Ediciones
Desplaza

Si hay una parte de nuestro cuerpo que cobra protagonismo en los meses de verano, son los pies -con el permiso del escote y de las piernas-. Por eso, hay que mimarlos especialmente en esta época del año, donde se convierten en el accesorio ideal para lucir en la piscina y la playa.  Es aquí donde cobrea relevancia un buen pedicure, que permite que los pies se vean más sanos y ayuda a prevenir los callos y la resequedad, logrando que tus sandalias luzcan aún más bonitas.

Y es que no hay duda de que nuestros pies sufren mucho. Ellos literalmente nos llevan de un lado al otro durante toda nuestra vida, soportando todo nuestro peso; los obligamos a calzar zapatos demasiado apretados todo el día; jugamos con ellos al malabarista usando tacones que básicamente se sienten como palillos de dientes, es decir, tacones de aguja. Sin embargo, ¿los consentimos y cuidamos como deberíamos? Es hora de dar a nuestros pies el mismo cuidado y la misma atención que damos a todas las demás partes de nuestro cuerpo. Sigue leyendo, porque te tenemos la rutina infalible para que luzcas unos pies increíbles estas vacaciones.

¿Qué necesitarás?

Si tus pies están mandando señales de S.O.S desesperadamente, es hora de ponerte manos a la obra. Aún estás a tiempo de presumir tus pies en los días de playa, por eso junto a los expertos de Masglo, te brindamos los mejores consejos para que saques partido a tu pedicura. El primer paso es tener a la mano las herramientas necesarias:

1 tina de plástico con agua tibia
1 cortaúñas
1 lima para pies o piedra pómez
1 palito de naranjo
1 corta cutícula
1 set de separadores de dedos
Sales limpiadoras para el agua
Crema exfoliante
Crema hidratante
Esmaltes de uñas
Toalla

Aunque el pedicure en seco es una opción que permite ahorrar tiempo, en el caso de tener durezas y asperezas, lo más conveniente es dejar los pies en remojo al menos 10 minutos, ya que esto ayuda a eliminarlas. No olvides desinfectar tus herramientas con alcohol antiséptico antes y después de utilizarlas.

¡Manos a tus pies!

Según Laura Cortés, especialista de tendencias de Masglo, “es recomendable realizar el arreglo de pies cada 15 días, tanto por higiene como por bienestar. Por higiene debido a que los pies están cubiertos la mayoría del tiempo y en ellos  se acumulan una serie de bacterias, por lo que debemos limpiarlos para evitar malos olores o posibles infecciones. Y por bienestar, ya que los pies soportan todo el peso de nuestro cuerpo y consentirlos nos permite brindarle al cuerpo  descanso en general, ya que en la planta de los pies tenemos puntos reflejos que afectan varias zonas del cuerpo”.

Cortar las uñas
Para evitar que se rompan o se astillen las uñas, es recomendable cortarlas antes de sumergir en el agua tus pies. Corta las uñas con mucho cuidado y teniendo en cuenta que no deben quedar ni muy cortas ni muy cuadradas ni muy redondas, los expertos sostienen que para evitar las uñas encarnadas es recomendable darles solo una forma ligeramente redonda en los bordes para que no se claven en la carne al crecer. Utiliza la lima para darle la forma adecuada.

Remoja tus pies
Acto seguido, sumerge tus pies en una tina de plástico con agua tibia y añade sales especiales que además de relajarte, te ayudarán a suavizar las posibles durezas. Deja tus pies sumergidos por alrededor de 10 minutos.

Remueve cutículas
Los expertos insisten en que nunca se deben cortar las cutículas, sólo suavizarlas y quitar los excesos. Agrega un removedor de cutículas y déjalo actuar, luego empújalas y retira los excesos con suavidad por medio de un palito de naranjo. Usa el corta cutícula (previamente desinfectado) solo para quitar los cueritos que puedan quedar en el proceso.

Quita asperezas
La piel de los pies es la más gruesa de todo el cuerpo, especialmente en las áreas donde hay más presión por el peso –la almohadilla metatarsal y el talón–, o más roce con el calzado. Por tanto, es conveniente eliminar esas durezas de forma regular. Puedes utilizar piedra pómez para deshacerte de las callosidades, y luego con una lima normal tipo palita, se talla con mucho cuidado el contorno de los pies hacia la parte de abajo para que quede lo más suave posible, sin hacerte daño. “Evita cortar los callos directamente con corta callos, ya que esto genera mayor callosidad con el tiempo”, sostiene Cortés. Mejor ayúdate con una crema removedora de callos.

Masajea delicadamente
A continuación, consiente tus pies con un suave masaje con una crema exfoliante. En el mercado encontrarás cremas para todos los gustos: a base de karité, almendras, aceites esenciales, eucalipto, entre otros ingredientes. Elije una que no sea muy abrasiva con tu piel y que tenga un delicioso aroma que ayude a relajarte. Deja actuar por unos minutos, enjuaga y seca muy bien tus pies.

Hidratación
Cuando hayas removido las células muertas de la piel, tus pies están listos para recibir la mejor hidratación. Los expertos recomiendan usar cremas diseñadas específicamente para las necesidades de los pies, elige opciones con ingredientes naturales como el té verde, que además de hidratar, te ayudará a aliviarlos del cansancio diario. Si tus pies están muy resecos realiza una mascarilla con aceite de coco, embadúrnalos y duerme con unos calcetines de algodón, el resultado al día siguiente será espectacular. Una opción muy buena en el mercado, para pies resecos y agrietados es la crema reparadora de pies Urea Repair Plus 10% de Eucerin.

Color para tus uñas
Por último, llega el paso más divertido y que te acompañará en tus vacaciones: el color. Es conveniente que utilices un separador de dedos de los pies para pintarte las uñas si no eres especialmente diestra para estas actividades. ¿Qué color de esmalte elegir? Opta por tonos muy vivos para el verano como el rosa, azul, magenta o verde neón, que lucirán perfectos en tus sandalias favoritas. “Actualmente se está utilizando el maquillaje semipermanente en los pies, lo cual permite  que dure más tiempo el arreglo de las uñas con un mayor brillo, este es ideal cuando utilizas sandalias constantemente”, puntualiza la experta. Antes del  esmalte  aplica una base con vitaminas y minerales, ya que  protegerá la superficie de la uña y evitará que se pigmente con el color.

Consejos para un pedicure ‘top’

Si eres de las que adoran cuidar sus pies y creen en la maravilla de traerlos siempre lindos, vale la pena hacer hincapié en  que ésta no es una tarea para realizar ‘de vez en cuando’ o ‘cuando tengas tiempo’. Hay varios factores que se deben tener en cuenta  en el cuidado diario de los pies y que repercuten en la salud de los mismos.

Lava y seca correctamente. Esto suena bastante obvio, pero la verdad es que mucha gente no le dedica tiempo a esto. Asegúrate de lavarte bien los pies con jabón antibacteriano, es decir, también entre los dedos. Es esencial que el pie se seque completamente y sí, también entre los dedos de los pies. Usa una toalla para secarte bien los pies después de lavarlos, así  evitarás los indeseables hongos.

Elige el calzado adecuado. Lo sabemos, estás ansiosa por probarte esas hermosas sandalias que viste en tu tienda favorita y que están tan de moda. Sin embargo, antes de sucumbir al mundo de las tendencias, comprueba que el calzado escogido es conveniente para tus pies. Recuerda que tus zapatos nunca deben lastimarte, así que si los sientes apretados, que son incómodos o que simplemente algo no está bien, cámbialos o déjalos por fuera de tu armario.

Por último, si tienes problemas como hongos, uñas encarnadas y otros problemas en tus pies, no olvides acudir al especialista.


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados