Ediciones
Desplaza

Tenemos bastante claro que la moda es cíclica y que tendencias que otrora fueron furor, vuelven recargadas temporada  tras temporada para encontrar nuevos adeptos. Y si hay un estilo que se ha convertido en todo un clásico de la moda, es el estilo navy o marinero, el cual encuentra en la estética de alta mar y la navegación su inspiración. Las camisas de rayas, el azul marino, el rojo, los estampados de anclas, los gorritos marineros, los chaquetones con botones dorados, los pantalones cortos…son prendas claves del ADN del estilo naútico.

Y es que no tienes que ser el capitán de un barco o el dueño de un yate para lucir a la moda tanto en alta mar como en tierra firme. La moda náutica se caracteriza por ser fresca, cómoda y natural, por lo que tiene un lugar seguro en el armario de todo fashionista: siempre funciona, siempre está de moda, y siempre hay una buena excusa para regresar a ella.

Así que, aprovechemos los días de calor y que la tendencia está de nuestro lado nuevamente para reivindicar este estilo sencillo y casual. Pero si no quieres lucir como un marinero de antaño perdido en ultra mar, sigue leyendo, porque te mostraremos los orígenes de esta tendencia, y cómo aplicarla a tu look diario.

Los Orígenes

Como muchas de las tendencias de hoy, el estilo navy tiene una clara influencia militar de siglos pasados. Los orígenes de esta tendencia se remontan a 1837, año en que fue coronada la reina Victoria de Inglaterra, la llamada época victoriana que supuso una expansión del poderío del Imperio Británico en lo político, social y militar. Y es que por aquel entonces, se dio también la fundación de la Armada Naval Británica, en la cual se creó un uniforme para hacer una distinción más notable entre la vestimenta profesional de un marinero y un pescador.

Lo que los libros de historia y expertos de moda como Fernando Aguileta revelan, es que fue el capitán del barco H.M.S Blazer, quien uniformó a los marineros con una chaqueta azul combinada con blanco y botones metálicos en plata o dorado, y que fue designado como uniforme naval por petición de la reina. Según el experto, “los colores planos estaban reservados para los Oficiales de Marina, mientras que los marineros sin rangos llevaban camisas de rayas azules y blancas por si caían por la borda”.

Pero los británicos no eran los únicos reinventando los uniformes navales. En 1858 y en medio del Segundo Imperio Francés, un decreto del Boletín Oficial de la Armada estableció el uniforme de sus marineros: pantalón de bota ancha, camisa blanca con cuello azul, abrigo corto de lana y suéter de rayas. Los diseños debían tener 21 rayas, una por cada victoria de Napoleón Bonaparte.

¿Y cómo llegó el uniforme naval a la moda de la calle? Este es sin duda, uno de los legados de la gran Gabrielle “Coco” Chanel. La diseñadora descubrió los uniformes luego de una visita a la costa francesa, e inmediatamente decidió incorporar la tendencia a los atuendos femeninos, llevando las rayas a su colección naútica de 1917. Una apuesta arriesgada de llevar vestimenta de trabajador masculino como atuendo de la mujer burguesa de aquella época.

Pero no fue la única. Décadas más tarde, grandes genios del diseño de modas como Yves Saint Laurent, Vivienne Westwood y Jean Paul Gaultier tomarían el estilo marinero como inspiración para sus colecciones. Siendo éste último, el gran embajador de la tendencia en la actualidad. Y así surgió la tendencia marinera que se renueva año tras año en la pasarela y tiendas personalizadas o low cost.

Las prendas clave

Las piezas básicas del estilo navy son las siguientes: la camiseta de rayas, el suéter de punto, los pantalones de bota ancha, el gorrito de pescador, los pantalones cortos, el abrigo impermeable y algún calzado cómodo como las alpargatas o mocasines, y para las mujeres las sandalias de materiales naturales como el yute, la lona y la madera.

El chaquetón de botones dorados es también un clásico de la tendencia marinera, y una influencia del uniforme naval. Una prenda que se ha transformado con los siglos hasta llegar a versiones modernas con tejidos más ligeros y siluetas más cómodas, que van desde abrigos hasta blazers.

En cuanto a estampados, los motivos de anclas, caballitos de mar y barcos invaden los textiles para satisfacer el gusto de los amantes del mar. No obstante, la clave indiscutida son las rayas. En la actualidad, a la clásica combinación en azul marino y blanco, se  suman otros tonos más vivos como elrojo, naranja, amarillo, verde, y azul turquesa. Los pañuelos con detalles marineros, ya sea atados en el cuello o las muñecas, completan el estilismo.

¡Todos a bordo!

Aunque la tendencia navy se caracteriza por ser sencilla, fresca y natural, la delgada línea entre lo simple y lucir como marinero perdido en ultramar, es muy delgada. Un paso demasiado lejos por la pasarela del estilo náutico y te sumergirás en las profundidades de los clichés. Veamos entonces cómo lucir esta tendencia sin complicaciones:

La clave en el look actual es: encontrar nuevos ángulos o cómo “darle la vuelta” a las prendas clásicas. Empecemos por la clásica camisa bretona. Este es un indispensable en nuestro armario, así que probablemente ya tengas una en casa. Prueba a usarla con jeans, pantalón blanco y tus sandalias favoritas. En este caso, opta por camisetas con rayas que incluyan otros colores, novedosos cortes y líneas más finas.

Aunque el azul marino, el blanco, el camel, el rojo y el amarillo son típicos de la tendencia, no tienen que ser los únicos colores que uses, no te limites. Esta temporada juega con la paleta de colores y mezcla diversos tejidos y estampados de colores. No pasarás desapercibida.

No obstante, como dice Villota “no pierdas la cabeza tratando de lograr un atuendo navy irreverente, empieza por lo básico, y a partir de allí, ve experimentando”. Comienza agregando a tu ropero piezas básicas como camisas, faldas y shorts que luego puedes combinar con otros fondos, tops y estampados.

En el atuendo femenino navy es importante incluir las faldas, ya que con los estampados de inspiración marinera, estas prendas se volvieron más femeninas y sofisticadas. Una falda o vestido en corte midi con sandalias de tiras será una opción infalible para la noche.

Si no quieres usar un chaquetón clásico, elige un blazer de doble abotonadura en tonos como camel o gris, y en un tejido ligero como el lino. Puedes combinarlo con jeans, pantalones o vestidos, dependiendo del look que quieres lograr, y por supuesto, la ocasión. Para los hombres, un blazer combinado con  una camiseta blanca y con pantalones cortos de algodón, es casi un “must” del armario.

Y finalmente, hablemos de los zapatos. Tanto para hombre como para mujeres, el calzado que elijas debe ser confortable y con un toque de frescura y naturalidad. Busca zapatos de buena tracción y fáciles de poner y quitar, pero que conserven el estilo náutico relajado. Entre las miles de opciones podemos destacar las sandalias o alpargatas en yute o lona para mujeres; mientras que para los hombres los mocasines de punta redonda son ideales. ¡En la tienda de Sperry encontrarás lo que necesites!


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados