Ediciones
Desplaza

Este mes se cumplen 25 años del estreno de Parque Jurásico, el importante thriller de acción de Steven Spielberg, cuyo argumento gira alrededor de la creación de un parque temático poblado por dinosaurios diseñados genéticamente, en el que se crea un caos cuando los creadores del parque no son capaces de contener a su atracción principal.

Todos estaremos de acuerdo con que el cine ha evolucionado muchísimo a lo largo del último cuarto de siglo. Lo que muchos no deben saber es que un buen número de estas nuevas maneras de hacer cine se dieron por primera vez en este éxito ganador de 3 Premios Oscar, que además, también fue el mayor éxito de taquilla de todos los tiempos durante varios años. ¿En qué áreas del cine, tuvo la película mayor impacto y cuál es su relevancia?

La evolución de la publicidad

Inspirada en la campaña de marketing de Batman cuatro años antes, la publicidad de Jurassic Park fue inescapable en 1993. El éxito de la campaña combinó la saturación con el secretismo, y se comercializaron más de 1000 productos bajo la licencia Parque Jurásico, desde juegos de pc a productos de aseo, lo que significó que el icónico logotipo de la película aparecía en todas partes; aunque, eso sí, los dinosaurios se mantuvieron siempre bajo secreto del sumario. Inspirado por el éxito de su propia película Tiburón, que omitió al tiburón de sus anuncios publicitarios, la mayor parte de los tráilers mantuvieron a la audiencia en vilo respecto a qué aspecto tendrían las ‘estrellas’, eso es, el Tyrannosaurusrex y los raptores. Fue una jugada maestra que causó escuela y que llevó a muchas otras películas a aprovechar al máximo esa anticipación. JJ Abrams creó todo un universo a partir de ahí, al que dio vida en Cloverfield: Monstruo (2008).

El renacimiento del CGI

Esta es la mayor contribución que esta película ha hecho al mundo de cine. Aunque Parque Jurásico no fue la primera película que utilizó efectos especiales computarizados, sí fue la primera en hacerlos integrales. Spielberg retó a la compañía de efectos especiales Industrial Light and Magic (ILM) a que traspasara las fronteras de lo que entonces se consideraba posible y creara dinosaurios realistas animados digitalmente. El resultado fue que los espectadores creyeron estar viendo un dinosaurio que había cobrado vida y que el Dr. Alan Grant (San Neill) realmente huía de una estampida de seres prehistóricos.

La sensación de asombro es la clave en la mística de toda película y, hoy, 25 años más tarde, los efectos digitales han envejecido muy, pero muy bien. Piensa en todas las películas que has visto recientemente en las que se emplean los efectos CGI; muchas de ellas no se hubieran hecho si la tecnología de Parque Jurásico no hubiera inspirado a toda la industria a modernizar sus efectos especiales.

El respeto por el pasado

No hay duda de que también existe lo llamado ‘demasiada tecnología’. No obstante, el departamento de efectos prácticos quedó tan impresionado por los efectos digitales (la famosa frase de Grant cuando dice: «Creo que nos hemos quedado sin trabajo» está inspirada en la reacción del equipo ante las primeras imágenes del dinosaurio en CGI), que los dinosaurios animatrónicos acabaron jugando un papel fundamental en la producción y sirvieron de ejemplo para mostrar cómo mezclar a la perfección los efectos especiales con los métodos tradicionales; algo de lo que realmente podrían tomar nota muchos de los éxitos inanimados modernos. El eje de esta colaboración fue el inolvidable T-rex, una combinación de efectos digitales y una réplica animatrónica a gran escala con las que los actores pudieran interactuar. ¡La expresión de sobrecogimiento e intimidación en las caras de los actores fue totalmente auténtica!

El éxito de taquilla

Si Steven Spielberg ya había inventado el concepto de ‘éxito de taquilla’ con Tiburón en 1975, 20 años más tarde reinventaría el género. Con Parque Jurásico, la idea de una película que fuera más grande que cualquier otra cosa que hubieras visto antes se hizo posible, pero de una manera que jamás antes se había visto. Aunque ya había pasado de manera orgánica con La Guerra de las Galaxias, la noción del blockbuster del verano se perfeccionó con esta adaptación del libro de Michael Crichton. Todo lo que formó parte de la promoción de la película formó parte de la experiencia, llevándonos a creer que estábamos asistiendo al evento del verano.

Aunque hoy en día tenemos una «película- evento» prácticamente cada semana del año, sobretodo con los universos de Marvel y La Guerra de las Galaxias llevando al límite la creación del concepto del ‘algo que jamás habías visto antes’, el caso de Parque Jurásico fue diferente porque no se trataba de solo marketing.

Revivió las películas de monstruos

Después de la respuesta desigual al remake de King Kong de 1976, las películas de monstruos gigantes fueron difíciles de encontrar en el Hollywood de los 80. Aunque los Aliens, Predators, Gremlins y La Cosa fueron capaces de aterrorizarnos a todos, cada uno a su propia manera, en aquellos momentos las limitaciones tecnológicas impedían la creación de monstruos a gran escala. Parque Jurásico cambió las reglas del juego y consiguió que la creación de una bestia gigante que corriera desenfrenada por la ciudad dejara de ser un calvario, incluso a nivel físico, como había sido hasta entonces. Esto es exactamente lo que inspiró el Godzilla de Roland Emmerich y muchos de los grandes éxitos de hoy, como Titanes del Pacífico, Kong: La Isla Calavera y Rampage: Devastación.

Inspirar los futuros clásicos del cine

Es interesante ver como las películas que se beneficiaron de la influencia de Parque Jurásico no fueron únicamente las películas de monstruos, sino muchas otras películas y creadores contemporáneos de Spielberg. Pocos años más tarde, Peter Jackson, entonces un joven y revolucionario creador cinematográfico, se inspiró en los avances de Parque Jurásico a la hora de hacer realidad su sueño de crear la trilogía de El señor de los anillos. En sus últimos años, el gran Stanley Kubrick, dio otro paso importante con su éxito de larga gestación Inteligencia Artificial,que al final incluso acabó dejando en manos de Spielberg, y cuyo estreno tuvo lugar en 2001.

George Lucas, amigo de Spielberg, estuvo también implicado en la producción como propietario de ILM, y ayudó a Spielberg con la post-producción de la película (de hecho corren rumores que dicen que Lucas llegó incluso a dirigir un par de escenas). Impresionado por lo que era posible hacer, se convenció de que era necesario tirar adelante las precuelas de La Guerra de las Galaxias, ¡aunque algunos fanáticos de la línea dura de La Guerra de las Galaxias jamás den las gracias a Spielberg por ello!

Inspiración científica

Quizás no te sorprenda saber que la ciencia de la que se habla en Parque Jurásico no era exactamente cierta. A día de hoy, el ser humano todavía no ha encontrado la manera de volver a dar vida a los dinosaurios, y muchas de las criaturas que aparecen en la película no son lo que los paleontólogos llamarían «fieles a la realidad»; por ejemplo, los temibles velociraptores eran en realidad mucho más pequeños, y el T-rex auténtico no podía moverse con la misma rapidez que lo hacía su homónimo en la pantalla. Todo esto significa que estamos hablando de la clásica «ciencia cinematográfica», la cual, eso sí, recibe una casi-explicación en Mundo Jurásico, cuando el Dr. Wu (BD Wong) explica que las especies fueron manipuladas por razones comerciales. Sin embargo, la película inspiró un auténtico boom en la investigación del ADN (algo a lo que los científicos se refieren con el nombre de “La era de Parque Jurásico”) e incrementó un mayor interés en la paleontología, lo cual benefició a muchas carreras profesionales en ese campo. Al final, «La ciencia cinematográfica» acabó teniendo un gran impacto en la ciencia real.

El culto de Jeff Goldblum

Curiosamente, el papel que llevó a Jeff Goldblum a convertirse en todo un símbolo de la cultura popular fue uno de sus papeles menores. Después de haber sido un hito de los 80 con éxitos como La Mosca, el papel secundario que Goldblum interpretó como el genial Dr. Ian Malcolm fue sin duda alguna el papel más emblemático de todos los que ha interpretado hasta día de hoy. Demostró ser el arma secreta de la película, responsable de inyectar dosis sucintas de humor en lo que en última instancia era una historia oscura. ¿Quién no recuerda aquella escena cuando, siendo perseguido por un T-Rex, dice «¿Tú crees que incluirán esto en la visita guiada?». También protagonizó el momento (humano) más estelar de la película cuando dijo aquello de «La vida se abre camino». 25 años más tarde, Goldblum no solo continúa gozando de su estatus de leyenda entre los fans de la cultura popular, sino que incluso ha experimentado un renacer cinematográfico con películas como Isla de perros y Thor Ragnarok, además de haber vuelto a interpretar al Dr. Malcolm en Mundo Jurásico: Reino prohibido. ¡No está mal para un actor al que Jim Carey casi le quitó el papel!

Los mejores momentos de Spielberg

Aunque ha hecho otras películas de gran relevancia cinematográfica, no hay duda alguna de que Parque Jurásico pasará a la historia como el momento más álgido de la carrera de Steven Spielberg, que es aquel punto en su carrera en que el director ha demostrado una mayor creatividad. Por increíble que pueda parecer, Parque Jurásico se solapó con su tan premiada La Lista de Schindler, hasta el punto que la post-producción de la primera se llevó a cabo al mismo tiempo que se empezó a rodar la segunda. El proceso tuvo graves repercusiones personales para Spielberg, que tuvo que tomarse un descanso cinematográfico de cuatro años después del estreno de sus películas, aunque artísticamente valiera la pena. Hacer dos películas excepcionales es una cosa, pero hacerlas a la vez es obra de un maestro.


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados