Ediciones
Desplaza

Trata correctamente a tu cuerpo. Este el eslogan que todos hemos oído alguna vez, aunque es más fácil decirlo que hacerlo. Y si hay alguien que sea plenamente consciente de ello, es la DJ, gastrónoma, amante de los productos de belleza, emprendedora de bienestar y adicta al ejercicio físico, Hannah Bronfman. Su ruta hacia el bienestar y la auto aceptación personal no siempre ha sido fácil, tal y como ella misma nos cuenta en su libro Do What Feels Good, donde expone y predica su mantra: «Lo saludable es bello. Y lo saludable te debería hacer sentir bien».

Hemos pedido a Hannah que nos cuente más acerca de lo que piensa del bienestar y el auto-cuidado, y que comparta con nosotros algunas de sus recetas.

Amex Essentials: En tu libro hablas de auto-aceptación y de rechazar los estándares de los demás a la hora de vernos a nosotros mismos y de decidir cuál es nuestra imagen. Cuando empiezas a sentir que dudas de ti, ¿qué pasos puedes dar para volverte a centrar en ti mismo?

Hannah Bronfman: Siempre que siento ansiedad o dudo de mí, hago ejercicios de respiración. Con tan solo respirar profundamente 10 veces ya me ayuda a cambiar mi energía ansiosa y reaccionaria por energía positiva, a través de la cual encuentro soluciones.

En términos más generales, cuando me siento estresada me doy un buen baño de sales y aceites de esencias para relajar tanto mi mente como mi cuerpo. Esta práctica me ayuda a mejorar en las cosas importantes y bloquear todo aquello negativo. Consulta el ritual Baño de paz que aparece en mi libro Do What Feels Good y que describo más abajo.

Cuando llegas a casa después de un día largo y estresante en el trabajo, ¿cuál es tu rutina de auto-cuidado preferida?

Cuando llego a casa me encanta encender una vela, prepararme un té, relajarme en el sofá y poner Netflix mientras me aplico un masaje en los pies y las manos. Mostrarle al cuerpo mi apreciación de manera sencilla, como frotarme los pies, me hace sentir conectada conmigo misma y refuerza la ternura y el cariño positivos que mi cuerpo necesita.

mind and body. This practice helps me hone in on the important things and block out negative chatter. See my Peace Bath recipe from my book Do What Feels Good below.

En tu libro dices: «Lo genial es que ser una hedonista y ser una obsesiva de la salud puede a veces ser lo mismo…». ¿Cuáles son tus mejores consejos para equilibrar estos dos enfoques, aparentemente contradictorios, con la comida?

No soy de las que se privan de ciertos alimentos. De hecho, soy más bien lo contrario en tanto que me gusta celebrar ciertas comidas que otras personas asocian con la indulgencia. Porque, para mí, ser una obsesa de la salud significa que los ingredientes y su procedencia son siempre los mejores.

Me encanta comer chocolate orgánico de comercio justo de 80% cacao. Pero lo que haré para asegurarme de no comerme una tableta entera es que la dosificaré para que me dure una semana, y solo me comeré una pastilla o quizás dos por la noche.

El bienestar no es una talla única para todos. ¡Es importante escuchar a tu cuerpo y descubrir qué funciona para ti!

¿Podrías guiarnos a través de un día comiendo saludable y satisfactoriamente?

Un día normal consiste en:

Agua caliente con limón mientras me ducho/maquillo/visto.

A continuación haré una sesión de ejercicio, o bien asistiré a una reunión durante el desayuno que, por lo general, suele consistir en huevos. Me encantan los huevos con setas o espinacas, acompañados de aguacate. Eso me satisface, y si salgo a correr por la ciudad, entonces el almuerzo será ligero con una ensalada de rúcula, aceitunas, pollo y hierbas con aceite de oliva y limón.

Si, por culpa del trabajo, tengo que cenar tarde, o estoy haciendo de DJ entre las 6 de la tarde y las 9 de la noche, entonces me tomaré una buena taza de caldo y unos frutos secos hacia las 5:30.

Si no trabajo hasta tarde ni tengo que come tarde, entonces me gusta cenar hacia las 6.

Por norma general, sopa de pollo con muchas verduras o una ración de salmón con verduras. Me encanta la comida tailandesa y, últimamente, he estado comiendo mucho arroz de coliflor con pollo, que he comprado en mi establecimiento tai favorito.

Hacia las 9:30 me preparo un té de jengibre y me voy a dormir.

Si tuvieras que escoger un consejo, una sola recomendación para ayudar a alguien a alcanzar un estado de salud y bienestar óptimo, ¿qué le dirías?

Que el bienestar no viene en talla única. Es importante escuchar a nuestro cuerpo y descubrir qué funciona para cada uno de nosotros.

Baño de paz

El incienso de olíbano con especias se utiliza para ceremonias y para sesiones de meditación, y además también es bueno para la piel. El ylangylang es dulce y floral, y es famoso por sus capacidades relajantes cuando lo inhalamos. Mezcla los dos con unas gotas de lavanda herbácea, y añádelo todo al baño para disfrutar de una experiencia calmante y meditativa en tu propio hogar.

Ingredientes

5 gotas de incienso de olíbano

5 gotas de aceite de ylang-ylang

3 gotas de aceite de lavanda

1 taza de sales Epsom

           

Instrucciones:

Añade todos los ingredientes al baño. Empápate.

Batido digestivo

Tu intestino es el centro de tu salud, así que asegurarse de que todo siga en movimiento es del todo esencial. Si has comido platos para llevar poco habituales para almorzar, o bien cenaste demasiado tarde, y al día siguiente te arrepientes porque tu estómago todavía paga las consecuencias, entonces este batido será tu mejor amigo. Contiene fibra prebiótica procedente de la manzana, el plátano, el jengibre y la cúrcuma que ayudará a que tu estómago vuelva a la normalidad; también contiene canela para equilibrar el azúcar en la sangre y ciruelas para mantener la regularidad.

Para 2 personas.

Ingredientes:

1 manzana, sin pelar y cortada (me gustan las Gala)

2 ciruelas deshuesadas

1 taza de agua, y más si la necesitas

1/4 de cucharadita de canela molida

1 cucharadita de miel.

1/2 cucharadita de extracto puro de vainilla

1/2 taza de yogur griego, yogur de coco o yogur de almendra

1 plátano congelado

1 cucharadita de jengibre fresco pelado y rallado

1 cucharadita de cúrcuma fresca pelada y rallada

 

Instrucciones: 
1. Añade la manzana, las ciruelas y 1 taza de agua a una licuadora de alta velocidad y bátelo todo hasta que quede una masa licuada suave. Añádele más agua si lo consideras necesario, y vuelve a batirlo todo.

2. Añade el resto de ingredientes y bátelo todo durante entre 30 segundos y 1 minuto.

3. Sírvelo y disfrútalo.

[Fotos: Evi Abeler/Kelsey Cherry]

Re-impreso con el permiso de DO WHAT FEELS GOOD, Recipes, Remedies, and Routines toTreat Your Body Right. Harper Collins Publishers, 2019.

Acerca del libro:

En Do What Feels Good Hannah ofrece buenos consejos y explicaciones sobre la importancia de conocer las necesidades de nuestro cuerpo, cuidar del alma y compartir nuestras experiencias. Hannah ofrece ideas sobre todo, desde la salud intestinal a la nutrición y desde el fitness al cuidado de la piel, a la vez que comparte con el lector ideas de otros expertos sobre cómo entender la química exclusiva de nuestro organismo para así darle más energía mediante más de todo aquello que nos gusta y nos sienta bien, y menos de lo que ni nos gusta ni nos sienta bien. Y dado que la comida deliciosa es una de esas cosas que hace que nos sintamos bien, Hannah comparte con los lectores más de 50 de sus recetas preferidas para garantizarnos a todos un hedonismo saludable (¡con postres y cócteles incluidos!).


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados