Ediciones
Desplaza

Kalaripayattu. Debajo de esta palabra de difícil pronunciación se oculta la larga y compleja historia de la más antigua de todas las artes marciales, donde cuentos legendarios de su extraordinaria creación se mezclan con el tejido de la historia humana. Desde unos misteriosos orígenes previos al famoso arte del Kung Fu, a los campos de batalla del siglo XII en Kerala y ahora a los modernos estudios de kalari donde la tradición pervive, el Kalaripayattu es un arte con milenios de historia que surgió como práctica no solo para mejorar la fuerza y la resistencia físicas, sino también para fomentar el bienestar mental y la energía en general.

¿De dónde proviene el Kalaripayattu y quién puede, y debería, practicarlo? Hemos hablado con Sankar Lal, maestro de Kalaripayattu y especialista ayurvédico de origen hindú residente en Polonia, y que enseña este arte en su Studio Kalari de Wrocław

Empecemos por el principio: ¿cuáles son los orígenes del Kalaripayattu?

El kalaripayattu se originó en el suroeste de la India, en lo que hoy sería el Estado de Kerala y también parcialmente en Tamil Nadu. Suele creerse que se trata de la más antigua de todas las artes marciales que hay en el mundo. Su nacimiento está enraizado con la mitología india y forma parte de una tradición que puede reseguirse durante miles de años.

Existen 3 estilos de Kalaripayattu reconocidos como tales, y que son los que se practican en el norte, el sur y el centro, y cuyos nombres hacen referencia a las diferentes zonas de la región de Kerala. Los estilos del norte y el sur tienen sus propios gurús míticos (Parashurama y Agastya Muni, respectivamente), y sus propios mitos fundacionales. Durante miles de años, estas artes, sus técnicas militares y sus respectivos rituales asociados, estuvieron cubiertos de misterio y solo tenían a la ancestral literatura india como fuente de referencia. Empezaron a ser menos arcaicos alrededor de los siglos X y XII d.C., cuando la sociedad keralita se militarizó debido a las pugnas existentes entre los reinos y dinastías del momento.

Las academias militares, conocidas como kalari, se crearon como centros de instrucción para jóvenes, en las que estos aprendían a usar armas para poder unirse a las tropas locales. Los maestros kalaripayattu no solo conocían las artes marciales sino también la medicina (kalarichikitsa) y la herbología, las cuales utilizaban para curar las heridas de los soldados heridos en combate.

Tras el esplendor de los siglos XVI y XVII, la importancia del Kalaripayattu y los guerreros que lo practicaban entró gradualmente en declive, debido especialmente al desarrollo de la estructura societal y las técnicas militares. Cuando los británicos colonizaron la India a mediados del siglo XIX, consideraron a los guerreros como una amenaza para las autoridades británicas, con lo que la práctica del Kalaripayattu pasó a estar prohibida bajo penas de muerte y exilio.

No fue hasta la década de los años 20, cuando una nueva oleada de redescubrmiento de tradiciones históricas barrió la India, que volvimos a ver el resurgir de las escuelas de Kalaripayattu, así como del renacimiento del espíritu de esta arte marcial como tal. Las presentaciones sobre Kalaripayattu gozaron de gran popularidad, a medida que la gente recordaba con entusiasmo el heroico pasado de su país. Hoy en día hay muchos kalaris en Kerala, con docenas de escuelas en todas las ciudades, y algunas también en otras partes de la India, especialmente en grandes ciudades como Bombay, Delhi, Chennai o Bangalore. También hay profesores que enseñan en muchos otros países de todo el mundo.

Quizás, finalmente nos haya llegado el momento de redescubrir de verdad el Kalaripayattu.

 ¿Cuál dirías que es la última finalidad del Kalaripayattu?

Reconocer nuestro propio cuerpo y energía para, finalmente, entenderse a sí mismo. Como resultado de ello, este reconocimiento de cualidades personales afecta positivamente a la actitud que tenemos hacia las demás personas y el mundo que nos rodea, y fortalece tanto nuestro carácter como nuestra mentalidad. Fortalece la autoconfianza y te ayuda a gestionar las dificultades y las tensiones a las que nos enfrentamos, además de también alcanzar un oasis de paz y tranquilidad mental.

Los movimientos del Kalaripayattu están inspirados en la potencia y la fuerza de los animales. ¿Cómo traduce el Kalaripayattu estos movimientos al lenguaje corporal humano?

Existen unas 10 posturas animales (dependiendo de las escuelas de Kalaripayattu) y que son la del elefante, el león, el jabalí, el gallo, el pavo real, el pez, el caballo, el gato, la tortuga y la serpiente. Cada una de ellas nos ofrece un tipo de energía específica. Es una combinación de tensión, relajación, concentración y disposición, todo ello al mismo tiempo.

Las posturas son bastante exigentes, y no es fácil mantenerlas, así que tienes que encontrar y conseguir un estado de cierta quietud mientras las practicas. Piensa simplemente en un animal antes de atacar o de defenderse y tendrás la representación más fidedigna de la calma, la disposición y la energía acumulada. Las posturas pueden practicarse por sí solas, aunque son también el resultado final de unas secuencias de movimiento más complejas en las que el flujo de energía es el elemento más importante.

¿Qué tiene el Kalaripayattu que atrae a la gente y los hace practicarlo durante años?

Hoy en día hay muchas formas de entrenamiento atlético. Puedes encontrar docenas de estilos de yoga diferentes, docenas de artes marciales y una gran cantidad de deportes. Pero la gente que asiste a clases de Kalaripayattu busca una forma más profunda de entrenamiento que esté basada en un proceso único para ellos a nivel personal.

Primero de todo, tienes que entender cómo funciona la totalidad de tu cuerpo (qué hábitos ha adquirido con el paso del tiempo, qué límites tiene tu mente) y entonces calcular dónde reside tu energía. Trabajas simultáneamente sobre tu cuerpo y tu mente, lo cual es un proceso largo, aunque al mismo tiempo empiezas a notar una diferencia tras tan solo un par de sesiones. Y una vez has superado tus primeros obstáculos, entonces descubres nuevos retos que también deseas conquistar. Empiezas a sentir que tu cuerpo está más despierto, que estás más atento y más concentrado, que puedes hacer ejercicios que antes no podías, lo cual te llena de satisfacción y alegría.

Nuestros estudiantes experimentan todo esto y desean continuar. Notan que el kalari los ayuda, y no desean perder lo que han conseguido, es decir, una mejora de salud, un cuerpo más fuerte, buena energía. La combinación de los ejercicios pensados para ganar fuerza con los ejercicios de elasticidad, así como secuencias de movimientos más complejas, son aspectos típicos del Kalaripayattu; y el tipo especial de energía que estos ejercicios requieren, y también generan, hace que este sea un arte marcial único. Los elementos de defensa personal, así como la lucha con las manos y las técnicas con armas, se introducen a los atletas únicamente después de cierto período de tiempo, dependiendo de la progresión individual de cada uno.

¿A quién puede beneficiar el Kalaripayattu?

Cualquiera puede practicar el Kalaripayattu. Tal y como sucede con otras disciplinas físicas, una persona empieza a practicar algún tipo de actividad dependiendo de su temperamento, sus dinámicas preferidas y la intensidad del entrenamiento, así como sus metas preferidas. A veces estas metas están enfocadas a mejorar la salud general de la persona, a mejorar su flexibilidad o resistencia, o a corregir malos hábitos corporales, y estas pueden ser metas para gente que no usa su cuerpo físicamente cuando trabaja.

Por otro lado, también hay actores, bailarines y otros intérpretes que pueden beneficiarse del sistema de entrenamiento del Kalaripayattu y mejorar su coordinación, su equilibrio, la comprensión de su propio espacio y cuerpo, y mejorar también el contacto con su pareja, la flexibilidad y la precisión de su expresión corporal. Los expertos en artes marciales pueden aprender las técnicas exclusivas de combate y defensa personal del Kalaripayattu, así como muchos otros ejercicios de alta dificultad.

Todo esto hace referencia a los aspectos físicos de la práctica, pero además también hay la esfera mental y espiritual que puede verse influenciada por la dedicación y la práctica regular. El Kalaripayattu forma tu mentalidad y tu actitud ante la vida, y te empodera con un tipo concreto de energía que se refleja en muchos, si no todos, los aspectos de tu propia vida.


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados