Ediciones
Desplaza

Las temperaturas continúan bajando, las horas de luz natural cada día son menos y el tiempo ha dado un giro en todo el Hemisferio Norte. Todo esto significa que nos toca pasar más tiempo en casa y que, por lo tanto, es la mejor época del año para dar nuevos toques decorativos a nuestros hogares.

Durante los últimos años, el concepto danés de hygge, es decir, fomentar la intimidad y la comodidad en los espacios interiores, ha tomado impulso y se ha traducido en animar dichos espacios con plantas de interior para darles más luz y vida, y así compensar por la tristeza que a veces nos trae el invierno. Además de no tocarte en exceso el bolsillo y de requerir poco mantenimiento, las plantas de interior son todo un soplo de aire fresco, ya que como bien sabemos, las plantas convierten el CO2 en oxígeno respirable, e incluso muchas variedades están especialmente valoradas por sus cualidades purificadoras del aire.

Así, tanto si vives en una ciudad con espacio limitado o bien dispones de un hogar más espacioso al que le iría bien contar con más plantas, y ser un poco más verde en general, aquí tienes lo que necesitas para inyectar vida en tu hogar.

Primero, evalúa tu hogar

Aunque salir a comprar plantas de manera impulsiva puede resultar divertido, es mucho mejor tener una idea más clara del espacio concreto en el que estás pensando antes de dirigirte al mercado o a la jardinería más cercana. Ten claras las dimensiones del vestíbulo, la sala de estar, el comedor, la cocina y el dormitorio para poder valorar qué opciones viables tienes, y no olvides tampoco el diseño de cada uno de dichos espacios; es decir, ten en cuenta si la ventana tiene un alféizar, si te cabe una planta sobre la librería o en aquella otra estantería, si aquel otro rincón es suficiente para poner una maceta y una planta de cierta altura…

Asimismo, piensa en la luz natural (o la falta de ella) que entra e ilumina directamente dichos espacios. Es un aspecto crucial, ya que muchas plantas y hierbas necesitan la luz del sol y, por lo tanto, no crecerán ni vivirán en un lugar donde no les llegue la luz natural. Además, aunque la mayoría de las plantas de interior crecen cómodamente en temperaturas interiores medias, asegúrate de escoger plantas que sean resistentes, ya que algunas salas o habitaciones pueden ser más frías o estar expuestas a constantes corrientes de aire más frío. Si vives en un clima en el que las temperaturas caen a valores bajo cero durante el invierno, vigila muy bien a qué distancia de las ventanas colocas tus plantas, ya que corres el peligro de que el frío helado del exterior penetre a través del cristal. Asimismo, no coloques plantas cerca de las salidas de aire caliente o de las placas de la calefacción.

¿Qué plantas se adaptan a tu estilo de vida?

También será muy importante que decidas el propósito por el cual has pensado poner una planta en un lugar en concreto. ¿Son la solución decorativa que estabas buscando para el vestíbulo o aquella pared? ¿O eres un ávido cocinero hogareño y te gusta cocinar rodeado de un jardín de hierbas que, además, podrás utilizar en tus platos? ¿Te has fijado en algo pequeño y decorativo, quizás un terrario, un árbol bonsái para encima de una mesa, o quizás una buena selección de hierbas suculentas? ¿O a lo mejor prefieres algo grande y de hojas voluminosas? Las palmeras de areca, los ficus, las plantas de yuca o incluso los eucaliptos en macetas pueden ser una buena opción para casi cualquier tipo de sala o habitación, mientras que los limoneros, las higueras y los olivos enanos te proporcionarán, además, unos frutos maravillosos.

Asimismo, si a menudo viajas por motivos de trabajo o estás demasiado ocupado como para regar y cuidar las plantas una vez a la semana, entonces quizás tengas que pensar en plantas que sean más resistentes y que exijan menos mantenimiento, por ejemplo como la sansevieria (que almacena el agua en sus propias hojas de gran grosor), cualquier variedad de cactus y hierbas comestibles, o incluso las llamadas plantas de aire (que no requieren tierra). Todos estos tipos de planta crecerán y resistirán sin mucha atención de tu parte. Si tienes mascotas, asegúrate que las plantas en las que estés pensando para tu hogar sean adecuadas para los animales domésticos. Para asegurarte de que sea así, simplemente pregúntaselo al señor Google. Los gatos especialmente tienen tendencia a masticar plantas o hierbas, así que ten cuidado, porque te sorprendería saber cuántas plantas son de hecho tóxicas.

Inspiración para diseños de plantas de interior

¿Estás pensando en poner unas cuantas plantas en tu hogar para que te animen un poco y, a su vez, purifiquen el ambiente, e incluso cambien la decoración de tu casa? Algunas de las últimas tendencias en cuanto a plantas de interior incluyen colgar del techo o la pared un grupo de colgadores artísticos de macramé para plantas de aire, o incluso hierbas, así como instalar atractivas paredes verticales tipo jardín , las cuales pueden ser tan minimalistas o maximalistas como tu desees. Además, las soluciones de diseño con colgadores o para pared mantendrán tus plantas a salvo y alejadas de las mascotas más curiosas.

Aunque Pinterest es una mina de oro para encontrar inspiración para el bricolaje y el diseño de plantas para interior, casi nada de lo que verás ahí se suministrará con instrucciones prácticas de instalación y montaje, motivo por el cual somos de la opinión que How to Window Box es de lectura muy recomendable. El primer libro del dúo dinámico que firma el blog The Horticult está lleno de ideas brillantes que te ayudarán a cuidar de plantas de cualquier especie imaginable en espacios reducidos, es decir, desde plantas tropicales a purificadoras de aire, flores comestibles, hierbas e incluso verduras. Para obtener inspiración práctica y darle a tu hogar un toque bohemio, no te pierdas Plant-o-Pedia, que encontrarás en el sitio web de la diseñadora Justina Blakeney, The Jungalow.

Cómo cuidar de tus nuevas plantas

El error más habitual que cometen los propietarios de plantas de interior es regarlas excesivamente. Aunque sí que hay excepciones, la mayoría de plantas de interior prefieren que la tierra en la que crecen se haya secado bien antes de que vuelvas a regarlas. Aunque puedas tener tendencia a errar por exceso de precaución, regar demasiado las plantas acaba pudriendo las raíces. Así que, en primer lugar, toca la tierra y, si las capas superiores están secas, eso significará que la planta vuelve a necesitar agua.

Asimismo, aprende a identificar los signos visuales que las mismas plantas te ofrecen: el color marrón o amarillo de sus hojas, o de las puntas de las mismas, son señal de que te has excedido con el agua, mientras que las hojas marchitas, caídas o rugosas (en una tierra excesivamente seca) te estarán indicando lo contrario. Si los signos son de crecimiento, eso significará que la planta está contenta con el entorno en el que vive. No obstante, si todavía deseas mimarla un poco más, nuestro consejo es este: a las plantas de interior les encanta que las pulverices ocasionalmente con agua, especialmente durante los meses de invierno cuando el ambiente es menos húmedo.


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados