Ediciones
Desplaza

Por esta época Brasil es una gran fiesta: música samba, hermosas bailarinas, comparsas y escuelas de baile se toman las calles y el sambódromo de Río de Janeiro para celebrar uno de los carnavales más importantes del mundo. No obstante, la gastronomía local también brilla por estos días, conquistando el paladar de los casi 2 millones de turistas que llegan a territorio brasileño para disfrutar de este apoteósico evento.

Y es que en cuanto a comida típica, nada representa mejor a Río de Janeiro que la feijoada. Si bien puede parecer un plato pesado, lo cierto es que es considerado el plato nacional de Brasil y por tanto, el más buscado por locales y extranjeros. Justamente, este plato permite a los ‘carnavaleros’ seguir la agitada maratón de días y noches de fiesta sin sensación de hambre durante largas jornadas. ¿Hay algo mejor para disfrutar del Carnaval que el baile, una suculenta feijoada, tragos y lindas vistas?

La feijoada es un estofado de frijol negro mezclado con carnes de cerdo y res, una explosión intensa de sabores que se hace incomparable en el momento de mezclarlo con sus acompañamientos, hasta para el paladar más exigente. Tradicionalmente en el país carioca, se prepara los miércoles y sábados tanto en restaurantes populares como en las casas, y es perfecto para compartir en fechas especiales como cumpleaños, reuniones familiares y con los amigos. Se suele servir alrededor de una fogata, con un buen vino, sangría, cerveza o también caipirinha.

¿De dónde proviene?

Cuenta la leyenda que fueron los portugueses quienes introdujeron el consumo de cerdo durante la época de la conquista en este territorio de América del sur. Según el historiador Luís da Cámara Cascudo, en el libro História da Alimentação no Brasil, este animal era el protagonista en los grandes festines de los patronos en sus plantaciones, mientras que el frijol negro era la comida de esclavos. Se cuenta que los patronos daban de comer a los esclavos las partes del cerdo que a ellos no les gustaban y los esclavos comenzaron a mezclar estas sobras con frijol negro, arroz y farofa (harina hecha con mandioca) creando un sabroso guiso. La práctica dejó de ser exclusiva de los esclavos y empezó a cocinarse este plato para los señores feudales con las mejores partes del cerdo.

En el documental del Centro Cultural Cesgranrio ‘A história da Feijoada’ – Altas Histórias puedes conocer algo más de su fantástico origen.

¿Cuáles son sus ingredientes?

Ahora que conoces su historia y si quieres sorprender a tus invitados como todo un experto brasilero, consultamos con Rodolfo Chocontá Herrera, chef y asesor gastronómico del Restaurante Brasa Brasil en Bogotá, quien nos cuenta a continuación los secretos para cocinarlo a la perfección.

[Fotos cortesía Brasa Brasil]

Según el chef, el frijol es el principal elemento de este plato. Suele ser negro, pero podemos encontrar también frijol blanco y rojo (este último es más común en Portugal). Como segundo ingrediente esencial tenemos al arroz blanco, pues el sabor resulta como base para la mezcla de muchos otros sabores. Los tipos específicos de carne varían según la receta o el cocinero, destacándose el uso de la costilla ahumada, tocino ahumado, carne seca, longaniza y costillas de cerdo, que combinan perfectamente en un solo plato.

Además, suele acompañarse con farofa (harina hecha con mandioca) y unas rodajas de naranja, que de acuerdo a los cariocas, ayuda a la buena digestión de este suculento plato.

Dónde conseguir tu feijoada en Río

Si estás en Río de Janeiro para el Carnaval (¡qué suertudo eres!) o en cualquier otra época del año, no pierdas la oportunidad de probar la feijoada en su tierra natal. Recomendamos que vayas al renombrado restaurante Casa da Feijoada, ubicado a pocos metros de la playa de Ipanema. Este restaurante ha estado ofreciendo el plato durante casi 30 años, de lunes a lunes, tanto para el almuerzo como para la cena.

Si lo que quieres es disfrutar de lo mejor de la música del Brasil y la mejor feijoada, entonces dirígete al Restaurante Vinicius e Bossa Nova Bar.Vinícius Bar abrió el 7 de junio de 1989, con un espectacular espectáculo del gran Carlos Lyra. Desde entonces se le conoce como el Templo Bossa Nova, debido a la proximidad del Restaurante Garota de Ipanema, otro ícono turístico y cultural de Río de Janeiro. Hasta el día de hoy mantiene su programa de espectáculos diarios con actuaciones emocionantes de grandes nombres de la música brasilera.

Y si no estás en Brasil te recomendamos en dónde comer feijoada en Latinoamérica: si estás en Perú dirígete al restaurante Ponto Brasil, ubicado en Jesús María, donde las culturas brasileña y peruana se entrelazarán a través de una mezcla de auténticos sabores de raíces africana, europea e indígena. Y si estás en Bogotá, nuestra sugerencia es que vayas al restaurante Brasa Brasil, conocido por mantener la auténtica la receta de la feijoada, y traer la esencia de sus ingredientes y el sabor carioca desde el mismo Brasil.

Prepara Feijoada en tu casa

¿No vas a viajar próximamente a Río de Janeiro? No importa, lleva los sabores de Brasil a tu cocina. Prueba esta suculenta receta de feijoada del Chef Rodolfo Chocontá Herrera, perfecta para una reunión familiar de más de 6 personas.

Ingredientes:

1 kilo de caraotas o frijoles negros
½ kilo de lomo de res abierto
¼ de kilo de chorizos tipo sarta
¼ de kilo de tocino
1 pata de cerdo picada en trozos
1 libra de carne de pecho de res
1 libra de centro de pierna
700 gramos de costilla de cerdo
1 libra de rabo de cerdo
2 cucharadas de Aceite Dendé
5 naranjas Tangelo peladas
4 tomates chontos
2 cebollas cabezonas blancas
1 pimentón
300 gramos de repollo verde tipo Kale
2 dientes de ajo
Sal y pimienta recién molida al gusto
Farofa de yuca 300 gramos salteada con 100 gramos de tocineta y 100 gramos de chorizo

Preparación:

1. Remojar desde la noche anterior, en recipientes separados, las caraotas negras, las costillitas y la tocineta. Al día siguiente, cocinar las caraotas en un caldero grande a fuego lento aproximadamente por 45 minutos.

2.Dos horas antes iniciar la cocción de las carnes por separado en un caldo con cebolla, cilantro, pimentón y perejil y sal (cada carne se debe cocinar por separado y a fuego lento).

3. Picar las carnes. luego, agregar todo al caldero con los frijoles, las caraotas y cocinar sin dejar que se seque, agregar agua si es necesario.

4. Luego cortar la cebolla, el ajo, el tomate y el pimentón y sofreír en una sartén con el aceite. Añadir sal y pimienta al gusto.

5. Cuando las carnes y los frijoles estén blandos, agregar el sofrito del chorizo con un poco de los caldos de las carnes y con los frijoles por 12 minutos. Continuar la cocción por 20 minutos más. El estofado debe quedar suave y con caldo.

6. Servir en un plato aparte el repollo kale con las naranjas peladas y sacar las cáscaras.

7. Para la Farofa se saltea la harina ‘fariña’ con la tocineta y el chorizo hasta que se vuelva amarilla y crocante.

8. Sirva la feijoada en platos hondos individuales, junto con las naranjas peladas. Sirva los acompañamientos por separado, permitiendo a cada comensal mezclarlos con un poco de feijoada y espolvorear la farofa a su gusto sobre la carne para equilibrar su sabor.

[Foto receta: Jay Cross/Flickr]

 


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados