Ediciones
Desplaza

Con tan solo 1 año y medio de edad, Marcello Barenghi dibujó un avión.

Con la excepción de que, al ser un artista, su avión ya tenía una hélice de propulsión tridimensional y un estabilizador vertical.

Unos 10 años más tarde, Barenghi ya aprendía él solo acerca del hiperrealismo, a la vez que iba ganando premios en concursos de dibujo. Una década más tarde, sus profesores en la facultad de bellas artes le aconsejaron que abandonara su país natal, Italia, y se marchara a estudiar al extranjero, donde el hiperrealismo como movimiento artístico gozaba de mayor difusión y apreciación. No obstante, en esos momentos, la amenaza de la industria del diseño gráfico, que estaba en pleno apogeo, se lanzó sobre los artistas y Barenghi decidió convertirse en arquitecto. Después de graduarse, su carrera se vio plagada de decepciones, hasta que dejó el arte y el dibujo por completo y empezó a trabajar en una tienda Blockbuster.

En 2013, “sin trabajo y nada que perder” – como él mismo dice – Barenghi lanzó su propio canal en YouTube y empezó a subir vídeos de sus dibujos hiperrealistas de objetos cotidianos, como una lata de soda o una pieza de fruta.

Sin expectativas y sin ninguna otra finalidad que compartir su pasión, se dedicó a hacer lo que le gustaba, esforzándose mucho en ello. Barenghi logró los 100 mil suscriptores en su primer año y rápidamente llamó la atención de los medios de comunicación. Era solo el principio. Publicó una serie de ilustraciones, dibujos animados, pinturas y reproducciones de pinturas al óleo, como la Mona Lisa de Leonardo y Niño con una cesta de fruta de Caravaggio.

Hoy, el canal de Barenghi tiene 1,7 millones de suscriptores, y sus vídeos han recibido un total de más de 200 millones de visualizaciones. Hemos charlado con él acerca de la pasión de toda su vida por el dibujo y la pintura, su nueva fama y sus próximos proyectos.

¿En qué estás trabajando en estos momentos?

Marcello Barenghi: cada semana hago un nuevo dibujo para mi canal de YouTube, y ahora estoy trabajando en nuevos tutoriales para aquellas personas que deseen aprender mi técnica. Es más, tras un descanso de un año y medio, volví a la pintura en vivo y ahora estoy a punto de terminar una reproducción de uno de mis dibujos más famosos: la botella verde de vodka..

Tu pasión por el hiperrealismo empezó cuando realizabas tus estudios en ilustración. ¿Qué es lo que más te fascina de este movimiento artístico?
Siempre me ha encantado el hiperrealismo. Desde que era un niño, mi finalidad siempre ha sido dibujar con la máxima precisión, comparando mi trabajo con la realidad. Me sentía atraído por cuadros pintados por artistas meticulosos como Caravaggio y Van Eyck, que de hecho era una tendencia bastante a contracorriente por aquel entonces. Incluso cuando fui al instituto, el academicismo se pasaba por alto, dibujar bien no era tan importante, y me vi empujado hacia el expresionismo, el abstraccionismo y el impresionismo. Por lo tanto, tuve que aprender muchas cosas solo. Cuando llegué al colegio de bella artes, ya había adquirido una buena técnica y tenía un estilo propio, que mejoré todavía más gracias a los ánimos de mi profesora Anna Montecroci.

Tu trabajo te ha llevado a centrar toda tu atención, en los muchos detalles de los objetos cotidianos. ¿Qué ideas sobre la realidad has extraído a través este ejercicio constante?
Todo empieza con la observación, incluso antes de empezar a dibujar nada. Siempre busco la iluminación perfecta, que es lo que realza el objeto y lo hace parecer incluso más real que la mismísima realidad, y si es posible incluso de mayor belleza. Esta es la razón por la cual me encanta dibujar objetos que se adaptan mejor al «coqueteo» con la luz.

Tu producción artística es extensa: dibujos e ilustraciones, pinturas, reproducciones al óleo de clásicos, animaciones y más. ¿Recuerdas algún proyecto que te resultara especialmente difícil?
Aunque te pueda parecer fácil, todos los dibujos que hago para mi canal de YouTube son complicados y requieren mucho esfuerzo por mi parte. Tienes que dibujar tan bien como Caravaggio, en un tiempo limitado, sin descansos, sin mover la lámina y siempre en la posición correcta para no tapar la vista de la cámara. Y no puedes cometer ningún error.

Dibujante, ilustrador, pintor, arquitecto, paisajista… Tu currículo es impresionante y te ha llevado a dominar una amplia variedad de técnicas artísticas. ¿Cuál es tu favorita?
Me encantan todas ellas, e incluso añadiría otras, si tuviera tiempo, como la escultura en madera. Si de verdad tuviera que elegir, mi favorita sería la pintura. Pintar es muy relajante y gratificante, puedo dedicarle todo el tiempo que desee, y los resultados son excelentes. La pintura al óleo, en concreto, es perfecta para temas hiperrealistas.

Desde 2013, has realizado cientos de dibujos para tus vídeos de YouTube. ¿Cuál de ellos es tu favorito?
Puedo confesarte que jamás he quedado totalmente satisfecho con ninguno de los dibujos que he hecho, a la vez que también debo reconocer que me gusta tanto que jamás podría dejar de dibujar. De hecho, no los vendo. Cada uno de ellos es el resultado de un reto que me ha encantado realizar, y que he superado: el oro del trofeo de unos campeonatos del mundo, la transparencia del cristal, el tejido de la tela. Me encantan todos, y cada uno de ellos tiene su propia peculiaridad.

Muchos artistas temen exponerse ellos mismos. Tú, por el contrario, te comunicas con la audiencia de una manera abierta. ¿Qué te ha hecho superar el miedo?
Tuve unos inicios complicados, que en última instancia me llevaron a abandonar el arte durante dos décadas. Preferí trabajar como dependiente en una tienda porque no quería venderme por poco. Unos 20 años más tarde, decidí compartir mi talento con el mundo, gratuitamente. Ha sido una liberación y un descubrimiento maravilloso. Me gusta mucho mi trabajo. Hago solo lo que deseo hacer. El éxito, aunque proporciona placer, nunca ha sido mi objetivo. Eso lo ha hecho todo mucho más fácil.

También haces tutoriales de dibujo en Patreon para artistas que desean aprender tu técnica. ¿Qué consejo en general darías a un artista que esté empezando? [Los principiantes pueden seguir el hashtag #marcellobarenghiinspired en Instagram]
Mi primer consejo es tener paciencia. No se trata solo de talento; hay que trabajar muy y muy duro. Si todo lo que uno busca es éxito y dinero, hay muchas otras maneras y más fáciles en las redes sociales de conseguirlo. Pero si amas lo que haces, entonces el trabajo no supone esfuerzo, sino que es un placer. Mi segunda recomendación es la de no conformarse: uno siempre puede mejorar.

Mi tercer consejo es que, en la medida de lo posible, hacer siempre lo que a uno le guste.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?
Estoy pensando en organizar una exposición en solitario, como artista independiente que vive de sus obras de arte sin venderlas.


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados