Ediciones
Desplaza

Coleccionar arte suele ser visto como una actividad reservada para los más adinerados, un hobby para los herederos y una oportunidad de inversión para los oligarcas. No obstante, las subastas de arte que rompen todos los récords, las colecciones de arte que valen más que los museos que las albergan y las piezas de arte que cambian de manos por millones únicamente representan a una diminuta fracción de lo que realmente es el mundo del arte.

El resto de este mundo ofrece algo para todo coleccionista de arte en potencia. Independientemente de tus gustos personales, presupuesto y experiencia, nuestros expertos te explican cómo empezar tu propia colección de arte contemporáneo.

Conéctate al mundo digital

Como sucede con cualquier otra compra, grande o pequeña, Internet es un lugar estupendo para empezar a comparar precios. Rebecca Wilson, curadora general de Saatchi Art, que ofrece un servicio gratuito de asesoría en arte, recomienda la compra en línea como una forma sencilla de empezar una colección.

“Hacer una colección de arte, especialmente con un presupuesto limitado, puede ser un reto interesante para un nuevo coleccionista. Mientras que el tradicional mundo del arte ha convertido la compra de obras en una experiencia opaca, y a menudo desalentadora, a través de precios ocultos y limitando las compras a una lista selecta de clientes, Internet ha abierto nuevas oportunidades de descubrimiento y accesibilidad”, afirma Wilson.

“A veces, nuestros coleccionistas saben exactamente lo que les gusta y trabajan en estrecha colaboración con nosotros en el proceso de ir delimitando la búsqueda de una obra de arte concreta. Otras veces, llegan personas como una pizarra en blanco y nosotros las ayudamos a identificar lo que más les interesa”, reitera la curadora.

Rebecca aclara algunas dudas sobre el presupuesto: “respecto al presupuesto, pon un límite y no lo sobrepases. No hay nada peor que enamorarse de una obra de arte y descubrir que está fuera de tus límites. Considera las impresiones de edición limitada, ya que tienden a ser más asequibles que los cuadros y, además, suelen enviarse enrolladas por lo que te ahorrarás bastante en el envío”.

“Con relación a la inversión, la experiencia de un curador puede ser de gran ayuda. Para aquellos que estén buscando orientación, cada año publicamos el informe Invest In Art que está basado en mi investigación sobre los graduados de MFA, cuyas obras indican un estilo marcado y un potencial para subir de valor. Aunque cuando se trata de invertir en arte no hay garantía de nada, y siempre recomendamos comprar lo que te guste, algunos coleccionistas se interesan por la trayectoria de estos jóvenes artistas y se aseguran de que estarán entre los primeros en coleccionar sus obras”, puntualiza Wilson.

Piensa en grande (Ediciones)

Si concretamente te seduce la idea de las ediciones limitadas, LUMAS, una cadena de más de 40 galerías que vende ediciones limitadas en todo el mundo, es un buen lugar para empezar a buscar. También puedes hacer tus pedidos en LUMAS a través de su catálogo en línea. Heike Dander, curador ejecutivo, explica cómo se llega a tener una colección.

“Con más de 3000 obras de 250 artistas consolidados y nuevas promesas, ofrecemos una visión amplia del mundo del arte contemporáneo y el diseño. Las obras de arte están disponibles en ediciones firmadas a mano, normalmente de 75 a 150. Rastreamos ferias de arte, el Internet e incluso blogs de fotografía. ¡Hay tanto por descubrir!”, dice Dander.

[Fotos © www.lumas.com]

“Escuchamos atentamente las recomendaciones de nuestros artistas, tenemos rastreadores en ciertos países y por supuesto, estamos suscritos a todas las revistas de fotografía y arte. Nuestro equipo revisa todo lo que nos llega. Realizamos una conferencia de arte semanal, en la que examinamos cientos de obras y decidimos con quién nos gustaría trabajar. Hacemos nuestras adquisiciones acercándonos de manera activa al artista”, enfatiza el curador.

Heike señala la importancia de los sentimientos que te evoca la obra: “el arte debería suscitarte alegría, evocar emociones y continuar siendo fascinante independientemente de cuántas veces hayas mirado la pieza. Si este es el caso, entonces no importa si el cuadro va o no a subir de valor en el mercado”.

Visita una feria de arte

Si la idea de entrar en una galería te intimida, entonces puedes visitar una feria de arte, que será una manera más relajada de ver lo que hay disponible sin sentir ningún tipo de presión. Para los coleccionistas de arte con presupuestos limitados, la Affordable Art Fair, que se celebra en varios lugares de América, Asia y Europa, es el lugar perfecto para empezar. Vanessa Seis, su directora, anima a los visitantes a confiar en sus instintos.

“Aunque empezar tu propia colección de arte puede ser intimidante, es importante recordar que comprar arte es una experiencia emocional y no tienes que ser un coleccionista experimentado para encontrar una pieza de arte que te encante”, comenta Seis.

“Una muy buena manera de introducirte en el mercado y ver qué hay es visitar una feria de arte, como la Affordable Art Fair, donde podrás explorar una amplia variedad de obras de diferentes artistas, consolidados y emergentes. Los galeristas están ahí para ayudarte, así que pregúntales acerca de su trabajo. Y si tienes un presupuesto limitado, considera la posibilidad de los grabados y fotografías de ediciones limitadas, o bien obras pequeñas que puedan ser más asequibles. ¡Muchos ofrecen la posibilidad de pagar a cuotas!”, señala Vanessa.

Piensa en pequeño

Por norma general, las obras de arte más pequeñas son más baratas. Post Modern lleva esta regla al extremo y ofrece arte tamaño postal a precios realmente asequibles. Las piezas originales, a menudos firmadas y numeradas, están disponibles en línea, aunque también los encontrarás en eventos, en tiendas (museos) y en el estudio de Ámsterdam del director creativo y curador, Woes van Haaften, el cual insiste en el valor del arte real en un mundo que interactúa demasiado con las imágenes virtuales.

[Foto izquierda: Xandra van der Eijk, Foto derecha: Roosje van Donselaar & Woes van Haaften]

“Vivimos en una cultura visual. Cada día compartimos nuestras fascinaciones e inspiraciones con el resto del mundo a través de imágenes. Pero mientras las miramos superficialmente desaparecen ante nuestros ojos a gran velocidad. Con Post Modern ofrecemos la posibilidad de compartir y apreciar imágenes que se ‘enriquecen’ con el tiempo”, afirma el curador.

“Post Modern dispone de una gran colección de obras de arte de tamaño postal a precios asequibles y creadas por artistas y diseñadores de prestigio. Les retamos a explicar su ‘historia’ a pequeña escala. El público más general encontrará aquí obras de artes pequeñitas, asequibles y exclusivas, realizadas por artistas de primera línea. Las obras pequeñas son mundos íntimos que, todos los días ofrecen nuevas visiones y perspectivas”, señala van Haaften.

Apoya a tu artista local

Los coleccionistas de arte pueden ahorrarse mucho dinero si se dirigen directamente a la fuente y no al intermediario. Las jornadas de estudios abiertos representan una fantástica oportunidad de ver a los artistas trabajando y escoger sus obras de arte a precios asequibles.

[Foto izquierda: Laura Benetton; Foto derecha: Vaughn Horsman]

En Londres, Wimbledon Art Studios celebra eventos de puertas abiertas dos veces al año. Esta organización sin ánimo de lucro permite a los artistas vender sus obras directamente al público durante estos eventos, además de vender una colección especial de obras para recaudar fondos, tal como nos explica Daniel Gray, director comercial de Wimbledon Art Studios.

“Esto es arte asequible salido directamente de los estudios con un 0% de comisión. Uno de nuestros canales más exitosos de recaudación de fondos es la venta de nuestros ‘pequeños tableros’. Todos los artistas crean una obra de arte única, una mini-obra maestra como nos gusta llamarlas, que vendemos para recaudar fondos. A tan solo 70 libras esterlinas, esta es una oportunidad fantástica para aquellos que están empezando su colección de arte con un presupuesto limitado. Los pequeños tableros de Jeremy Dickinson, Alex Rennie o Emma-Leone Palmer gozan de gran popularidad”, finaliza Gray.


No hay comentarios

Lo sentimos, los comentarios están bloqueados por el momento.


Artículos Relacionados