Ediciones
Desplaza

Cada vez hay más gente en todo el mundo que considera que el amanecer del día con el que empiezan las primeras 24 horas del año, según el calendario gregoriano, se ha convertido en causa de una celebración exuberante. La opinión popular sugiere que el año nuevo sea recibido con una fiesta por todo lo alto, tradicionalmente en un restaurante o club excesivamente caro, antes de salir a la caza -casi siempre condenada al fracaso- de un taxi que nos lleve a casa. Este año, ¿por qué no te olvidas de una tradición tan agotadora y organizas tu fiesta ‘anti-fiesta’ de Año Nuevo?

Los invitados

¿Conoces la superstición acerca de que la persona a la que beses cuando suenen las campanadas de medianoche, es la persona junto a la cual pasarás todo el año? En realidad, las probabilidades de que encuentres pareja entre la gente a la que beses esa noche son escasas. No obstante, pasar un buen rato con tus amigos recordando todo lo que hayan hecho este último año y haciendo planes para el nuevo, estrechará aún más sus relaciones. Solo tienes que llamar a quienes son más allegados, es decir, invita solo a tus amigos y familiares más cercanos. Dado que se trata de una fiesta en casa, puedes decirles que traigan a los niños y así se ahorrarán el gasto de la niñera e invertirlo en un buen champán.

El código de vestuario

Evitar la locura de una gran Noche de Fin de Año no significa que no puedas vestirte a la moda. Vestirse para una fiesta en casa puede ser muy divertido, además de que jamás tendrás frío ni te sentirás incómoda, aunque lleves una minifalda de lentejuelas o unos tacones altísimos. Si prefieres vestir más informal, decídete por un código de vestuario basado en la comodidad, los suéteres de mal gusto o los colores llamativos. Además, puedes añadir un sombrero de fiesta para darle un toque más festivo a la ropa monótona.

La música

Pide (con antelación) a los invitados que elijan sus canciones favoritas del año y ponlas todas en una lista de reproducción. De este modo, te asegurarás de que todos los asistentes puedan oír la música que les gusta y que, probablemente, también descubran nuevas joyas con las que no estaban familiarizados. ¡Incluso puedes descargarte todas las pistas y regalar CD/USB como recuerdo de una noche inolvidable!

La comida

Imita una celebración de Fin de Año de algún otro lugar del mundo y planea una fiesta que requiera el mínimo esfuerzo posible en la cocina. A los suizos les encanta jugar con el queso fundido (raclette o fondue), los brasileños sirven guiso de lentejas (que simboliza la longevidad), los japoneses se sientan a degustar su sopa de fideos (que también prometen una larga vida) y los españoles se comen 12 uvas durante las doce últimas campanadas del año (porque da buena suerte). Sirvas lo que sirvas, ten en cuenta que no quieres encerrarte en la cocina y que los invitados no tienen por qué estar encadenados a la mesa toda la noche; así que recuerda: sencillo y sociable.

El entretenimiento

Antes de la fiesta, haz una encuesta y pregunta a todos tus amigos qué no pudieron hacer durante 2017. Quizás puedan hacerlo juntos antes de que termine el año. Obviamente, no van a escalar el Kilimanjaro antes de que se acabe el año, pero sí puedes descargar una buena película que tus amigos no hayan visto todavía o probar la última comida de moda sobre la que todo el mundo habla (¿a quién le apetece una hamburguesa de fondue o una pizza de tacos?). Si todo esto te suena a demasiado trabajo, cíñete a algo más sencillo y organiza juegos para la fiesta justo después de la cena. Prueba el jenga, el twister o, si tienes espacio suficiente, monta un campeonato de beerpong (… ¡aunque también puede jugarse con agua!).

El año que hemos dejado atrás

Probablemente hayas visto en televisión o leído el resumen de los mayores acontecimientos del 2017.  ¿Por qué no haces un resumen personal del año? Prepara un cuestionario con preguntas serias (“¿cuál ha sido tu mayor logro este año?”) y no tan serias (“¿cuál ha sido el momento más tonto del año?”) y mira a tus amigos recordarlos contigo. Si se conocen muy bien los unos a los otros, puedes pedir a cada uno de los invitados que prepare una sinopsis de otro de los invitados. El juego se llamará: Este es tu estilo de vida. Si prefieres que no sea tan personal, prepara entonces un concurso de preguntas tipo trivia dedicado al 2017 (o simplemente pregúntale al sr. Google que te dé uno de los muchos que debe tener, porque seguro que ya hay alguien en algún sitio que ya ha pensado en ello).

El año que se acerca

Léanse el futuro los unos a los otros. No tienes que creer en profecías ni premoniciones para pasártelo en grande con especulaciones un poco alocadas acerca de lo que el año que empieza nos deparará. Asegúrate de tener galletas de la suerte, montones de revistas de peinados de moda, cartas del tarot, hojas de té y una amplia variedad de predicciones tecnológicas futuristas y revolucionarias. También puedes inspirarte en extravagantes tonterías internacionales, como por ejemplo adivinaciones con conchas de mar o la práctica alemana del vertido de plomo (no te preocupes, no es tan complicado ni tan peligroso como suena).

Un nuevo amanecer

Haz planes para el 1 de enero. Nada te proporcionará mayor sensación de éxito que ir al gimnasio, desayunar con la familia o salir al campo el día después de la fiesta de Fin de Año. Mientras que a tu alrededor todo el mundo se quejará de resacas o de la recuperación tras un estresante viaje a casa la noche anterior, tú podrás vanagloriarte de ser un adulto totalmente funcional que empieza un nuevo año con un productivo día de trabajo.

La mejor fiesta de Fin de Año

Si todavía tienes ganas de salir, ahorra energía para la semana que seguirá a la noche de Año Nuevo. El evento conocido con el nombre de “hospitalidad de fin de año” es la posibilidad que tienen aquellos que trabajan en la noche de Año Nuevo en entradas de establecimientos, bares y discotecas, de dar la bienvenida al año nuevo con un ligero retraso. No sobra decir que son especialistas y saben cómo y cuándo salir de fiesta, y los precios serán mucho más asequibles. En algunas ciudades, estos eventos están abiertos al público, mientras que en otros lugares es posible que tengas que hablar con alguien para conseguir una invitación de un amigo o amiga que trabaje en el sector de la hotelería durante el Fin de Año; aunque la verdad es que probablemente también será mucho más la fiesta del año que la auténtica noche de Fin de Año.


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados