Ediciones
Desplaza

Alguna vez has visto una escena de cocina en una película y has deseado poder entrar en ella y comerte lo que los personajes cocinaban o comían? ¿Alguna vez te has preguntado a qué sabe el batido de cinco dólares de Pulp Fiction o has deseado que la fábrica de chocolate de Willy Wonka fuera real para poder degustar sus deliciosos chocolates?

Pues bien, el auge de los canales de cocina en YouTube ha llevado a que surgiera una nueva e interesante tendencia: videos de recetas que imitan los platos ficticios de la gran pantalla. Aunque no todos los platos de películas vienen con una receta exacta, la experiencia de los gastrónomos online no debería subestimarse, ya que son capaces de cocinar platos con la misma apariencia que los que salen en la gran pantalla y el mismo sabor que te habías imaginado.

Realidad virtual

Canales como Binging With Babish han llegado a las portadas americanas con vídeos que replican los sándwiches Cubanos de Chef, el strudel de Bastardos sin gloria y la escena culinaria de Goodfellas. Tal es el éxito del canal, el cual aborda tanto la gastronomía como la cultura popular, que su creador, Andrew Rea, ha sido capaz de dedicarse a ello tiempo completo, e incluso recibe invitaciones para charlas televisivas y ha publicado incluso su propio libro de cocina, en el que aparece un prólogo de la estrella de Chef, Jon Favreau. Cinema Sins, un canal con el que hablamos en agosto acerca de sus vídeos satirizando los ‘errores’ en películas famosas, también ha producido una serie de vídeos llamado Movie Recipes, aunque sus métodos están diseñados más para burlarse de manera suave del cine que para crear una obra maestra gastronómica.

Fuera de los EE. UU., otros creadores también dan vida a las películas a través de la mesa. Un canal que ha tenido un alto impacto en varios idiomas es La Cooquette, una creadora de YouTube hondureña que, en este momento, ya tiene más de 880 mil suscriptores entre sus cuentas en lenguas inglesa y española. Los canales giran alrededor de la comida y los viajes, e incluyen vídeos en los que aparecen platos del mundo del entretenimiento. Entre estas recetas destacan la cerveza de mantequilla de Harry Potter y la receta epónima de la producción de Pixar, Ratatouille.

“Empecé los canales junto con mi esposo. El primero y principal en septiembre de 2013, y el segundo canal, que más tarde dedicamos a vídeos exclusivamente en inglés empezó a emitir en octubre de 2014,” dice María Sierra, la propietaria y estrella del canal. “De hecho empezamos emitiendo vídeos en inglés en el canal principal, y a continuación muchos hispanohablantes nos pidieron la recetas en español.”

El proceso creativo

Este vídeo goza de un alto valor de producción, un reflejo del tiempo y la energía dedicados a cada uno de los nuevos episodios, así como la especialización que se pone en práctica en el canal. “Mi esposo estudió cinematografía y fijó los estándares a la hora de rodar adecuadamente y editar los vídeos,” nos explica. “Ahora tenemos un empleado de tiempo completo que filma y edita la mayoría de los vídeos de recetas, aunque mi esposo continúa estando al mando de los de viajes”

“Un vídeo de receta suele llevar entre 3 y 5 horas de rodaje y unas 10 o 12 horas de edición, incluido el ir y venir de opiniones que todo ello implica. No obstante, puedes añadirle además unas 3 horas más de investigación y como mínimo otras 2 horas más dedicadas a los contenidos promocionales y la publicidad que hacemos adicionalmente para atraer más tráfico a los vídeos. Así que, en promedio, dedicamos entre 18 y 22 horas a cada vídeo de recetas.”

Algunos de los vídeos más populares de los canales han sido vídeos de películas, o relacionados con televisión, como el de la receta de Ratatouille y el de una receta de donuts de temática de Los Simpsons, los cuales han acaparado más de 1 millón de vistas cada uno. Pero, ¿cómo llega una receta al canal? María dedica mucho tiempo a pensar qué sagas escoger para los vídeos, y sus decisiones suelen venir del corazón. “Me encanta recrear platos de películas con las que he crecido, así como algunos que han ido apareciendo”, nos explica. “Prefiero escoger algo del mundo del entretenimiento que personalmente me guste, pero como mi audiencia está realmente encantada con esos vídeos, también les he dado la opción de escoger el plato.”

Las comidas favoritas

Su audiencia ofrece constantemente ideas de futuras recetas, las cuales podrían incluso llevar a María misma a nuevos descubrimientos. “Siempre que publico una receta relacionada con el entretenimiento, recibo miles de solicitudes de nuevas, incluso de platos muy específicos e incluso de películas/programas que en su día no gozaron de gran popularidad. ¡También me gusta descubrir clásicos de culto de otras personas!”

No obstante, con muchas otras recetas, no es tan fácil como simplemente fijarse en un método y filmarlo. “¡Investigo mucho!”, confiesa María. “Intento mirar la película/programa si no lo he visto, o como mínimo ver varias escenas en las que salga el plato. Entonces me dirijo a los foros de fans y wikis que son lo mejor para descubrir los detalles más suculentos de cualquier cosa. Hay veces en que la receta de un plato se comparte en la página oficial de la película o programa, aunque yo intento darle mi toque personal. Esto pasó con la receta de cerveza de mantequilla de Harry Potter: la receta se publicó en el sitio web de Universal (porque la sirven en los parques), pero yo preferí hacer mi propia versión y darle un toque más caliente, ya que en los libros de Harry Potter los niños suelen beber cerveza de mantequilla caliente. Normalmente pruebo las recetas una o dos veces antes de rodarlas”.

Un toque de éxito

Como sucede con cualquier canal de YouTube, el éxito de un nuevo vídeo depende de los fans, los cuales harán oír su voz, tanto si les encanta la nueva receta como si es todo lo contrario. Para María, la respuesta a los vídeos de recetas de películas ha sido abrumadoramente positiva, y algunos fans han entrado en sus respectivas cocinas para crear sus propias versiones.

“A la mayoría de mi audiencia les encanta estas recetas”, nos dice. “Claro, también los hay que jamás han visto un programa o película, pero aún así les gusta el vídeo. De hecho, recibo fotos de ellos recreando la receta en sus hogares. Algunos de los fans más incondicionales de las sagas han mostrado su desacuerdo con la manera en que yo he representado algo. No obstante, eso solo ha ocurrido un par de veces. A veces tampoco tengo los ingredientes o no puedo recrear los colores exactos de un plato, pero yo lo menciono en el vídeo y también aviso de que hago todo lo que puedo. Creo que la gente lo entiende”.

Una de las mayores contribuciones que YouTube y otros servicios de streaming han hecho a la cultura popular es la manera de compartir el entusiasmo por un hobby en concreto. Hace años, podría haber parecido como si fueras la única persona en el mundo que lo sabía todo acerca de las películas de Disney, o de la Guerra de las Galaxias, o cualquier otro éxito de taquilla. Hoy, nuestra cultura conectada nos permite interactuar con personas que comparten nuestros intereses. No siempre es perfecto, pero en el mejor de los casos puede convertir un interés en algo capaz de generar amistad y felicidad.

Para los creadores de estos canales, y sus audiencias, la comida de las películas es otra manera más de interactuar y sumergirse en nuestras películas, programas o sagas favoritas.  Podemos celebrar el mundo que se ha creado de esta divertida y deliciosa manera. Después de todo, si somos capaces de vestirnos como nuestros héroes del cine, visitar los países donde ellos viven en parques temáticos y explorar sus historias online, entonces es natural que también deseemos comer como ellos.

 


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados