Ediciones
Desplaza

¿Qué pasaría si, en vez de ‘crecer’ y desplazarnos a las afueras de una ciudad, pudiéramos diseñar barrios urbanos más vivibles y a la vez reducir nuestra huella colectiva de carbono? En vez de metrópolis construidas a base de rascacielos y sus esparcidos suburbios, ¿sería posible imaginar un concepto urbano diferente? Y de así ser, ¿podríamos los ciudadanos hacerlo realidad?

El galardonado arquitecto de Chicago y planificador urbanístico, Douglas Farr, piensa que sí. El antiguo presidente del comité LEED para el Desarrollo de Barrios ha diseñado y construido siete edificios LEED con certificación de platino y ahora desea hacer públicos sus conocimientos y experiencia.

Si en su bestseller de 2007, Sustainable Urbanism: Urban Design with Nature, Farr defendió la creación de edificios e infraestructuras de alto rendimiento y ecológicamente responsables, su último libro, Sustainable Nation: Urban Design Patterns for the Future, nos propone ahora fomentar el cambio a nivel de barrios. El libro tiene como finalidad inspirar a los lectores mediante 70 sugerentes «patrones de cambio»; es decir, conceptos de diseño innovadores y de progreso con seis “estrategias de aceleración” o manera de acelerar los ritmos convencionales del cambio positivo para así mejorar el diseño de las ciudades sostenibles del futuro.

Nos sentamos a charlar con Farr paraque nos explique su visión de la ciudad del futuro, y cómo podemos llegar a ella.

Essentials: ¿Cómo te imaginas la ciudad del futuro? O mejor dicho, ¿deberíamos seguir pensando en la ciudad como unidad urbana fundamental?
Douglas Farr: Creo que el barrio será el marco en el que viviremos la ciudad, nuestra primera identidad. Existen decenas de millones de barrios en el mundo. Cada uno de ellos es auténtico, con su cultura artística, culinaria, de vivienda propias y con sus propias elecciones a tomar. La visión de la Nación sostenible es que cada una de ellas debería esforzarse para descubrir sus propios activos y talentos y expresarlos de la mejor manera posible.

Asimismo, vivimos en un mundo muy transitorio. Los americanos se mudan, de promedio, 11 veces a lo largo de sus vidas, y cada vez que se mudan a gran distancia sus relaciones con sus amistades y familiares cambian. Estos dos aspectos, la amistad y la familia, las relaciones de toda la vida, son los mayores predictores de la felicidad. La culminación de nuestro estilo de vida es una fuerte inversión que hacemos en el lugar que hemos escogido para vivir; no simplemente como consumidores de ese lugar, o como observadores de sus atributos, sino como participantes activos y líderes de su mejora.

Uno de los temas principales de su libro es cómo impulsar el cambio. ¿Cuál cree que es su mayor reto para impulsar el cambio y por qué es tan difícil?
Si nos fijamos en la química del cerebro, en qué es lo que nos hace feliz(y la sección del libro que aborda la heurística trata esta cuestión), descubrimos que tenemos prejuicios contra el cambio. La pérdida que experimentamos cuando perdemos algo es el doble de poderosa que la alegría que sentimos cuando ganamos lo mismo. Estamos hechos para sentirnos el doble de emocionalmente afectados cuando perdemos algo que cuando lo ganamos.

Así que es cierto, no nos gusta el cambio. Y hay aún otros prejuicios que nos llevan a ello. A menudo asumimos (y esto es lo que llamamos la «heurística de la representatividad») que la gente que nos rodea es una muestra representativa del mundo; si mis amigos están de acuerdo conmigo, ello debe significar que tengo razón, porque ellos representan un microcosmos del mundo. Nos convencemos a nosotros mismos de algo a través de escuchar al pequeño grupo de gente que nos rodea y no reconocemos que no son el resto del mundo.

En su libro menciona las «estrategias de aceleración» que podrían acelerar la velocidad a la cual efectuamos cambios positivos. ¿Nos puede dar un ejemplo?
Pilgrimage sites. La idea de que existen varios sitios en el planeta que son una fotografíadel futuro al que merecería la pena viajar, ya que con su conducta, su diseño y su estilo de vida son toda una fuente de inspiración.

Otro acelerador está formado por «comunidades de práctica», grupos de gente que trabajan con el mismo objetivo en mente, o en el mismo campo de excelencia, y que se reúnen con frecuencia para perfeccionar sus aptitudes. Esto tiene una vertiente social: a la gente le importa su estatus dentro de su grupo, quieren contar con el reconocimiento de los demás. Esta estrategia de aceleración reconoce el elemento humano de las cuestiones técnicas como la energía, el pescado y el mar o incluso la descarbonización.

[Izquierda: Malmo, Suecia © La Citta Vita/Flickr. Derecha. Freiburg, Alemania © xkidx/Flickr]

Los aceleradores de este tipo, una vez se aplican, pueden acelerar décadas, quizás incluso generaciones, el ritmo normal de aplicación de los cambios. Se trata, así pues, de una nueva aptitud. La manera en que siempre lo hemos hecho, y que nos llevaba a realizar cambios a un ritmo concreto, ha quedado obsoleto. Nuestro trabajo [ahora] es realizar cambios con rapidez, según lo programado. Llegar a cumplir nuestros objetivos un día u otro ya no nos sirve. Buena parte de eso se debe a los conceptos de localidad y autenticidad. Mucha gente en todo el mundo estaba convencida de que los dos grandes motores de los que disponían para conseguir cambiar las cosas a nivel mundial eran ir a votar y comprar, y nada más.  Esta idea de centrarse en el barrio en el que vivimos está infravalorada e infrarrepresentada como elección.

Sustainable Nation es un libro altamente sugerente, que contiene muchos ejemplos de cómo transformar nuestros barrios para alcanzar un crecimiento sostenible. ¿Cuál diría que es su ejemplo favorito?

Uno de los patrones que se describen en el libro recibe el nombre de “Local Burning Man”. Hay diez principios que guían la semana del Burning Man, la cola que estructura esa sociedad temporal. Cuando te fijas en ellos, uno por uno, te das cuenta de que se trata de prescripciones realmente interesantes que nos pueden ayudar a curar aquello de lo que adolecemos. Por ejemplo, una de las estadísticas que cito en Sustainable Nation nos cuenta que el mayor miedo de los americanos en el año 2015 era hablar con extraños. Pues bien, uno de los principios de Burning Man es «buscar al extraño». Otro es «no dejar huellas», y no hay duda de que eso es algo en lo que debemos mejorar. Muchos de los diez principios abordan las cuestiones de la expresión personal y la creatividad; cuando nos expresamos como individuos, lo que hacemos es mostrar nuestra humanidad, lo cual a su vez nos permite conectar con el resto de personas.

Todos estos aspectos son humanizantes, y el patrón al que Burning Man contribuye tenía como finalidad ser tenido en cuenta una semana al año. No obstante, se trata nada más de diez principios que todo el mundo debería integrar en sus respectivas vidas.

[Izquierda: Colony Park en Austin, Texas. Derecha: Uptown en Normal, Illinois. Cortesía de Farr Associates]

Otra razón por la cual escogí este patrón es porque hay muchas cuestiones importantes en el libro: el carbono, la obesidad, la expansión urbanística… No puedes ir y picar a la puerta de alguien que no conoces, ni que sea tu vecino, e intentar convencerlo de reducir su huella de carbono.  La gente no funciona así. Estoy convencido de que en un barrio deberías empezar con una fiesta. Divertirte, crear relaciones con otras personas antes de abordar según que cuestiones. Primero, fiesta; después, el trabajo.

Acaba de lanzar The Pattern Project.org, su última iniciativa diseñada para impulsar el cambio a nivel local de barrios. Háblenos de ello.

The Pattern Project es una forma de acelerar el cambio. La idea básica es que los patrones [es decir, planes accionables] existan a modo de invitaciones a las que dedicar tiempo con el fin de hacer realidad aquello que sea que nos apasiona. Si nos encanta la jardinería, o el agua de la lluvia, el arte, la comida…. hay un patrón para ello. Tomemos ese patrón y emparejémoslo con aceleradores que lo conviertan en realidad en nuestro barrio o comunidad lo más rápido posible.


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados