es una fuente de proteína pura. Tiene también la ventaja de que son alimentos de precio muy asequible y muy fácilmente pueden alimentar a toda una familia por un precio más que módico”.

Nunca nos gustaron: los unicornios/ arcoíris en postres o bebidas

“Primero que todo, la mayoría de estos postres no tienen buen sabor. Segundo, tienen una buena apariencia (motivo por el cual los vemos constantemente en Instagram), pero están llenos de colores artificiales y no acabamos de convencernos de que sean seguros. Nosotros no serviríamos nunca uno de ellos a un niño, ni aunque nos lo pidieran; del mismo modo que jamás añadiríamos los dulces en forma de botón de colores -ya sabes la marca- a las galletas, que es otra moda horrible”.

Lelde Benke de Life in Riga

Despegará en 2018: todo lo que lleve espino marino amarillo

“Este súper alimento lo tiene todo: crece en muchos países nórdicos (lo que ya lo convierte en una moda, seguro), está lleno de vitaminas y antioxidantes, y se dice que es muy beneficioso para la salud en general. Las bayas son versátiles y pueden usarse en jugos, mermeladas, postres y salsas. Recientemente probé un pastel de crema de espino marino amarillo crudo con base de frutos secos. Fue la manera perfecta de acabar la comida. No es demasiado dulce, es ligeramente amargo, muy ligero y muy fácil de digerir. Para mí, satisface todas las exigencias básicas e importantes”.

Platos artificiales a precios desorbitados: los waffles de burbujas

“Pueden tener muy buen aspecto en fotos, ¿pero no tendríamos que preocuparnos un poco más por el sabor de lo que comemos y no tanto en lo que luce bien para Instagram? El waffle en sí es muy poco sólido e inconsistente y no goza ni de espacio suficiente para ponerle cosas encima. Además, son difíciles de comer”.

Sarah Kim de Tales From A Fork

Veremos más… verduras marinas

“Aunque llevo toda mi vida comiendo verduras marinas, no ha sido hasta hace poco que se han dado a conocer de verdad. Están llenas de vitaminas y algunas -como las algas crujientes-, son un aperitivo increíblemente saludable. La sal marina natural hace que este grupo de alimentos sea sabrosísimo y saludable”.

Tiene fama exagerada: todo lo que lleve aguacate

“Lo siento, me encantan los aguacates y me encanta hacer salsas con ellos, además de ponerlos en mis bocadillos, pero también creo que se les ha dado una fama inmerecida y exagerada. Por ejemplo, hay un restaurante de aguacate en Ámsterdam que pone aguacates en todo. Mis amigos han estado y me cuentan que el restaurante no es ni tan bueno ni tan creativo; simplemente es que todos los platos de la carta llevan aguacate”.

Kathrin Deter de Luminoucity

No puedo dejar de pensar en: las papas fritas con halloumi.

“En Helsinki, concretamente en el Restaurant Yes Yes Yes, tuve la oportunidad de probar estas papas, servidas con granada y una salsa de menta y cilantro. La combinación de sabores fue algo especial, de principio a fin, que es lo que realmente se me quedó grabado. Crujientes y calientes, con una salsa suave recién hecha y con la ligera amargura de la granada…. ¡Podría comerlas todo el día!”.

No más burritos de sushi, tazones de sushi o hamburguesas de sushi

“Durante los últimos dos años, nuestras ciudades se han visto invadidas por diferentes variaciones. Los he probado todos, tras lo cual llegué a la conclusión de que lo mejor sería dejar el sushi tal y como era originalmente, es decir en esos deliciosos rollitos. Es increíble tal y como es, por lo que no necesita que lo reinventemos ni lo convirtamos en algo moderno de última moda”.

Daryl & Mindi Hirsch de 2foodtrippers

Me gustaría ver más: lángos.

«Este refrigerio que puedes encontrar en las calles de Hungría nos sorprendió muy positivamente durante la visita de un mes que realizamos a Budapest. El lángos es un disco inflado de masa frita en aceite que se sirve con crema agria, ajo y tiras finas de queso por encima, aunque los comensales más delicados a veces le añaden tocino y otros trocitos de carne. No pudimos dejar de comer tan económico manjar durante todo el tiempo que estuvimos en Budapest, y ahora espero poderlo ver en otros lugares del mundo para poder saciar nuestras ansias de lángos”.

Hemos superado: poner un huevo sobre la hamburguesa y sándwiches.

“Para nosotros, un radiante huevo no mejora por sí solo el sabor del plato, ni embellece las fotos que publicamos en Instagram, así como tampoco nos ayuda a controlar el peso”.

[Foto: Sarah Stierch/Flickr]

Andrew y Karen Strikis de Fork And Foot

Sí, queremos más del Mo:Mo nepalí.

“¿Seguro que el hecho de que el Mo:Mo nepalí tenga la forma perfecta para adaptarse a la boca humana es solo una mera coincidencia? El búfalo (‘buf’) es un relleno muy popular, pero dónde estas encantadoras albóndigas realmente brillan es en una salsa picante llamada achaar. Sésamo, tomate y un generoso toque de chili es todo lo que cuesta llevar estas deliciosas albóndigas a otro nivel. Para mí es todo un misterio por qué no se venden en todas las esquinas, especialmente si tenemos en cuenta que son uno de los platos más baratos y deliciosos que he probado en mi vida”.

Por favor, basta de: platos ‘instagramables’ pero nada prácticos

“Ya sea un batido con un rascacielos de helado de treinta centímetros encima o bien un filete sobre una tabla de madera con sus jugos rosados deslizándose sobre el borde, así que mejor volvamos a lo simple… ¡tenemos que parar esta locura!”.

[Foto: Karen y Andrew Strikis]

Gina Tringali & Eleonora Baldwin de Casa Mia Italy Food And Wine Tours

Nos encanta ver: ‘desechos’ de comida utilizados de innovadoras maneras.

“Por ejemplo, recientemente probamos una receta de zanahorias servidas con pesto hecho con los restos de pesto de sus propios potes, lo cual es una manera deliciosa de usar cualquier ingrediente antes de que pueda convertirse en residual”.

Nos gustaría ver menos: platos ostentosos.

“La comida bonita es perfecta, siempre que también sea buena. Muchas modas gastronómicas recientes se han basado en elaborar platos ostentosos en vez de hacerlos más gustosos, tal como nos demuestra la mayor popularidad de la comida ‘arcoíris’ y los batidos de medio metro inundados de goma de mascar”.

[Foto: Jules/Flickr]

Loon Lio de Bogotá Foodie

Me ha impresionado muchísimo: el bife de chorizo.

“Lo probé en el Restaurante Carnívoros (Calle 10, #9-1, Bogotá). Encontrar un buen filete argentino en Bogotá no es fácil, porque el bistec en Colombia suele cortarse delgado y cocinarse a la parrilla hasta que queda seco”.

Por favor, que desaparezca la moda de las hamburguesas

“Esta tendencia ya ha durado demasiado. Y aunque me encantan las hamburguesas de buena calidad, creo que Bogotá tiene toda la capacidad para ofrecer otras cocinas, como la asiática o la mexicana”.


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados