Ediciones
Desplaza

“La comida de Nueva Orleáns es tan deliciosa como las formas menos delictivas del pecado.” ― Mark Twain.

Nueva Orleáns es una ciudad increíble, conocida por su fantástica música, su gente tan acogedora y hospitalaria, y su maravillosa gastronomía – y por su apodo de Big Easy -. Cuando piensas en su cocina, se te ocurren rápidamente varios platos, aunque es uno de ellos en concreto el que a mí realmente me toca el alma: el po’ boy, es decir, un tradicional sándwich de Nueva Orleáns elaborado con carne y otros complementos en un pan de estilo francés.

¿De dónde proviene?

Según una leyenda local, este increíble sándwich típico de Louisiana nació en los años 20 en un pequeño puesto de sándwiches llamado The Martin Brothers Coffee Stand and Coffee Shop. En esa época, el medio de transporte en Nueva Orleáns era el tranvía, y en 1929 los trabajadores de éste hicieron una huelga debido a los bajos salarios que recibían.

Como antiguos revisores del tranvía, los propietarios de la cafetería, Clovis y Bernie Martin, se mostraron solidarios con el sindicato y con la causa, y crearon un sándwich económico que pudieran servir a sus antiguos colegas de manera gratuita. De manera divertida, los empleados del restaurante se referían a los trabajadores del tranvía con el término «poor boys» (chicos pobres), que en el dialecto local sonaba como ‘po boys’, y cada vez que un huelguista entraba en la cafetería, gritaban «¡Aquí viene otro po’ boy»! Al final, el sándwich acabó recibiendo ese curioso nombre.

¿En qué consiste?

Por lo general, un sándwich po’ boy debe tener 3 ingredientes:

Pan francés de Nueva Orleáns
El pan de Nueva Orleáns es parecido a la baguette tradicional francesa, pero con la diferencia que el interior es más aireado y el exterior tiene más corteza. Se elabora fresco cada día, a menudo en barras de casi un metro de largo, con lo cual rinde hasta para 3 po’ boys.

[Foto: Chelsea Marie Hicks/Flickr]

Aderezo
Si, cuando vas a un restaurante, te preguntan si deseas el po’ boy con aderezo, lo que te están diciendo es si deseas que te lo sirvan a la manera clásica, es decir, con lechuga, mayonesa, tomates y cebolletas.

Proteína
La estrella de un sándwich po’ boy es la carne, la cual puede variar y ser ternera asada, pez barbo, camarones fritos, ostras o lo que más te guste. A pesar de su origen tan humilde, el po’ boy es hoy un plato exquisito que incluye rellenos diferentes, e incluso extravagantes, como el cangrejo frito.

¿Dónde puedo conseguirlo?

Los po’ boys están por todas partes, desde la tienda de la esquina a restaurantes de varios tenedores en su natal Louisiana, y en Nueva Orleáns en general. Es más, hay incluso restaurantes especializados en po’ boys. Y si visitas el Big Easy en noviembre, podrás degustar tantos po’ boys como desees en el Oak Street Po-Boy Festival.

Si preguntas a cualquier persona de Nueva Orleáns  “¿cuál es tu sitio preferido para comprar un po’ boy?”, recibirás respuestas variadas. La mía, no obstante, es en el Crabby Jack’s. Aunque el otro restaurante de la cadena, el Jacques-Imo’s, es todo un clásico de la gastronomía de Nueva Orleáns, el Crabby Jack cubre los platos tradicionales más informales como son el pollo frito y los po’ boys. Encuentro sus sabores muy bien desarrollados y siempre en su punto. No es ninguna trampa para turistas. Este restaurante está ubicado fuera de la ruta turística, concretamente en una de las zonas industriales de la ciudad.

[Fotos Leslie Lee]

¿No estás cerca de Nueva Orleáns? Tranquilo, elaborar tu propio po’ boy en casa no te resultará difícil.

Po’ Boy de camarones fritos

Para 4 personas.

Ingredientes:

Pan de Nueva Orleáns (sustitúyelo con una baguette larga francesa)
Lechuga en tiras
Tomates en rodajas
Cebolletas
Mayonesa
Salsa picante (Crystal Hot Sauce recomendada)

[Foto: nolamaven/Flickr]

Para preparar la masa frita de camarones casera

2 y 1/3 cucharaditas de sal kosher
1 cucharadita de pimienta de cayena
1 cucharadita de ajo molido
1 cucharadita de pimentón
1/2 cucharadita de orégano seco
1/2 cucharadita de tomillo seco
1/2 cucharadita de pimienta negra molida
1 cucharadita de cebolla molida
1 y 1/2 taza de harina de uso general
1 taza de leche de mantequilla
700 gramos de camarones pelados y limpios
Aceite vegetal para freír

Instrucciones:

1. Mezcla los 8 ingredientes en un recipiente pequeño y crea una mezcla seca picante.

2. Añade 5 cm de aceite vegetal a una freidora. Calienta el aceite a 177 ºC.

3. Coloca los camarones y dos cucharaditas de mezcla de especias en un recipiente de tamaño medio y cúbrelos por completo con la mezcla.

4. Vierte la leche de mantequilla en otro recipiente medio.

5. Bate la harina y la harina de maíz en otro recipiente de tamaño medio.

6. Hunde brevemente los camarones que has recubierto con la mezcla en la leche de mantequilla y, a continuación, recúbrelos con harina.

7. Fríe los camarones, removiéndolos ocasionalmente, hasta que adquieran un color dorado, y cocinándolos tan solo 4 minutos cada lote. A continuación déjalos reposar sobre papel de cocina para que absorba el aceite. Asegúrate de no sobrellenar el recipiente de camarones y vas friéndolos en lotes.

8. Corta el pan francés a lo largo y unta los lados cortados con una cantidad generosa de mantequilla. Añádele por encima la lechuga en tiras, el tomate, las cebolletas y los camarones. ¡Sírvelo con salsa picante a tu gusto!

Ahora, y como decimos en Nueva Orleáns, “Laissez les bon tempsroulez!” (“¡Deja que los buenos momentos rueden por sí solos”!)

Receta adaptada de: bonappetit.com

[Foto de arriba Leslie Lee]

 


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados