Ediciones
Desplaza

Uno de los aspectos principales cuando damos un regalo lleno de significado e intención es su presentación. No importa cuál es tu estilo, tu presupuesto o tus limitaciones de tiempo, hay ciertas herramientas básicas y trucos inteligentes que te ayudarán a envolver mejor tus regalos en esta Navidad. Lee primero el repertorio completo de todo lo que vas a necesitar, desde los detalles más prácticos a los más bonitos, y desde lo más exclusivo a lo último en tendencia.

Información básica
Solo necesitas seleccionar unas cuantas herramientas e ingredientes que te permitan envolver un regalo, ya que el resto dependerá únicamente de tu talento creativo. Los imprescindibles son unas buenas tijeras para cortar papel, pegamento y cinta que enganche por una o por dos caras. Puede que pienses que esta sección también debería incluir el «papel» y el «lazo», pero sigue leyendo y descubre por qué estos dos elementos tradicionales no son, en absoluto, estrictamente necesarios.

Compra o haz una estación para envolver regalos
Es donde tendrás que guardar todas tus herramientas y materiales básicos, así que ¿por qué no lo organizas todo en un mismo lugar en forma de estación de trabajo? Puedes comprar carritos o armarios especiales donde guardar todas tus cosas, incluidos los rollos de papel que suelen acabar rotos si simplemente los dejas en un rincón.

Alternativamente, puedes acoplar una solución de almacenamiento de bricolaje a la parte posterior de la puerta de un armario, para lo que tendrás que utilizar accesorios como un corbatero, ganchos para joyería y pequeñas cestas. Cuando llegue el momento de envolver regalos, simplemente tendrás que abrir la puerta y abrir la tabla de planchar delante del armario para conseguir una estación de envoltura de regalos que sea realmente práctica, y cómoda para la espalda.

Reducir, reutilizar, reciclar
Si de verdad existe una tendencia dentro de la práctica de envolver regalos que, con el paso del tiempo, vaya adquiriendo mayor popularidad, es la de usar materiales reciclados, o bien el uso de artículos que formen parte del regalo a envolver. Guarda el papel antiguo de regalos y todos los lazos, especialmente el que no esté muy arrugado y que se haya utilizado para envolver regalos de grandes dimensiones. Asimismo, recopila también restos de ropa, bolsas de papel marrón, el acolchado que viene dentro de los paquetes que recibes de correo postal, revistas y periódicos. Una vez hayas acumulado muchos de todos estos, tu estación de envoltura de regalos te lo agradecerá.

Contenedores para regalos pequeños

Asimismo, guarda todas las cajas de zapatos y de correos, vasos de papel, tarros de mermelada y el cartón del rollo de papel higiénico o de cocina que puedas, ya que te servirán para empacar artículos pequeños y frágiles (cualquier cosa desde objetos coleccionables de porcelana a galletas caseras) o regalos más singulares (como ropa, joyas o juguetes de plástico). No es solo que estas formas sencillas sean más fáciles de envolver, sino que también son más fáciles de transportar y de mantener a salvo cuando colocas el regalo bajo el árbol.

Papel, pero con otro nombre

¡Deja que la creatividad fluya por tus venas! Claro que sí puedes envolver tus regalos con papel de regalo (nuevo o usado). Pero también puedes usar algo un poco más respetuoso con el medioambiente, como un paño de cocina o una bolsa de ropa reciclable. De hecho, la mayor parte de papel que recicles podrás volverlo a utilizar, por ejemplo, envolviendo regalos más pequeños en páginas de colores de una revista o regalos de mayor tamaño en una página completa de papel periódico. Puedes usar simples bolsas de papel marrón, pañuelos de papel o el reverso del papel que has desbaratado imprimiendo en casa, o incluso puedes guardar los dibujos de tus hijos y, en vez de dejarlos olvidados en un cajón, puedes usarlos para envolver el regalo para sus propios abuelos.

Disfruta embelleciendo
Si tu embalaje reciclado parece un poco sencillo, puedes darle un toque personal con sellos, adhesivos o plantillas de rotulado. Si no tienes a mano ninguno de estos, entonces simplemente puedes esculpir un sello navideño a partir de un corcho de botella de vino o de una papa, usar una pequeña esponja o la goma de borrar para marcar puntos y cuadrados en un papel en blanco, o bien crearte una plantilla para dibujar o rotular a partir de un cartón.

Ponle un lazo
Como sucede con el papel de envoltura, los lazos pueden ser o tener formas muy diferentes. Podrás ponerle un lazo a una bufanda, a un par de calcetines finos o, si lo deseas, a un corbatín. Un trozo de tul te evitará tener que hacer un lazo, mientras que los cordones de unos zapatos, un trozo de cordel o una cuerdecita le darán un toque mínimo de opulencia al papel de regalo y destacará el look chic-andrajoso del envoltorio de papel de periódico rotulado.

Si no tienes ni tiempo ni ganas de ponerte a hacer lazos, ni de regalo ni de nada, entonces tu solución está en la cinta washi. La cinta decorativa japonesa viene en muchos colores y patrones diferentes.

Ponle tu marca personal
Incluso el más mínimo de los estilos de envolver regalos puede elevar el regalo a nuevos niveles con la ayuda de unos pendientes, y cualquier cantidad de artículos de mercería que desees agregarle. Pasa un simple cordel por los orificios de los botones para darle a un regalo envuelto con tela un acabado más fantasioso. Las pinzas para el pelo, los broches y los adornos de Navidad añaden glamour a cualquier embalaje monocromático y puede considerarse parte y arte del mismo regalo.

Si te decantas por un look más natural o algo en línea con las tendencias del interiorismo escandinavo, entonces ponte a coleccionar ramas y piñas durante tus paseos invernales por el bosque. Una piña y una ramita de conífera atados a un regalo envuelto con papel marrón, y todo ello terminado con un fantasioso cordón de pastelería, son la forma más sencilla, pero efectiva, de emular el papel de regalo más caro del mercado.

Ponle una etiqueta
Recuerda siempre las tres preguntas clave: ¿quién hace el regalo?, ¿quién recibe el regalo? y ¿por qué recibe dicha persona un regalo? Todo lo que necesitas para responder a estas tres preguntas es una pequeña tarjeta con alguna variación de «[Te deseo] [Que pases una] Feliz Navidad». Son fáciles de hacer si aprovechas las del año pasado. Simplemente recorta un Papa Noel, un árbol o una estrella de la tarjeta del año pasado y escribe en el dorso, haz un agujero en la sección superior, pasa un cordón por el orificio y haz un lazo.

También puedes codificar los regalos por colores para evitar etiquetarlos, o también puedes rotularlos con una plantilla, pintarlos o escribir nombres directamente en el papel, especialmente si es liso o reciclado (un regalo envuelto en papel de periódico en blanco y negro puede dar más que la talla si encima rotulas nombres con una plantilla en rojo, verde o color oro). Otro truco que dobla el toque personal final y encantador es una foto tuya con la persona a quien le haces el regalo sobresaliendo por debajo del lazo. Puedes también escribir un mensaje personal en el dorso, si así lo prefieres.

Ponlo en una bolsa
¡Eso es todo! Tus regalos ya están envueltos. Ahora no los arruines poniéndolos en una bolsa de plástico cualquiera de supermercado. Preséntate con estilo con tus regalos bien guardados en una bolsa hecha por ti. Simplemente tienes que usar el mismo papel (comprado o reciclado) para añadir un toque festivo a una bolsa de papel genérica. El tipo robusto que te dan en las tiendas de ropa de moda es el mejor para transportar tus regalos más pesados. Y recuerda: ¡la envoltura del regalo que recibas te servirá para el próximo año!


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados