Ediciones
Desplaza

Cortos, asimétricos, XL, con estampados… los vestidos son una prenda infaltable en el armario femenino no solo para la noche, sino también durante el día. ¿Y por qué son un must-have? Simple: son muy cómodos, femeninos y perfectos para lograr un look casual que vaya bien en toda ocasión, sin perder una pizca de estilo.

Atrás quedaron los tiempos de vestidos elegantes y reglas estrictas que nos exigían vestir de determinada manera. Hoy las opciones son muy variadas, con diseños para todos los gustos y lo más importante: ¡no tienes que usar tacones para lucir genial! Y es que justo a tendencias como la sporty chic, le debemos que los  vestidos se hayan convertido en prendas más casuales que pueden combinarse con todo tipo de calzado y accesorios.

Como consecuencia, la combinación de vestidos con tenis, zapatillas, mules y zapatos más cómodos dejó de ser una moda extraña y se plasmó con fuerza en los outfits urbanos.

Elige tu estilo

Los vestidos casuales de hoy no siguen un código de vestir específico y rígido, son versátiles y te permiten estar presentable y atractiva al mismo tiempo. Existen múltiples cortes, estilos y tipos de vestidos que se ajustan al gusto de cada mujer. Estos son los más importantes:

Vestidos cortos
Los mini vestidos son prendas generalmente en siluetas ajustadas o semi ajustadas y cortes rectos, cuyo largo llega a la mitad del muslo. Los hay con mangas tres cuartos, manga larga, o sin ella, y en diferentes materiales. Este es tal vez el tipo de vestido más común, va bien con todo y brinda mucha comodidad, por lo que es uno de los más solicitados en el mercado. Estamos casi seguros que tienes uno en tu ropero, al que no le has sacado tanto provecho. ¡Dale una oportunidad!

[Izquierda a derecha: Bershka, Zalando, H&M]

Maxi vestidos
Este tipo de vestido – conocido como vestido largo- es particularmente hermoso, se caracteriza por resaltar la elegancia natural de la mujer y por ser ligero y cómodo de llevar. Normalmente, los maxi vestidos tienen siluetas sueltas y amplias que rozan el piso o cuyo largo debe llegar al menos a los tobillos. Son muy populares en el verano, pero en el otoño son perfectos si los sabes combinar con unos buenos accesorios que además de resaltar tu outfit, abriguen tu cuerpo. En el mercado es usual encontrarlos en estampados florales, de animal print y en colores vivos.

[Izquierda a derecha: Asos, Zara, Asos]

Con estampados
Éste es tal vez uno de los estilos más frescos y descomplicados, que le aportará sin duda mucha alegría a tu atuendo. Aquí no importa el largo de tu vestido, pero sí que tenga un estampado vibrante que te haga brillar y ser el centro de atención. Aunque las flores y los polka dots, son todo un clásicote recomendamos que esta temporada eches un vistazo a modelos que incluyan estampados de animal print en tonos neón, estampados con formas geométricas, e incluso que lleven algunos prints en inspiración pop art. ¡Lograrás un look muy juvenil!

[Izquierda a derecha: Zalando, Bershka, Mango]

Corte asimétrico
Se caracteriza por no tener una estructura simétrica o definida, sino que rompe las líneas del cuerpo. En este corte, se juega con las proporciones de la silueta tanto en mangas, tirantes, así como en el largo de la falda para darle un nuevo aire al look. Los vestidos asimétricos, han sido los consentidos de las it girls en las últimas temporadas, precisamente por su capacidad de darle a toda aquella que los vista un plus de sofisticación. Algo tan sencillo como un volante o manga asimétrica que caiga y deje al descubierto tu hombro, será la clave de un look espectacular.

[Izquierda a derecha: H&M, Bershka, Zalando]

Vestidos camiseros
Como su nombre lo indica, el vestido camisero o tipo camisa, es un vestido que emula la estructura de las camisas masculinas en cuanto a las mangas, la botonadura al frente y el mismo tipo de cuello. Este tipo de vestido es recto, de una sola pieza y de un corte sencillo. Al igual que las camisas se abotona al frente pudiendo ser completamente abierto o no, y en ocasiones es acompañado de cintas que se atan alrededor simulando un cinturón. Este tipo de vestido es muy favorecedor, ya que gracias a su silueta le queda bien a todas las mujeres.

[Izquierda a derecha: Zalando, Topshop, Mango]

Vestido túnica
El vestido tipo túnica – también conocido como vestido talego- presenta un tipo de corte parecido al vestido recto y corto, siendo en realidad de una forma rectangular que se deja caer sin marcar formas -así que no esperes lucir curvas pronunciadas-. Su largo puede variar, algunos van hasta las rodillas y otros hasta los tobillos. Es un corte versátil, que funciona perfectamente en cualquier tipo de cuerpo.

[Izquierda a derecha: Bershka, Zalando, Asos]

Corte tubo
Este tipo de vestido se caracteriza por ser muy ajustado al cuerpo y cuyo largo llega justo debajo de las rodillas o a media pierna. Por su corte permite resaltar la figura femenina, por lo que es ideal para aquellas mujeres delgadas que quieren lucir más voluptuosas y darle a su outfit un toque de sensualidad. Este corte es perfecto para usar en tonos planos con una chaqueta de cuero y tus sneakers favoritas.

[Izquierda a derecha: Asos, Topshop, Asos]

Corte A
Éste tipo de vestido tiene una clara estructura con forma triangular, en la que la silueta puede ensancharse a la altura de las caderas o a partir del busto, dándole un aspecto englobado o de “A” a la forma de la prenda. De acuerdo a la tela de la que esté hecho, este diseño puede utilizarse tanto en el día como parte de un look informal o darle un twist más elegante.

[Left to right: Asos, Topshop, H&M]

Combina tus vestidos como una pro

Muchas mujeres amamos lucir vestidos, por lo que nos preocupamos mucho por vernos impecables y a la moda. Lamentablemente hay pequeños detallitos que casi no tomamos en cuenta, pero que sin duda, pueden hacerle perder el encanto a cualquier look.

Ya vimos los tipos de vestido más populares en el mercado, ahora es necesario que reconozcas cuál es tu tipo de cuerpo y aquellas partes más favorecedoras y  que quisieras destacar con un vestido. Veamos entonces cómo crear looks atractivos, chic y muy juveniles con vestidos casuales en tu día a día, sin que desentones.

Verifica la talla ideal
Nada más incómodo que andar por la calle caminando con un vestido súper ajustado que sientes que no puedes respirar y que al mínimo movimiento puede rasgarse, como también pasa que puede ser tan corto que sientes que en cualquier momento muestras de más. Si esto sucede, entonces no estás llevando el largo adecuado. Si al contrario, se marcan bolsas en algunas partes del cuerpo, ve a una modista para que lo arregle y lo deje a tu medida. Asegúrate siempre de que estás usando la talla correcta.

Vestido + tenis: el mix perfecto
No, no es una locura combinar vestido con tenis, por el contrario, es un look muy chic si sabes cómo hacerlo correctamente. Esta tendencia nos encanta: es cómoda, fresca, juvenil, libera nuestros pies de la incomodidad de los tacones y es una excelente alternativa al calzado tradicional. Los tenis blancos van bien con prácticamente todo – especialmente los vestidos a rayas, en tonos neutros o tipo camisa- ésta es la razón de por qué se han convertido en los favoritos de las blogueras de moda. Además, son perfectos para estilizar tus piernas si usas un vestido corto.

Por su parte, las zapatillas negras las puedes usar con los vestidos en estampados floreados o de animal print, para lograr un contraste entre el estampado y tu calzado. Un par de converse negros te darán múltiples y divertidas opciones de combinación. Si amas los vestidos largos pero no quieres renunciar al confort que brinda un par de tenis, opta por un vestido con abertura lateral, esto le dará equilibrio a tu look y te sorprenderá lo fresca y desenfadada que puedes lucir.

Chaquetas y blazers: los perfectos aliados
Los días de frío han llegado, así que lo recomendable es protegerte con un saquito, blazer o chaquetas.  Aquí las chaquetas en cuero merecen una mención especial, ya que combinan muy bien con los vestidos, además te darán mucha seguridad y ayudarán a estilizar la parte superior de tu figura. Si utilizas un vestido en colores neutros, el contraste logrado entre el brillo y el mate será súper exitoso. Por su parte, las chaquetas en denim son ideales para restarle formalidad a un vestido muy elegante, haciendo que luzcas más casual pero sin perder el estilo classy que buscas.

Accesorios: la clave del look casual
Como en cualquier tipo de vestuario, los accesorios son fundamentales a la hora de crear un look, ya que de acuerdo a los complementos que escojamos tienen el poder tanto de elevar un look a un plano sofisticado, como de restarle formalidad. Y la elección de los complementos para tus vestidos, dependerá en gran medida de dos situaciones: la ocasión y la estación del año. Si es invierno, no dudes en usar pañuelos o bufandas para complementar tus vestidos, te verás chic y estarás calentita.

El uso de sombreros y gorros será perfecto para complementar un vestido casual en las tardes frías de otoño, sólo tienes que prestar atención que el color y el material de las prendas combinen bien. En cuanto a las carteras, todo es cuestión de proporción, mientras que los bolsos extra grandes se ven geniales con vestidos cortos y tipo tubo,  no es recomendable llevarlos con maxi vestidos. Y si eres amante de combinar vestidos con medias, opta por las medias de colores, estampadas y con diseños, son ideales si no te sientes muy cómoda con los vestidos cortos o si tus piernas son muy delgadas.

Equilibra lo casual con lo elegante
Sin importar el largo o el corte de tu vestido, lo realmente importante a la hora de crear tus looks con vestidos es lograr un equilibrio perfecto entre la elegancia inherente de un vestido y la comodidad que se busca con un estilo casual. La clave estará en la correcta mezcla de tus accesorios: si por ejemplo, el vestido es muy formal, opta por combinarlo con unos tenis, baletas o mules sencillos y un bolso informal y discreto. Esto le restará formalidad. Al contrario, si tu vestido es muy deportivo e informal, con sólo agregar un blazer, pañuelo elegante o un bolso fino, quedarás lista para esa cita especial del día.

Una máxima de la moda, y en especial del look casual, es la simplicidad. Dependiendo del estilo, el color, y el aspecto que buscas, haz que el centro de atención sea el vestido mientras mantienes el resto del conjunto simple. Especial atención merecen también el maquillaje y el peinado, usa un maquillaje sencillo y natural y deja que tu cabello fluya naturalmente sin necesidad de grandes y estilizados peinados. Unas ondas naturales o una trenza te harán lucir hermosa y radiante.

 


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados