Ediciones
Desplaza

Cada año en la segunda semana de julio, en la región de Tarapacá a 70 kms de la ciudad de Iquique en Chile,  se congregan más de 200.000 personas para celebrar la fiesta más popular y concurrida del país: La Fiesta de la Tirana. Entre bailes, cantos y fuegos artificiales se celebra dicha fiesta en honor a la Virgen del Carmen – denominación común que suele recibir Santa María del Monte Carmelo, una de las diversas advocaciones de la Virgen María, y considerada patrona de Chile -.

Feligreses de distintas regiones de Chile y del extranjero, se reúnen en el famoso festival que congrega música norteña, propia de la cultura altiplánica, en el pueblo de La Tirana que cuenta con apenas 800 habitantes. “Carmelita del consuelo, Madre de Misericordia, muéstranos el rostro dulce y tierno de Dios”, es el lema de este año escogido por el Obispado de Iquique.

La leyenda tras la celebración

Esta fiesta se conmemora desde tiempos ancestrales, y oficialmente, desde 1910, se incluyó en el calendario chileno para celebrar un único día. La Tirana es un fiesta de categoría religiosa que se remonta al año de 1548 cuando, según la leyenda, Ñusta Huillac, hija de un emperador inca, se rebela contra los conquistadores europeos, y se resguarda en un oasis cerca de Iquique; allí, ejecuta sin piedad a quienes osan pasar cerca de su territorio, acogiendo así el nombre de “La Tirana”. Más adelante un español enamora a Ñusta, quien finalmente se convertiría al catolicismo, por lo cual sus súbditos se sienten traicionados, y matan a su reina.

[Foto: @Chile_Satelital/Flickr]

Ñusta y su amado fueron enterrados en el mismo lugar. Años más tarde fue construida una iglesia a la que llamaron Nuestra Señora del Carmen de La Tirana, y desde entonces se ha convertido en lugar de devoción para miles de fieles y turistas curiosos.

La fiesta y sus ‘diabladas’

Con bailes prehispánicos y coloridos trajes, los integrantes de las distintas agrupaciones dan inicio el 12 de julio a las presentaciones artísticas para saludar a la virgen o a “La Chinita,” como le llaman los locales.  Mientras recorren las calles del pueblo, cientos de visitantes disfrutan de los distintos bailes que emergen alrededor de la Virgen.

Luego, el día 15 de julio se realiza una vigilia donde los distintos grupos musicales hacen fogatas y lanzan fuegos artificiales esperando la medianoche al son de bailes, petardos y matracas. El día 16 julio, la fecha más importante de la Fiesta -cuando se puede apreciar claramente la máxima expresión espiritual andina, mezclada con la expresión cultural católica- , los feligreses acompañan la procesión de la Virgen que recorre las calles de Iquique.

Los locales suelen celebrarla con mucha devoción y cientos de personas llegan hasta la iglesia de La Tirada para pagar sus penitencias ante la Virgen, y en agradecimiento por la sanación de alguna enfermedad. Sin duda la fiesta es toda una explosión de música y colores del país del Cono Sur por lo que a continuación te explicamos algunos de los bailes más típicos que podrás ver y que se realizan en esta explosiva celebración:

Diabladas – Es una danza que reúne color y belleza por el decorado de los trajes de los bailarines, y tiene su mayor atractivo en los pasos de baile.

Gitanos: El baile se destaca por el uso de pañuelos, en el caso de los hombres, y las mujeres, acompañan la música con panderetas al ritmo de la melodía.

Antawaras: Son danzas originadas en las ceremonias incaicas de culto al Sol. Éstas se realizan en punta de pie y con los brazos levantados. Los hombres bailan con ropa uniforme decorada y un poncho delgado decorado con lentejuelas. Por su parte, las mujeres utilizan polleras, sombrero de fieltro y zapatos bajos.

Kayahuallas: Es una cofradía originaria de Bolivia y Perú, en la cual los bailarines realizan pasos con rodilla alzada y punta de pie. Los hombres utilizan un pantalón de un solo color adornado con brillos y una pechera decorada con una equis. Las mujeres usan un faldón y polleras, más un sombrero de fieltro y camisas decoradas.

Los asistentes pueden apreciar la vestimenta de las bandas participantes, observar las máscaras y tomar fotos, además de acompañar la procesión de la Virgen del Carmen alrededor de la Plaza Principal, así como asistir a la eucaristía y demás actividades religiosas organizadas por el Santuario de Nuestra Señora del Carmen de La Tirana.

[Foto vía Wikimedia Commons)

La comida: carne de llama y completos

Como es usual en una fiesta, no puede faltar la comida. Y en la región de Tarapacá sí que se puede encontrar gran variedad. Desde la deliciosa carne de “llama”, el cual es un animal de la familia de los camellos que se encuentra en el Altiplano de los Alpes. Se dice que su carne es deliciosa y además tiene alto contenido en hierro y proteínas. Otra opción que puedes probar si no te llama la atención la anterior, son los “completos” los cuales son una especie de “hot dogs” pero rellenos de algo más que de salchicha y salsas; pueden traer cordero, pollo, mayonesa y por qué no, un toque de guacamole.

¿Cómo llegar a La Tirana y dónde hospedarse?

Para llegar a La Tirana debes emprender un viaje de hora y media desde la ciudad de Iquique, que queda a 70kms del pueblo. Desde la Terminal Rodoviario de la ciudad, continuamente salen viajes que te llevarán hacia el pueblo, el costo del pasaje es de unos U$4 aproximadamente. Como julio es la temporada de más afluencia de público, te recomendamos comprar tus pasajes con anticipación.

Para hospedarte, la mejor opción es reservar un hotel en Iquique donde podrás encontrar gran variedad de hospedajes. Pero si eres de los más osados y disfrutas de la aventura, puedes llevar elementos de camping para quedarte justo en el pueblo. No olvides llevar ropa cómoda, ya que el clima es caluroso y seco.

Así, que si quieres vivir como un local esta fiesta religiosa, lo mejor es que lleves tus peticiones y cumplas las penitencias.


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados