Ediciones
Desplaza

Los interiores florales no son tendencia, a la vez que tampoco podemos decir que hayan pasado totalmente de moda. Las flores, tanto las auténticas como las de imitación, son un rasgo perpetuo del interiorismo, un clásico que nunca jamás acaba de pasar de moda del todo, sino que siempre acaba reinventándose. Descubre cómo son los diseños florales atemporales, contemporáneos e insólitos de hoy.

Grandes y atrevidas
Si sigues pensando que los interiores florales son cursis, ha llegado el momento de que te unas al resto de nosotros y entres en el siglo XXI de una vez por todas. Los motivos florales ya no vienen únicamente en aquellos típicos estilos de ‘extensión de caso de campo’. Todo lo contrario, ahora puedes escoger entre una amplísima variedad de diseños florales contemporáneos y atrevidos que complementan las decoraciones interiores. Una cosa que todos ellos tienen en común es que son de flores grandes, más grandes, inmensas, ya sea en el papel pintado de pared, en murales, en colchas o en cojines. ¡Vete a casa y hazlo a lo grande!

Artístico y genial
Un buen lugar en el que empezar a buscar interpretaciones atractivas de diseños florales es en el museo. Todo artista que merezca ese adjetivo, desde Vincent van Gogh a Andy Warhol y desde Frida Kahlo a Georgia O’Keeffe, ha pintado flores de algún tipo alguna que otra vez. El arte es una muy buena manera de añadir flores a un espacio sin tener que poner muebles costosos que puedan crear problemas en el futuro. Siempre puedes cambiar un cuadro y adaptarlo a medida que tus gustos vayan cambiando; y si tu presupuesto no te da para comprarte un original, siempre puedes empezar con un grabado o una serie de postales enmarcadas.

No pongas flores, pon plantas
El hecho de que las flores reales, o los cuadros y grabados de flores no sean lo tuyo, no tiene que significar que en tu hogar tengas que prohibir todo lo verde. En vez de ramos de rosas o petunias en tiestos, decántate por plantas sin flor pero con líneas bien marcadas, colores fuertes y texturas interesantes. Decídete por los cactus y las hierbas, y seguro que no fallarás, aunque también tienes otras opciones como las composiciones modernas con plantas domésticas tradicionales como son el filodendro, el ficus o la planta enredadera.

Gráficas y abstractas
Las plantas domésticas que alcanzaron gran popularidad en las décadas de los 70 y 80 también se han vuelto a poner de moda, así que echa un vistazo a los grabados textiles y a los papeles pintados de pared con sus formas de plantas abstractas, los recipientes en forma de hoja, o las lámparas, esculturas y otros accesorios modelados a imagen y semejanza de las plantas tradicionales de años atrás. Además, las plantas también son un buen sustituto de la cosa en sí, si lo que echas a faltar son precisamente los conocimientos necesarios de jardinería que te permitan mantener las plantas vivas.

Exóticas y divertidas
Si deseas asignar a tus plantas tradicionales una doble función, escoge especies que no solo sirvan como elementos de decoración sino que además entretengan.  Las plantas carnívoras, por ejemplo, añaden un toque de morbo a cualquier sala o habitación. No te preocupes y no pierdas un segundo de sueño, porque no te comerán vivo al estilo de La pequeña tienda de los horrores. Por otro lado, una dionaeamuscipula (o cualquier otra de sus hermanas que exige un alto mantenimiento) sí que se ocupará de los pequeños insectos y además servirá de objeto de observación para los niños que viven o visitan el hogar.

Oscuras y glamorosas
¿Te gusta el lado oscuro de las cosas? ¡Lánzate! Saca una hoja del libro de la diseñadora Catherine Martin y deja que la (falta de) luz y color haga el trabajo más duro. La esposa y compañera creativa de Baz Luhrmann compartió recientemente imágenes del hogar que la pareja tiene en Nueva York, donde de alguna manera el dramatismo floral consigue no comerse todo el escenario, gracias especialmente al uso inteligente de la escala de color profundo y a una iluminación inteligente.

Minimalistas y reducidas
En el otro extremo de la escala, los interiores contemporáneos iluminados y aireados pueden aprovechar mejor un uso reducido de las composiciones florales. Las fundas de los cojines, las mantas de sofá y los pequeños objetos decorativos son una manera sencilla de inyectar un toque de color a, por ejemplo, una buhardilla completamente blanca, un acogedor estudio decorado con diseños neutros del suelo al techo, o bien un sofisticado estudio negro. Coordina el color de todos los accesorios o bien introduce un tipo de flor en diferentes colores.

Lujosas y vintage
Si, por otro lado, no tienes miedo de los looks a capas, los interiores maximalistas y los choques estilísticos, las composiciones florales vintage pueden resultar ser una auténtica mina. Mientras te limites a un solo esquema de colores, puedes volverte tan loco como te plazca mezclando y combinando grabados florales de épocas diferentes, en varias texturas y en una amplia variedad de tamaños para darle a tu espacio un efecto ecléctico y divertido.

Raras y extrañas
¿Que las flores son demasiado aniñadas y bonitas para tu gusto? Bueno, está claro que jamás debes haber visto la ‘gloriosa’ en forma de garra, la ‘estrelitzia’ que parece un pájaro de punk rock o la ‘calathea’ que parece sacada de Barrio Sésamo. ¿Por qué no visitas el jardín botánico y descubres alguna planta que realmente te guste? Quizás, para empezar, puedes escoger una funda de cojín, un cuadro o toalla con la imagen de esa planta o flor de la tienda de obsequios.

Ciencia botánica
En lugar de grabados y cuadros de flores bonitas, busca ilustraciones botánicas; son menos cursis, combinan mejor con lo que se consideraría una estética «masculina» y, ¡quién sabe!, quizás tú o alguno de tus invitados pueda aprender alguna cosa.

Grupos y conglomerados
Puede que las flores ya no tengan la popularidad que un día tuvieron, ni tampoco sean lo más recomendable en vistas del cambio climático, la escasez de agua y la falta de tierras de cultivo a los que nos enfrentamos. No obstante, también es cierto que continúan teniendo su lugar en las decoraciones de interiores, especialmente en las grandes ocasiones. En vez de grandes, sofisticados (y carísimos) ramos, permite que las flores (quizás de tu propio jardín o de una pradera cercana a donde vivas) vivan individualmente dentro de una botella, un jarrón u otro tipo de recipiente. La moda del tarro puede que ya haya pasado a mejor vida, pero si te olvidas de los recipientes rústicos y exhibes las flores en recipientes de vidrio originales y elegantes, los resultados pueden ser de gran belleza.


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados