Ediciones
Desplaza

En su sitio web, Mandy Frank se complace en invitar a sus clientes a “¡armar una revuelta!”. Su despreocupado instinto creativo y su audaz desinterés por la perfección dan forma a todos los proyectos de la artista alemana. Tanto si ilustra un libro para niños, pinta en papel, decora una prenda o tatúa a un cliente, sus diseños son siempre una revuelta de formas y colores que siempre acaba generando auténticas obras de arte, independientemente del material en el que la artista se exprese.

Un proceso revolucionario

Frank, que empezó a dibujar “tan pronto como fue capaz de sujetar un lápiz”, nos explica por qué su planteamiento revoltoso genera tan espectaculares resultados: «Me encanta jugar literalmente con los colores y crear una auténtica revuelta. Me gusta probar cosas nuevas, como un niño: pintar sobre tela, cuero, tejido, piel, paredes… Lo que más me gusta es cuando algo hermoso e inesperado brota a la vez de mi mente y de la del cliente; aunque eso solo sucede cuando dejas que la creatividad fluya libremente, sin miedo a que la revuelta cree ningún desastre».

Le gusta llamar a su distintivo estilo «splash art» o ‘arte de salpicaduras’ a fin de distinguirlo de las más tradicionales acuarelas, «que es más o menos lo contrario de lo que yo hago». En lugar de eso, ella elabora. «Dejo que el color fluya, lo lanzo, dejo que se corra y manche, para que así la obra sea más dinámica. Mis obras suelen tener un fondo blanco liso. Así, la expresión es pura y no hay nada que distraiga nuestra atención. La obra, entonces, puede ponerse en cualquier lugar porque el fondo es intercambiable y no se ve limitado por el margen del lienzo».

Del lienzo a la piel

Esto es, precisamente, lo que permite que el arte de Mandy Frank pueda pasar sin fisuras del papel a la piel y que los cuadros puedan convertirse en diseños de tatuajes. Después de toda una vida de hacer garabatos, dibujar, hacer bocetos y pintar, estudiar diseño gráfico y arte, e incluso formarse como ingeniera de eventos, Frank finalmente encontró su vocación como artista de tatuajes; o como ella dice: «Soy una pintora que también tatúa».

Para conseguir una cita con la tatuadora, tendrás que estar pendiente de su agenda, ya que siempre está de viaje y trabajando en diferentes estudios por toda Europa.

Tuvimos la ocasión de hablar con Frank durante un viaje entre los Países Bajos y su casa en Hamburgo. Charlamos sobre el insólito camino que han seguido tanto su carrera como su nómada vida laboral, así como acerca de su creativa inspiración y el futuro del arte de los tatuajes.

Essentials: ¿Qué te ha enseñado el hecho de trabajar en diferentes estudios, ciudades y países?
Mandy Frank: Definitivamente existen diferencias. En Hamburgo les encantan las anclas, y en Ámsterdam los tulipanes. Siempre que trabajo con otros artistas tatuadores, aprendo algo nuevo; más que si estuviera siempre en el mismo sitio. Cuando viajas, el tiempo es limitado, así que intento encontrar estudios en los que pueda aprender más. Aunque pedirle a alguien que es mejor que tú que trabaje contigo puede ser bastante aterrador, a mí me gusta.

¿Qué te inspira?
Otros artistas como Agnes Cecile, Schindgemme, Daniel Van Nes. Cosas fantasiosas, como Alicia en el País de las Maravillas. Música que suena como si ascendiese directamente del alma (“The Fire Inside” de Bon Jovi, Muse, “Fjara” de Sólstafir, algunos grupos de metal negro). Los cuentos de hadas. La niña que hay en mí. Conversaciones con otros artistas en, por ejemplo, Comic Cons u otros estudios.

Has dicho que algunas de tus obras de arte son demasiado personales para venderlas. ¿Puedes explicarnos por qué?
En mi sitio web aparece una obra llamada “Color de la lluvia” que no vendería. Suelen ser las más oscuras. Las pinto como si estuviera poseída, mientras escucho una misma canción repetidamente, y no paro hasta haber terminado. Hago uso de todo lo que necesito para pintar, aunque eso implique destrozar los muebles de la casa. Es como las emociones puras, sin filtros, que fluyen por mis venas hasta llegar al lienzo. Así que no suelo emplear la mejor técnica, aunque para mí es como si se tratara de un diamante sin pulir, un pedazo de mi corazón.

¿Qué consejo darías a aquellas personas que se hacen su primer tatuaje?
¡Escojan algo original! Olvídense de signos del infinito y pájaros negros. Un artista crea su mejor arte cuando le dejas hacer lo que le encanta. Aunque solo sea una primera figura pequeñita. 

….¿y con respecto al proceso en sí?
¡Imagínate siempre el peor de los dolores! …y tendrás una sorpresa agradable…

¿Tatuarse es adictivo?
¡Por supuesto! ¡Estás tan contento cuando has terminado…! Y eso crea adicción.

¿Alguna vez te has negado a tatuar un diseño concreto? ¿O has convencido a alguien a cambiar de opinión sobre qué tatuarse?
Sí, nadie estará contento conmigo si hago algo que ya sé de antemano que no sé hacer lo suficientemente bien. Evito los diseños políticos extremos. He convencido a personas de que no se hicieran lo que querían tatuarse y se decantaran por algo que fuera más original. Y espero que mejor, también.

¿Estarías dispuesta a tatuar en un estilo completamente diferente que no fuera el tuyo?
Si fuera un reto que me despertara interés, entonces sí. El arte es vida y la vida evoluciona; siempre puede haber una puerta que nos abra el camino a un nuevo mundo que explorar. He aprendido la técnica del «hand poking», es decir, tatuar punto a punto y sin máquina, y ahora puedo tatuar en LARP (juego de rol de acción en directo), que es mi pasión ‘rarita’. Esta técnica es, de hecho, un estilo muy diferente al mío habitual.

¿Qué futuro le espera al arte de los tatuajes? ¿Se popularizará más todavía?
¡Claro que sí! Cuando yo empecé, solo se hacían algunos estilos. Ahora los artistas experimentan más, desarrollan nuevas técnicas y se atreven a usar un cuerpo como lienzo. ¡Ha evolucionado y ha pasado de ser una práctica artesanal a convertirse en una forma de arte! Ahora la gente confía más que antes en los artistas tatuadores. Tengo clientes que simplemente dicen: «Aquí tienes mi brazo, haz algo». Eso me encanta.

Como artista tatuadora, ¿eres también experta en el cuidado de la piel?¿Algún consejo?
Uf, no sé qué decirte. Merece la pena mantenerse informado porque siempre aparecen nuevos productos. Personalmente, soy una gran admiradora de las soluciones naturales. Creo que el aceite de coco es atemporal…

¿Qué sientes sobre tus tatuajes una vez que salen del estudio en la piel de otra persona?
Me siento bien, especialmente cuando más tarde esas mismas personas comparten sus emociones conmigo. Cuando una persona llora de felicidad y quiere abrazarte, entonces sabes que has realizado un cambio que tiene efectos positivos en esa persona.

Si quieres tener una obra original de Mandy Frank, pero no estás listo para lanzarte todavía a hacerte un tatuaje para toda la vida, puedes pedir uno de sus diseños en papel, tela, camiseta o incluso en formato adhesivo. Mandy Frank también colabora con clientes en la creación de diseños de tatuajes u obras de arte personalizados.

Visita a Mandy en Facebook y Instagram.


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados