Ediciones
Desplaza

A medida que el reloj marca la medianoche y el 2018 se acerca- y con él, nuevas oportunidades- , es tentador crear una lista de metas o promesas que nos ayuden a mejorar durante los próximos 365 días. En la mayoría de los casos, estos propósitos suelen estar condenados al fracaso. Sin embargo, ¿qué pasaría si transformaras este nuevo inicio en una gran oportunidad para conectarte con tu familia?

De este modo, desde familias con niños de todas las edades hasta parejas solas, todos podríamos beneficiarnos del apoyo mutuo a la hora de compartir nuestros propósitos, fortaleciendo así nuestras relaciones personales y familiares, y haciendo del 2018 el mejor año de todos hasta la fecha.

“Los propósitos familiares de fin de año son una gran idea”, asegura la psicoterapeuta Amy Morin. “Marcarse un objetivo en familia enseña a los niños a apreciar qué son las metas personales y enfatiza la importancia de la automejora”, agrega.

Para propósitos familiares significativos, te ofrecemos algunas sugerencias sobre cómo empezar el 2018 con buen pie.

Implementa el día sin tecnología

Aléjate de las notificaciones, las maratones de Netflix, y todas las demás tentaciones digitales que nos distraen de construir conexiones significativas con los demás miembros de nuestra familia. Tanto adultos como niños pueden beneficiarse de compartir como mínimo una noche a la semana sin pantallas de por medio.

Preparen juntos una cena al mes

La cena tiene que servirse en la mesa, los almuerzos tienen que prepararse y, si te levantas pronto, hasta los desayunos pueden ser una oportunidad para reforzar vínculos familiares. Incluso las celebridades más ajetreadas, como Sarah Michelle Gellar y su esposo Freddie Prinze Jr., abogan por cocinar con sus hijos para compartir juntos una misma actividad, en vez de estar todos separados en puntos diferentes de un mismo lugar mientras se cocina la cena. Da a los niños pequeños tareas más fáciles, como ayudar a medir las cantidades, mezclar los ingredientes, y así los implicarás en el proceso de cocinar sin el riesgo de que puedan lastimarse.

Empieza un nuevo hobby

Quizás tu familia ya sea aficionada a correr o montar bicicleta, pero lo más probable es que estés tras la barrera animando a los pequeños en los partidos y, en tu tiempo libre, a menudo visites Cross Fit o Soul Cycle. Haz que ponerse en forma sea una actividad familiar practicando tenis,  tomando un curso de baile, aeróbicos o a cualquier otro tipo de actividad común con la que toda la familia se divierta.

Voluntariado en familia

Una manera gratuita pero gratificante de pasar el sábado o el domingo juntos en familia puede ser apuntarse a servir comidas en un comedor comunitario, organizar latas en una despensa de alimentos, distribuir mercancías a las personas de la tercera edad, clasificar ropa en un refugio para personas sin hogar o participar en otras actividades que tengan como objetivo ayudar al prójimo. Si no encuentras un proyecto de voluntariado recurrente, entonces intenta tomar parte en diferentes actividades mensuales para ver cuál se adecua más a tu familia.

Asegúrate de que 2018 sea un año menos estresante

Reflexiona sobre los aspectos que mayor estrés te hayan producido este 2017 y piensa en maneras de reducir o mitigar estos aspectos estresantes el año entrante. Asegúrate de que el bienestar y la relajación sean una prioridad para el 2018. “Deja que cada uno de los miembros de tu familia, incluido los niños, planifiquen una jornada de bienestar para el resto de la familia”, afirma Lori Lite, fundadora de Stress Free Kids. “Te sorprenderá ver qué resultados tiene esta meta en toda la familia”.

Celebra los logros individuales

Comprométanse a celebrar los grandes logros, ya sean ascensos en el trabajo o que el más pequeño de casa haya aprendido a atarse los cordones de los zapatos, y tómenlos como una ocasión muy especial. Lite nos sugiere que reflexionemos en lo que cada miembro de la familia ha logrado en 2017 y, a continuación, pensar en sugerencias sobre cómo ampliar esas aptitudes o volverlas a utilizar para obtener más logros. “Centrarse en los logros pasados en vez de en los propósitos no cumplidos hace que los miembros de la familia  quieran volver a comprometerse cuando volvamos a entrar en la noche de fin de año”, asegura la experta.

Aprendan juntos un idioma

¿Planeas viajar al extranjero este 2018, o simplemente deseas comunicarte mejor con tus vecinos en su lengua materna? Aprender un idioma en familia no solo une a sus miembros durante las clases (ya sean con un profesor privado o mediante apps de aprendizaje de idiomas como Babbel o Duolingo), sino que también te ofrece una red de apoyo para practicar una inmersión lingüística completa. Películas subtituladas, libros para niños y visitas a un restaurante en el que se hable el idioma que están aprendiendo, pueden ayudar a la familia a sumergirse más y mejor en el proceso de aprendizaje.

Mantente al día con los amigos y familiares lejanos

En esta época dominada por las redes sociales, es muy fácil renunciar a mantener la relación con tus seres más queridos cuando simplemente puedes comunicarte con ellos a través de Snapchat y Facebook. Convence a tu familia para que elaboren listas de las personas más queridas que vivan fuera de su región o país, y prioricen enviarles cartas, tarjetas de felicitación o incluso organicen un encuentro en Facetime una vez al mes.

Haz limpieza

¿Demasiadas cosas? Bienvenido al club. Si no tienes previsto hacer una limpieza general de tu casa y patio este enero, entonces intenta establecer un pequeño ritual familiar cada semana para deshacerte de todo aquello que ya no necesiten, ya sea un libro que puedas donar a una biblioteca local, ropa que no piensas usar más u otros objetos que deberían ir a la caneca del reciclaje. Intenta mostrarlo como si fuera una competencia para ver quién se deshace de más cosas innecesarias en un mes.

Un último consejo

Lo más difícil no es hacer un propósito de año nuevo, sino cumplirlo. La mejor manera de que puedas tener éxito es que priorices metas que tendrán un impacto más significativo este próximo año, sin que tenga importancia el motivo por el cual para ti esa meta es importante, a parte de los motivos obvios.

Si quieres perder peso, por ejemplo, considera qué es lo que te motiva. En vez de centrarte en las ventajas más superficiales asociadas a perder peso, concéntrate en cómo te ayudará a ganar confianza en ti mismo y sentirte mejor. “No te marques únicamente metas realistas y obtenibles, sino metas que además tengan un significado importante”, aconseja la psicóloga Dr. Susan Ablers. “Encuentra una razón más profunda que te permita lograr tus objetivos”, puntualiza.

Artículo de Melissa Kravitz


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados