Ediciones
Desplaza

Durante los últimos 20 años, uno de los mayores fenómenos de la cultura pop parece haber sido el surgimiento de la ‘cultura geek’, es decir, la aparición de los llamados fans incondicionales. Con el cambio de milenio, y tras décadas de materiales originales y toda una base de fieles seguidores, el éxito de películas como X-Men y Spider-man de Sam Raimi suscitó un interés especial en los cómics y las franquicias de historias fantásticas. Eso, junto a la evolución de Internet, ha acabado llevando el concepto de «fan» o aficionado a otro nivel.

Tras las siguientes dos décadas, Marvel Studios tocó la cima de Hollywood, mientras títulos como Juego de Tronos, Doctor Who y Harry Potter se convertían en aglomerados globales. Más notablemente, la percepción social del «fan» o aficionado también cambió. Mientras los fans de los cómics o de la ficción fantástica habían sido considerados como gente un poco tarada, el término ‘geek’ asigna un cierto prestigio. La asistencia a congresos ha aumentado considerablemente, e incluso algunas comedias televisivas de éxito que emiten en horarios de máxima audiencia, como The Big Bang Theory, están esencialmente entrelazados con la cultura de los cómics.

[Foto: Wil Overton via Flickr]

Al mismo tiempo que el voluble estado de ánimo de la cultura pop decidía qué era ‘genial’ y qué no lo era, una empresa ocupó el cuadro de mando de esta revolución desde el inicio.

Una tienda con historias

El año pasado, Forbidden Planet celebró su 40 cumpleaños. Durante todo este tiempo, han pasado de ser la única puerta a la que podían llamar los fans de los cómics para procurarse su dosis de fantasía, a ser hoy toda una institución en el West End de Londres.

Junto a sus muchas otras sucursales repartidas por todo el mundo, el súper almacén y buque insignia situado en Shaftesbury Avenue es el paraíso de los fans, hoy llamados «geeks». Con dos pisos enteros, el fan iniciado puede satisfacer su amor eterno por cualquier cómic o franquicia televisiva o cinemática, desde los últimos lanzamientos en formato cómic a los números y ediciones encuadernadas de coleccionista.

Lo que hace que esta librería londinense sea especial es la rica historia que late entre sus cuatro paredes. Forbidden Planet se ha ganado un lugar muy especial en el corazón de los fans y geeks, no solo en tanto que ha sido la manera de que estos pudieran rodearse de aquello que realmente les gusta sino también como lugar por el cual pueden caminar y seguir los pasos de los autores que admiran. Autores como Neil Gaiman han hablado sobre la influencia que esta tienda ha tenido en su propia carrera profesional, a la vez que la misma tienda ha albergado toda una galaxia de héroes que han venido aquí a firmar sus obras. La compañía está tan entretejida con la historia de los cómics que pronto lanzarán una portada exclusiva para el número 1000 de Detective Comics de DC. La portada ha sido diseñada por el artista Brian Bolland (Judge Dredd, Batman: La broma macabra) y con ella se celebra tanto el reciente cumpleaños de la tienda londinense como el 80 cumpleaños de Batman.

Avanzada a su tiempo

Por supuesto, cuando la tienda de Londres abrió sus puertas en Denmark Street en 1978, las cosas eran muy diferentes. A excepción de títulos ya muy conocidos como Superman o Star Trek, el género «fandom» ocupaba un lugar solo en los márgenes más alternativos. Aunque hoy cueste imaginar que personajes como Iron Man no serían nombres hogareños, ha llevado décadas y toda una revolución tecnológica que el público en general se diera cuenta de lo que los gerentes de Forbidden Planet ya sabían hace años: que estos personajes y sus historias son geniales.

«El resto del mundo ha acabado dándose cuenta», dice Jon Harrison, gerente de marketing de Forbidden Planet. A mí me ha venido gente y me ha dicho: «Ah, trabajas en esa tienda rara de gente extraña…». A lo que yo he respondido, «Bueno… ¿Tú miras Juego de Tronos? ¿Doctor Who? ¿Has visto la Guerra de las Galaxias?… Estamos justo en el corazón de todo lo actual, de lo que hoy goza de mayor popularidad».

[Fotos: Forbidden Planet via Facebook]

Si miras el escaparate de su tienda en Shaftesbury Avenue, su hogar londinense desde 2003, es fácil darse cuenta de qué es lo que despierta la fascinación en estos momentos.

Lo que antes hubiera sido un caso de tener mucha suerte si encontrabas una figura de tu show favorito, ahora es lo contrario: todo aquello que pueda llevarse puesto, mostrarse o exhibirse está disponible y puedes comprarlo, ya sea una bufanda, un pañuelo o tu casa favorita de Hogwarts, una gorra de Super Mario, una estatuilla detallada de Tony Stark, o las muchas marcas de Pop Vinyl tan codiciadas por los coleccionistas.

Algunos títulos, sin embargo, destacan por encima de los demás. “La Guerra de las Galaxias y Marvel jamás se han marchado a ninguna parte,” afirma Harrison. “También tienes shows o películas que constantemente evolucionan y generan nuevo interés. El nuevo Doctor Who (Jodie Whittaker) ha visto una reciente ola de interés por parte de los clientes, una mezcla de fans de toda la vida y de nuevos aficionados que se han sentido atraídos por la nueva interpretación del personaje.

Desplegando la alfombra roja

Otro de los preceptos de la cultura de los fans es conocer a sus héroes, y Forbidden Planet se ha convertido en un destino de visita obligatoria al respecto. Durante las últimas cuatro décadas, las librerías londinenses han acogido a casi cualquier autor literario, productor de televisión y cineasta de ciencia ficción. Los miembros del reparto de la trilogía original de La Guerra de las Galaxias visitaron la tienda en la década de los 80, como también lo hizo el icónico Stephen King y recientemente fallecido Stan Lee. Desde entonces, las tiendas han invitado a cientos de invitados conocidos, desde cineastas como Joss Whedon y Zack Snyder a escritores como Frank Miller y Alan Moore, además de estrellas de primer calibre como Samuel L Jackson y Jason Momoa.

Los tiempos han cambiado en la industria de la venta al por menor, y Harrison cree que estos fichajes son una manera de que su presencia física compita por sus apariciones online. “Es un valor añadido para las personas que vienen a comprar aquí”, afirma. “Si buscas un artículo concreto, puedes encontrarlo en Internet, pero venir aquí te ofrece la posibilidad de conocer a la persona que hay detrás de la historia y quizás incluso conseguir su autógrafo. Hace que la experiencia del fan sea mucho más personal».

De los muchos nombres que pasan por la tienda, hay una estrella que concretamente llama la atención a Harrison por haber sido la que mayor expectación jamás ha despertado: “Hemos tenido muchos invitados durante todos estos años, pero respecto a la reacción que han generado, el que más destaca ha sido Gerard Way, el cantante de My Chemical Romance y autor de cómics; de hecho, la nueva serie de Netflix The Umbrella Academy está basada en su obra”, nos explica. “Hace años vino para firmar su obra y ¡tuvimos fans haciendo cola desde la noche anterior! Ese tipo de evento es fantástico para todos; los clientes tienen la oportunidad de conocer a su ídolo y nosotros podemos dar a conocer nuestra tienda a gente que nos visita por primera vez”.

[Foto de Derek Bremner, cortesía Forbidden Planet]

Un futuro fantástico

Si miramos hacia el futuro, nos daremos cuenta de que ya no hay quien detenga la nueva ola de contenidos de masas basados en cómics, fantasía, ciencia ficción y otros géneros que en el pasado constituían lo alternativo y a duras penas sobrevivían fuera del perímetro de la cultura pop. Nada más en el cine, este 2019 veremos el estreno de 12 películas de gran presupuesto que están basadas en cómics o en las que aparecen sus superhéroes, desde el exitosísimo Captain Marvel al retorno de The Terminator, más todo un torrente de cintas de ciencia ficción, liderado por La Guerra de las Galaxias: Episodio IX, e incluso una biografía del autor de El señor de los anillos, J.R.R. Tolkien.

A eso añádele programas de televisión como el final de Juego de Tronos y la última temporada de Gotham, más la publicación de un incontable número de nuevos cómics, y entonces pregúntate: ¿tiene pinta de que la burbuja del género pueda explotar algún día?

“No quiero sonar excesivamente ‘corporativo’, pero yo no lo creo,” dice Harrison. “Las películas de Marvel parecen gozar de cada vez mayor popularidad y cada vez hay más gente que se aficiona a los cómics. Incluso las nuevas películas de La Guerra de las Galaxias, que han generado opiniones bien diferentes, continúan fascinando a la audiencia. Es posible que haya espectáculos o películas o cómics que se hayan hecho más populares que otros. No obstante, el apetito por nuevas historias parece insaciable, y los fans siempre desean interactuar con todo aquello que tanto aman.”

Para consultar cualquier aspecto relacionado con Forbidden Planet, visita ForbiddenPlanet.com

[Foto de arriba: Nicolas Sarkissian via Flickr]


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados